Empresas y Trabajo

Las mil y una aplicaciones de los drones

FTEJerez, en colaboración con la Universidad de Cádiz, imparte un experto universitario para enseñar a manejar aeronaves por control remoto

Realizar fotografías o grabaciones aéreas, controlar el tráfico, inspeccionar un edificio que requiere reformas, controlar un cultivo, vigilar un recinto, transportar un pedido o, simplemente, surcar los cielos por ocio. Los drones han llegado para quedarse y sus aplicaciones son múltiples y variadas. España tenía, en 2018, más de 4.200 drones censados para uso profesional según datos del Ministerio de Fomento, aunque se espera que para 2035 haya más de 51.000 areonaves no tripuladas surcando los cielos del país, lo que se espera que genere hasta 11.000 empleos directos.

La Comisión Europea va más allá y estima que para 2020 habrá 100.000 drones en todo el continente y más de medio millón en 2050, lo que supondrá una cifra de negocio de 10.000 millones de euros anuales y unos 100.000 nuevos puestos de trabajo. Pero para su manejo profesional se requieren una serie de conocimientos que van más allá de la simple licencia que expiden muchas academias.

“Quien maneja un dron no tiene entre sus manos un aparato pequeño que vuela, simplemente, sino que entra en un mundo aeronáutico donde hay muchas reglas, que son complejas, y donde la tecnología está evolucionando continuamente”, explica José Manuel Plaza, más conocido como Chema, instructor de Flight Training Europe (FTEJerez) y uno de los coordinadores del experto universitario que imparte la escuela de pilotos en colaboración con la Universidad de Cádiz.

Desde que el Gobierno central reguló el uso de drones, con la entrada en vigor del Real Decreto 1036/2017, de 15 de diciembre, que permite el uso de aeronaves pilotadas por control remoto, también conocidos por RPAS, se ha disparado su uso. Más de 1.000 operaciones se han gestionado durante 2019, según contabiliza el gestor de navegación aérea español (Enaire), con Cataluña y Madrid como las comunidades con mayor número de operaciones, seguidas de Extremadura y Andalucía. Para ello, hay más de 5.000 operadores profesionales que dan cobertura a estos vuelos, vinculados a unas 3.500 empresas.

Chema Plaza, instructor de FTEJerez, manejando uno de los drones de la escuela. FOTO: JUAN CARLOS TORO

El experto universitario en Vehículos Aéreos no Tripulados y sus Aplicaciones Civiles que imparte FTEJerez, en colaboración con la UCA, permite a los alumnos “saber todo lo que deben para pilotar un dron”, explica Chema Plaza, quien añade que, además del título, se imparten conocimientos para manejar drones de menos de 25 kilos para utilizarlos en materias tan diversas como la agricultura, la inspección técnica en el campo de la ingeniería, la arqueología, la fotografía aérea o la gestión de emergencias.

“Por ejemplo, un topógrafo podrá coger el dron y utilizando aplicaciones de topografía hacer levantamientos cartográficos tridimensionales”, señala Chema Plaza, quien añade que se podrá utilizar también para “hacer un levantamiento tridimensional de una obra, un edificio o una mina”, entre otras aplicaciones.

Para ello, además de los conocimientos adquiridos, habrá que usar “el sentido común”, recomienda Plaza, ya que la mayoría de las ocasiones los daños ocasionados por drones se deben a que “el piloto se ha empeñado en hacer una aproximación a un árbol o a un edificio”. “Quien quiera dedicarse a pilotar drones en medio de este boom puede tener simplemente la licencia o formarse en más materias, como hacemos nosotros”, añade el instructor de FTEJerez, que imparte este experto universitario desde que en 2015 comenzaran a colaborar con la UCA. Además de formar a pilotos de aerolíneas y a controladores aéreos, también enseñan a pilotar aeronaves por control remoto durante un curso “más práctico que teórico”, aclara Plaza, con más de 200 horas de formación.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Seguramente que además de esas aplicaciones que se mencionan en este artículo, en un futuro próximo habrá otras muchas para los drones que ahora quizá ni siquiera nos podamos imaginar.
    Porque hasta hace muy poco no podíamos pensar en lo que hoy en día se puede hacer con un dron, y además saldrán otros al mercado con más y mejor tecnología que nos permitirán hacer cosas que ahora no se pueden hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *