Jerez

La acogida a un niño sirio que quiere “abrir los ojos” a la sociedad

El cortometraje 'Solo dos horas y 17 minutos después', realizado por un profesor del CEIP Miguel de Cervantes de Jerez, quiere sensibilizar a sus alumnos sobre el drama de los refugiados

Un niño, con rasguños en la cara y algo de sangre, aparece en primer plano. Solloza, agobiado por lo que está viviendo. Poco antes estaban riendo y jugando con su padre, pero ahora se ven huyendo del que hasta ahora era su hogar. Están, junto a otras familias, en mitad de un páramo. A lo lejos se escuchan disparos. Hay una explosión y todos se echan las manos a la cabeza. Luego empiezan a andar, con la poca ropa que les ha dado tiempo a coger, y algo de comida. Camino de la salvación. Huyendo del horror de la guerra. Lo narrado es el hilo conductor del cortometraje Solo dos horas y 17 minutos después, obra del profesor Jaime Gamino, que da clases a alumnos de Primaria en el CEIP Miguel de Cervantes de Jerez.

La cinta, de 22 minutos de duración, tiene dos objetivos fundamentales. En primer lugar, servir de homenaje a Moussa Alyounes, un pequeño sirio que llegó recientemente a la ciudad y que están matriculados en este centro. Además, se quiere dar a conocer entre el alumnado el drama que sufren los refugiados, que recorren miles de kilómetros para alejarse de las bombas y la miseria del que antes era su hogar.

“Hola chicos, ¿sabéis que han llegado dos alumnos nuevos a la clase?”, dice una niña en el cortometraje. “Son de Siria. Ese país está en guerra, los niños lo están pasando muy mal”, agrega. “Tenemos que conseguir que sean felices”, expone otra pequeña. Y una tercera la complementa: “Claro, ellos harían lo mismo”. La cinta muestra la llegada de Moussa al colegio, donde lo recibe un responsable del centro. “¿Qué tal chicos? A vosotros no os conozco”. “Somos de Siria”, responden. Y entonces sus compañeros se ofrecen para enseñarles el colegio.

Una escena del cortometraje que muestra la huida de Siriasac

“Mi clase de Primero —de Primaria— acogió a los pequeños muy bien desde el primer día, sin prejuicios”, cuenta Jaime Gamino, el profesor al que se le ocurrió grabar un cortometraje contando la historia de estos niños con la intención de “abrir los ojos” de sus compañeros, que rápidamente se solidarizaron con ellos. La idea inicial era proyectarlo en el mismo colegio, dentro del Día del Cine, pero finalmente se podrá visionar también en la Fundación Caballero Bonald —el miércoles 27 de junio habrá sesiones de 18:00 a 21:00 horas—, y lo recaudado se destinará a las asociaciones Accem y AL ADL Proinmigrantes, que ayudan a inmigrantes que llegan a España y se encuentran desamparados.

El titulo del cortometraje, Solo dos horas y 17 minutos después, cuenta Jaime que se le ocurrió porque en ese tiempo “te puede cambiar la vida”, ya que las familias sirias pasan de estar en “una ciudad normal, y de repente estalla la guerra y cambia todo”. Con este trabajo quiere Gamino que sus alumnos no vean como “bichos raros” a otros niños como Moussa e Isaac —marroquí que coprotagoniza la cinta—, solo porque “tengan otro color de piel o no hablen el idioma”. “Tuvieron que dejarlo todo para llegar hasta aquí y es bueno que lo sepan”, remata.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close