Roedores de cultura

El arte de los toneles

Los Claustros de Santo Domingo acogen una exposición sobre el oficio de los toneleros, con obras de Francisco Pinto Berraquero y Eduardo Pereiras Hurtado

A pesar de la industrialización, todavía hay personas que se dedican en Jerez al viejo oficio de la tonelería. Construir y reparar botas son labores que vienen de lejos. Como nos dicen en el tríptico de la exposición: “Se documentan contratos relacionados con este trabajo ya durante la segunda mitad del siglo XV en los archivos de protocolos jerezanos, y en el siglo XVI existen ordenanzas que regulan el buen hacer de este oficio. Poco después se forman gremios, siendo estos de los más antiguos de Jerez”.

La exposición El oficio de la tonelería a través de la mirada artística nos invita a conocer ese mundo con todo detalle, gracias a la mirada de dos artistas: Francisco Pinto Berraquero (1924-2004) y Eduardo Pereiras Hurtado (1929-2003). Las obras de Francisco Pinto atrapan la acción, el gesto de fuerza y técnica del tonelero, a través de una pintura y una escultura que tienden a la abstracción, a veces a lo geométrico. Las figuras abandonan la precisión porque desean expresar la intensidad del trabajo del tonelero.

Las fotografías de Eduardo Pereiras, en blanco y negro, utilizan las luces y sombras para trasladarnos a ese ambiente de labor. “Al entrar en la tonelería los sonidos compiten entre sí: el batir metálico del chazo sobre los aros, el golpe seco del mayo sobre la madera al juntar las duelas o el rodar hueco de la bota. Los olores nos inundan, como el de la madera húmeda y tostada y el aroma de las virutas tras el cepillado”.

Parte del público que acudió a la inauguración. FOTO: MANU GARCÍA

El acto de inauguración se celebró el pasado martes. Carla Puerto, jefa del departamento de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento, nos explicó que la idea de esta exposición nació de una propuesta realizada por el presidente de la Fundación Francisco Pinto Berraquero, hijo del artista. Así pues, el proyecto se ha llevado a cabo con la participación de la fundación Francisco Pinto, el Ayuntamiento de Jerez y el Consejo Regulador. Además de esta muestra, añadió Carla Puerto, también se va a realizar un programa cultural paralelo que va a constar de visitas a tonelerías durante estos días de las Fiestas de la Vendimia, dos conferencias y dos mesas redondas, dedicadas a la tonelería y al trabajo de estos dos artistas.

Beltrán Domecq, presidente del Consejo Regulador de los Vinos de Jerez, señaló que “han cambiado muchas cosas en las bodegas a lo largo de los siglos, pero una de las que permanecen inalterablemente es la necesidad de disponer de buenas botas en las que envejecer nuestros vinos”. Y es que el oficio de tonelero es de los más antiguos de la ciudad, y la tonelería constituye una parte esencial de la actividad vinícola. A pesar de la mecanización, las botas se siguen realizando prácticamente igual que en el siglo XV. “Sigue habiendo mucho de arte, de habilidad y de fuerza en la fabricación de las botas”.

Carla Puerto, el teniente de alcaldesa Francisco Camas, Beltrán Domecq y Francisco Pinto Puerto, durante la inauguración. FOTO: MANU GARCÍA

Beltrán Domecq mostró su satisfacción ante el proyecto de la exposición. La muestra servirá para que los jerezanos conozcan mejor la cultura del vino y el oficio de tonelero, “un oficio que, tras años de enormes dificultades, en los que parecía que iba a desaparecer, vive hoy un nuevo impulso, no sólo gracias al vino y el brandy de Jerez, sino también a otros productos de gran prestigio que necesitan el buen hacer de los toneleros…”.

Francisco Pinto Puerto, comisario de la exposición y presidente de la Fundación Francisco Pinto Berraquero, nos explicó que su padre siempre estuvo muy vinculado a los trabajadores de los oficios tradicionales de la ciudad. Pero la exposición “no se hace desde la nostalgia ni la añoranza”. Eran trabajos muy duros. Basta con ver las herramientas y la descripción de las diferentes labores para darse cuenta de ello. La exposición se hace “desde el recuerdo y el reconocimiento de este oficio”. Francisco Pinto y Eduardo Pereiras tuvieron trayectorias paralelas. Su mirada fue distinta a la habitual, reflexiva, una forma de descubrir esa realidad. “Era una búsqueda y un proyecto”.

Los dos artistas acudieron a los trabajaderos para hablar con los toneleros, conocer sus movimientos y “la honestidad de su oficio”. La exposición se basa en tres elementos: la imagen, que representa la acción y el movimiento, las herramientas, extensiones de la mano y la mente, y las palabras, términos propios de la tonelería. La muestra está ordenada siguiendo el proceso de construcción de una bota. Los dos artistas buscan la profundidad: Francisco Pinto a través de pinturas, dibujos, bocetos y esculturas; Eduardo Pereiras a través de las fotografías.

Trabajadero, chinchá, duelas, arrumadero, oficial aviador, hendido, oficial escaletero, flejes, mole, corregidores, talugo de coronar, talugo de amazar, cuchillo de descantonar, picadero, raspa, bojo, chivir, chanfletes, estreve, chazo, galgas, retundir, paraura, enjablado, jablaera, estrenques, jarel, galafete de empajar, escapirotar…

Sala De Profundis. Claustros de Santo Domingo. Del 4 de septiembre al 14 de octubre. Martes a viernes de 10:00 a 13:30 y de 18:00 a 21:00 horas. Sábados y domingos de 10:00 a 13:45 horas; festivos y lunes cerrado.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.