La Voz SelecciónReportajesEdición Jerez

Más allá de un deporte de riesgo

La espeleología es para los miembros del Grupo de Investigaciones Espeleológicas de Xerez (GIEX) una pasión que aúna tanto deporte como disciplina científica.

La espeleología, tan puesta en boca del gran público en estos días, es para los miembros del Grupo de Investigaciones Espeleológicas de Xerez (GIEX) una pasión que aúna tanto deporte como disciplina científica.

En una semana marcada por la tragedia de los tres espeleólogos españoles en Marruecos, LVDS ha querido acercarse hasta uno de los clubes de espeleología de referencia en la provincia de Cádiz, el jerezano GIEX (Grupo de Investigaciones Espeleológicas de Xerez), para conocer de primera mano en qué consiste esta disciplina a medio camino entre el deporte de riesgo y la investigación científica, los peligros –o no- que entraña, así como cuáles son los protocolos que se siguen en situaciones de emergencia. Para ello, nos recibe la junta directiva del GIEX, con su presidente a la cabeza, Sebastián Jiménez; su vicepresidente, y uno de los veteranos del club, Andrés Pedroche; así como Rafael Moreno y Manuel Hueso, secretario y tesorero, respectivamente.

Nacido en el año 1979 tras fundirse el Grupo de Espeleología de Xerez (GEX) y el GIE (Grupo de Investigaciones Espeleológicas), el GIEX no hace sino seguir la senda que ya desarrollaban por separado ambos grupos, si bien desde la fundación del club jerezano siempre se ha tenido claro que, por encima del deporte -algo inherente por otra parte a la espeleología- se ha querido tratar esta disciplina, sobre todo, desde el punto de vista científico.

De hecho, ahora mismo el GIEX trabaja en tres cuevas principalmente, la de La Motilla (donde el club ha topografiado más de 9.000 metros de galerías), Pinarejo y el Berrueco, además de participar en un proyecto con el grupo de murciélagos de la Estación Biológica de Doñana, consistente en la recuperación de la colonia que hay en El Berrueco, y en otro estudio junto a la Junta y la Universidad de Almería para recopilar y catalogar las especies de invertebrados que viven en las cuevas.

Pero, ¿qué es la espeleología? Una respuesta corta sería la ciencia que estudia las cuevas, pero como bien señala Andrés Pedroche, “en sí no es meterse y salir sólo de una cueva, sino que abarca muchos campos, desde la geología, la hidrología, la arqueología, fotografía, topografía… Es una serie de actividades en la que echamos mano de todas ellas porque a su vez están dentro de lo que es el ámbito de la cueva”.

En cuanto a quién puede practicar la espeleología, Andrés Pedroche destaca que, por encima del físico, hay que tener una buena capacidad mental y no tener fobia ni a la oscuridad ni a los espacios cerrados. “Si desde chico eres propenso a ser claustrofóbico, por mucho que quieras no vas a vencer ese miedo. Tienes que probar primero, lo físico viene después, pero sobre todo es la cabeza la que manda”.

Rafael Moreno añade que “hay muchas situaciones en una cueva en la que tienes que saber controlarte y controlar, porque si no eres capaz de controlarte no sales de la cueva. Yo siempre digo que la cueva siempre gana”.

Los riesgos

Qué duda cabe que la espeleología es una disciplina de riesgo, pero para el vicepresidente del GIEX “desgraciadamente suena más un accidente de tres espeleólogos que los 29 muertos de un fin de semana en carretera. Yo siempre digo que los espeleólogos corremos más riesgo yendo en coche a la cueva que en la cueva en sí, si estás preparado adecuadamente”.

Y es que, el veterano espeleólogo recuerda cuando en 1966 comenzó a ir de cuevas, en tiempos en los que había que preguntar a los lugareños por dónde se accedía a ellas “y te miraban como si fueras en busca de un tesoro”. “Ahora mismo hay unas técnicas de fotografía vía satélite que te dicen con exactitud las cuevas, hay unos ‘gps’ súper exactos y unos mapas geológicos muy definidos”. A todo esto se suma el material de espeleología actual, que tiene una gran calidad, si bien “hay que saber utilizarlo. De nada te sirve tener los mejores materiales si luego no vas a saber usarlos”, señala Rafael. Así y todo, Andrés explica que “hoy por hoy, casi el cien por cien de los accidentes que se producen son por fallos humanos. Es raro que sea por el material”.

El accidente de Marruecos

Se hace obligatorio hablar del accidente que le ha costado la vida a dos espeleólogos en Marruecos, y aunque desde el GIEX no pueden contar más de lo que saben por la prensa, Andrés, que tiene una larga trayectoria en cuanto a rescates, tiene claro que en el caso de Juan Bolívar “esto es una cosa entre países, y por mi experiencia, si Marruecos hubiera dejado actuar posiblemente se hubiera salvado”.

En todo caso, ¿cuál es el protocolo que se sigue en Andalucía cuando hay un accidente? “Lo primero es la asistencia inmediata, que supone que ese herido lo puedas o no salvar en el sitio. Inmediatamente evacuación, y tercero hospital”, explica Andrés. Pero a partir de que se produce el accidente, explica el vicepresidente del GIEX que hay que atender inmediatamente al accidentado mientras otra persona se encarga de salir de la cueva, buscar cobertura y llamar al 112, que inmediatamente activa el protocolo, esto es, poner en aviso al Grupo de Montaña de la Guardia Civil y al grupo de Espeleosocorro, voluntarios de diferentes clubes de Andalucía con preparación en rescates que actúan como último recurso si desde la benemérita tienen algún tipo de problema relacionado con el desconocimiento de la cueva en donde se haya producido el accidente. 

Pero desde el GIEX, que también saben lo que significa perder en la montaña a algunos compañeros, prefieren quedarse con el lado positivo y mágico de la espeleología. Así, explica Andrés que “para mí, la espeleología ha sido una droga que me ha hecho conocer amigos en todas partes, que me ha permitido recorrer muchos paisajes y tener unas vivencias que nunca hubiera tenido sin la espeleología. La satisfacción más grande que puede tener el espeleólogo es que tu luz rompa esa oscuridad que ha estado ahí desde hace miles o millones de años y que tú seas el primero que vea eso. Esa sensación hay que vivirla, y los que hemos tenido esa suerte, esa satisfacción es la mayor que puedes tener”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.