Montar un medio de comunicación sin un gran inversor detrás y otras grandes locuras de nuestro tiempo.

Que a ver, que a mí me gustaría venir más a los plenos, porque oye, Jerez es el pueblo de una, pero es que en el Ayuntamiento es verdad que ahora hace mucho frío y que cada uno entienda esa frase como quiera…

Publicidad

El otro día leí en el muro de Facebook de alguien, una cita que me hizo mucha gracia: “Hay más carajotes que personas”. Y no le falta razón.

Y es que en el Carnaval se notan, mejor que en ningún sitio, las verdaderas preocupaciones de la gente. Porque las voces del concurso y las ilegales actúan como un infalible termómetro social.

Publicidad

Esta inapetencia biológicamente contraproducente es, por lo visto, bastante frecuente. No obstante, me sigo resistiendo a pensar que una buena mesa o un mejor lecho puedan pasarse por alto.

Cómo será la cosa que Televisión Española -la de todos y todas- ha eliminado de su página web la gala, al parecer, por las quejas de la Iglesia.

Como las amapolas en el campo, los visitantes florecen en el centro histórico cada primavera atraídos por un rastro de incienso y por las puertas abiertas de los templos en unos días que durante el resto del año permanecen cerrados a cal y canto.

Mientras no seamos capaces de quitarnos la venda y ver cómo acabar con el problema, prepárense para seguir recibiendo hostias. Y todo indica que será por mucho tiempo.

Hay algunos de sentido del humor dudoso que basan sus chascarrillos en los deslices del prójimo y la inferioridad ajena. Pero nadie les recrimina su grosería, sino al revés.

No hay feminismo, sino feminismos; porque hay tantas luchas como mujeres.

Se le ha ido un poco la mano al Ayuntamiento de Jerez con la celebración del Día Mundial del Agua.

José Luis Cazalla Rojas es un niño de 12 años que padece el síndrome de Larssen e hiperlaxitud desde su nacimiento.

Nosotros vamos 'pa' Madrid con ilusión y conscientes de estar formando parte de algo importante. Y vamos 'pa' Madrid hartos de ser ninguneados e ignorados por nuestros incapaces e indolentes políticos locales. 

Detrás de esta pataleta no se esconde la defensa de la fe, sino el blindaje de privilegios por tradición.

Hay políticos buenos, de verdad, sé que cuesta interiorizarlo, pero no es una ilusión óptica. No sé cuál será el porcentaje, pero están ahí.

Leyes que respaldan y promueven para los pobres ese “mañana no vengas” que abre las puertas de todos los infiernos.

Estoy plenamente concienciado de que no debemos utilizar las Urgencias para no colapsar el sistema, terminé en el servicio de Urgencias sin ser urgente.

Esperemos que el sentido común impere y que se permita a diputados como Juan López Uralde u otros que desarrollen una actividad análoga seguir con su función representativa.

Como todos sabemos hemos acabado el 2016 con un gran retroceso en cuanto a derechos humanos se trata.

Qué lejanos quedan aquellos días, aquellas iniciativas enterradas por el tiempo y la falta de dinero…

Todos los premios al arte son, pues, póstumos, en tanto que celebran algo, el instante creador, que ya no está entre nosotros...  

Los acosadores se han adaptado también a las nuevas tecnologías y han encontrado en ellas un hueco desde el que atacar.

Los jerezanos deberían estar agradecidos por los casi diez millones de euros al año que nos están robando. De risa.

Anda la derecha jerezana indignada y quejumbrosa por la celebración en la Sala Paúl del primer aniversario de Destraperlo.

Gracias a Pablo Iglesias me he enterado esta semana pasada de que Televisión Española retransmite misas todos los domingos y fiestas de guardar.

Leo que un torero dice que Dios desvió el pitón del toro para salvarle la vida.

Secesión, más que sucesión, es lo que produce el impuesto que aplica la Junta de Andalucía a los ciudadanos que tienen la suerte de heredar.