El vuelo del milano

Me duele mi España

Tengo amigos a los que les duele SU España. A servidor le duele NUESTRA España. Y el matiz es de una dimensión trascendental porque estoy convencido de que SU España y NUESTRA España no es la misma. Y, lo que es peor, sospecho que les gustaría imponer SU España a todos. Eso fue lo que hicieron los fascistas españoles a partir del 18 de julio de 1936: imponer a todos SU idea particular de España. Y los que no cabían en ese diseño patriótico fueron exterminados física o socialmente. Y a todos los que sobrevivieron les inocularon un terror a la disidencia que duró dos generaciones.

«La idea de Patria es algo que por su misma esencia rechaza la idea de un enemigo interior en sus recintos, de un disconforme, de un disidente…» (Cita 1)

Esa España diseñada por los criminales en 1936 se identificaba con una bandera bicolor roja y gualda… los mismos colores que hoy enarbolan los nacionalistas españoles contra las senyeras nacionalistas catalanas (y viceversa).

Tengo amigos y familiares que son filofascistas y no lo saben. Están encandilados con la nueva estética de Ciudadanos (C’s), un partido político que se engancha ahora a la idea de UNA España uniforme, uniformada en los sentimientos, en las soluciones y en los valores —su líder sólo ve españoles donde hay una rica pluralidad de ciudadanos—.

«…nosotros nos sentimos unidos a España, porque queremos participar en su destino; y no somos nacionalistas, porque ser nacionalista es una pura sandez… somos españoles, que es una de las pocas cosas serias que se puede ser en el mundo». (Cita 2).

Es C’s un partido que enarbola una sola bandera, la bicolor roja y gualda, para identificar a TODOS los españoles. Pero, nos guste o no, no todos los españoles se identifican con esos dos colores porque, insisto, esos colores están impregnados del fascismo criminal que aniquiló a media España.

Ya intentaron los Reyes Católicos la homogeneización a ultranza de sus reinos: Un reino, una religión. Y el que no tuvo una sangre limpia, lo expulsaron de su patria. Y también lo intentó don Francisco, Caudillo de todos los españoles, quisieran o no, que hasta prohibió hablar catalán, gallego y euskera (perdón, vascuence).

«Toda conspiración contra esa unidad [de la Patria] es repulsiva. Todo separatismo es un crimen que no perdonaremos». (Cita 3).

Pero España no era aquella Unidad de Destino en lo Universal que quisieron imponer, España sigue siendo hoy día un país inconcluso, sin rematar, sin definir. Me parece que España es un conjunto de naciones y de grupos culturales que aún no ha encontrado su forma definitiva de integrarse y de convivir con respeto… por eso digo NUESTRA España, porque somos muchos, con múltiples ideas, y todos deberíamos poder convivir en ella de manera razonable sin que ninguna España se imponga como la única España posible. Y si alguno de sus pueblos no quisiera estar, no deberíamos —y no podremos— obligarles a permanecer contra su voluntad expresada de manera clara e irrefutable.

Pues me parece a mí que esos mis amigos y familiares encandilados con C’s, no saben que están apoyando los mismos valores que inspiraron a las Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas (las JONS) de Ramiro Ledesma, o a la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera. Estos personajes, Ledesma y Primo de Rivera, tienen el mismo concepto de Patria Única y excluyente que pregona el señor Rivera de C’s… tengo una prima que dice continuamente que los que no opinen como ellos, que se vayan a Venezuela o Corea del Norte. Lo dice mucho mi prima. Aquellos señores fascistas españoles del siglo XX (y el señor Rivera actual se parece cada día más a ellos), diseñaron una España Única en la que sólo cupieron los suyos. Dijeron que España era una Unidad de Destino en lo Universal, a la que había que llegar desde la confrontación y la violencia… decían literalmente que había que sajar con un bisturí, en carne sana, el cáncer de Cataluña y Euskadi, y que el fascismo era ese bisturí.

«Cataluña y Vascongadas, Vascongadas y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí». Cita 4. Millán-Astray

Así hablaban aquellos sujetos… y muchos españoles les apoyaron con adhesiones inquebrantables. Y muchos alemanes e italianos apoyaron a Hitler y Mussolini, como muchos apoyan al de hoy. Y no creo que la inmensa mayoría de estos hombres y mujeres supieran qué cosa estaban apoyando en realidad. Pienso que mis amigos y familiares ni ven ni perciben el menor peligro en lo que propaga Albert Rivera. Es más, aseguran que este hombre es el yerno que toda suegra quisiera tener…

Sí. A algunos de mis amigos les duele SU España. Y más que nos ha de doler… a unos más que a otros, como siempre.

Cita 1 > Ramiro Ledesma Ramos. ¿Fascismo en España? Ed. Almuzara, 2017. pág. 233.
Cita 2 > Obras completas de José Antonio Primo de Rivera. Edición cronológica. Madrid, 1954. Pág. 720, 17 nov. 1935.
Cita 3 > Obras completas de José Antonio Primo de Rivera. Edición cronológica. Madrid, 1954. Pág. 339, nov. 1934.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.