Provincia

La provincia de Cádiz conserva dos razas de vacas en peligro de extinción

COAG destaca la importancia que tiene contar con ejemplares de razas autóctonas que han desaparecido por completo en Andalucía

Las razas de vacuno berrenda y cárdena, que se encuentran en peligro de extinción como consecuencia de la mecanización y el auge de las razas cárnicas extranjeras, están en proceso de recuperación en la provincia de Cádiz. Su historia transcurre asociada a la cría extensiva y como excelentes animales de tiro, por su temperamento dócil, tranquilo, facilidad de adiestramiento y superioridad motora.

El reconocimiento como razas autóctonas ha puesto en valor la carne de estos animales y papel en la protección medioambiental y la sostenibilidad de su producción. Por eso desde la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Cádiz se quiere destacar la importancia de que la provincia cuente, en estos momentos, con ejemplares de razas autóctonas que han desaparecido por completo en Andalucía y otras zonas ganaderas de España.

El tiempo se para en el Monte Ahumada de Tarifa, un espacio natural municipal que se encuentra cedido a ganaderos también nacidos y criados en este paradisíaco entorno natural donde conviven desde hace siglos distintos tipos de ganado. En la última visita realizada por los servicios técnicos de COAG Cádiz a la zona se pudo comprobar in situ, y en un encuentro con el presidente de los ganaderos de La Ahumada, Francisco Martín, cómo está el ganado de los afiliados de la organización y cuáles son sus inquietudes, principalmente relativas al vallado que separa esta dehesa de la zona de regeneración del parque natural de Los Alcornocales, que genera importantes perjuicios a los ganaderos por la entrada de la fauna silvestre.

La cárdena andaluza recibe su nombre tanto del color de su pelaje como de la zona de la que procede. Muchos autores coinciden al señalar que su origen proviene del tronco negro ibérico. Tradicionalmente se empleaba como animal de trabajo de campo, llegando a ser una raza muy extendida gracias a esta actividad. Sin embargo, con la llegada de la maquinaria al trabajo agrícola, perdió su función y los ganaderos comenzaron a criar otras razas autóctonas o cruzadas para su explotación, por lo que su población disminuyó y llegó a estar en peligro de extinción.

La Raza Bovina Cárdena Andaluza agrupa animales ortoides, eumétricos, mesolíneos, de buena masa y mucho hueso. El color de su capa, como indica su nombre, es el cárdeno, formado por la mezcla fina de pelos blancos con negros. En cuanto al peso, los machos adultos alcanzan los 900 kg y las hembras 500 kg. Su altura a la cruz es de 145 cm en los machos y 140 cm en las hembras, como media.

Una vaca berrenda, en una imagen reciente.

La raza está dotada de una capacidad maternal acusada, dando terneros que alcanzan los 200-210 kg al destete alrededor de los 6-7 meses de edad. Su carne es de buena calidad, pero de crecimiento lento y poco precoz, con gran desarrollo de la piel y bajo rendimiento a la canal. En ocasiones, los machos castrados son utilizados también en la conducción de toros de lidia, característico sistema de manejo en el medio extensivo español denominado cabestraje.

Los animales pertenecientes a esta raza deben su nombre al color de su capa, rasgo más destacado de su fenotipo. El origen de la raza Berrenda no es bien conocido, aunque las hipótesis apuntan a una ascendencia del Bos taurus desertorum, para la Berrenda en Colorado, y del Bos taurus ibericus, para la Berrenda en Negro.

La historia de la raza Berrenda transcurre asociada a la cría extensiva y como excelente animal de tiro, que rindió excelentes servicios y trabajos tanto en la agricultura como a la minería, acarreando materiales desde las abundantes minas regionales hasta los puertos de exportación, debido especialmente a su temperamento dócil, tranquilo, facilidad de adiestramiento y superioridad motora. La mecanización, sustituta de la fuerza animal, y el auge de las razas cárnicas extranjeras fueron las causas que originaron la decadencia de esta raza, hoy en proceso de recuperación.

Entre las muchas cualidades destacan la de ser autóctona, muy rústica, de gran sobriedad, con alta resistencia a la fatiga, muy bien adaptada para utilizar recursos forrajeros limitados de baja o media calidad, con capacidad para movilizar las reservas, almacenadas en épocas de abundancia, y aprovecharlas en periodos de escasez, expresando una excelente recuperación posterior a las fases negativas de escasa oferta forrajera.

Tal belleza de capa y plástica, unida a su buena disposición para la doma, el aprendizaje, su rapidez de respuesta ante distintas situaciones y excelente sentido de la orientación, explican el hecho de que sea la raza preferida para el cabestraje de los toros de lidia. Es un animal con buen porte, poderío, oscilando el peso de las vacas entre 550 y 600 kilos, y 800 y 1.000 kilos para los machos, muy longevos, llegando a vivir entre 18 y 20 años, condición que ofrece claras ventajas productivas.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *