Sociedad

Los niños de Jerez quieren decir adiós a las carnes procesadas y los potajes con caldo de tetrabrik

La Flampa elabora a través de la Plataforma Por unos Comedores Escolares Dignos y Saludables un plan de actuación en los comedores escolares de Jerez con objeto de paliar las deficiencias de los servicios de catering

Las asociaciones de madres y padres de los colegios públicos de Jerez, cuyo servicio de cocina de catering presta la empresa concesionaria Aramarkconstituyeron el pasado mes de febrero la Plataforma Por unos Comedores Escolares Dignos y Saludables tras detectar numerosas deficiencias en la prestación de este servicio.

Las quejas, que publicó en exclusiva lavozdelsur.es, comenzaron con la denuncia de la comunidad del CEIP Gloria Fuertes ante la Junta de Andalucia, en las que se hablaba de “comida de mala calidad y muy mal cocinada”, una circunstancia por la que la Consejería de Educación de la Junta de Andalucia activó el protocolo. El equipo directivo de ese centro público detalló que en las catas realizadas entre el lunes 28 de enero y el viernes 1 de febrero se comprobó que las “arcadas” y el “horror” a comer de los niños de este centro fueran “comprensibles” viendo la calidad de los productos ofrecidos a los escolares.

A partir de ese incidente, que motivó un almuerzo in situ de la alcaldesa de Jerez y hasta la visita del mediático Chicote a la ciudad con su programa ¿Te lo vas a comer?, las asociaciones de madres y padres se pusieron manos a la obra con objeto de elaborar un plan de actuación para entregárselo a la administración autonómica. El documento, que ya ha sido elevado a estas instancias por parte de la Flampa y al que ha tenido acceso lavozdelsur.es, incluye un total de 18 medidas que avalan las Ampa de los CEIP de Nuestra Señora de la Paz, Pío XII, Ciudad de Jerez, Luis Vives, Federico Mayo, Gloria Fuertes, La Unión, Torresoto, El Retiro, El Membrillar, Blas Infante, San José Obrero, Pablo Picasso, Guadaluz, Isabel La Católica, Las Granjas, Poeta Carlos Álvarez y Manuel de Falla.

“El alumnado que come con Aramark no incorpora las verduras a su dieta porque nunca las ve”

El análisis e informe elaborado por la Flampa tiene como objeto acatar el cumplimiento del Pliego de Prescripciones Técnicas (PPT) que define el servicio público de comedor escolar como “el desarrollo de la actividad educativa y de alimentación de los alumnos en los comedores escolares bajo la responsabilidad de la autoridad educativa” garantizando las debidas condiciones de higiene y seguridad alimentaria, además de unos mínimos en la prestación de este servicio.

Entre las propuestas que se detallan en el documento enviado a la Junta de Andalucía se encuentra la modificación en las condiciones de las bases de los concursos públicos con objeto de ofrecer “una posibilidad real de acceso a empresas locales y cercanas a los centros docentes”, un fin que desde un primer momento persigue la Flampa, cuyo deseo inicial es que los servicios de comedor fueran prestados directamente por los centros y no por una concesionaria. Junto a ello, se estipula la elaboración y distribución de los menú de forma diaria, reduciendo las fechas de conservación y un plan de evaluación de la calidad del servicio. En este se solicita la utilización de materias primas de temporada y de primera calidad así como la prohibición de productos con potenciadores del sabor, conservantes artificiales, grasas saturadas o hidrogenadas o caldos concentrados, entre otros. Una medida que busca paliar con las deficiencias detectadas por las distintas Ampa, entre las que se indica en el informe, la poca elaboración de los guisos “con caldo de tetrabrik” un pescado correoso o la utilización de carnes totalmente procesadas o la ausencia de frutas y verduras que “no están en la dieta porque el alumnado que come con Aramark nunca las ve”.

En otra línea, el informe de la Flampa solicita dar mayor información a las familias sobre los cambios y modificaciones en los menús, la descripción de lo que comen sus hijos/as, agilizar el protocolo de acceso y cata de estas y ampliar los mecanismos de difusión. La plataforma además exige participar en los mecanismos de control e interceder en un futuro como enlace directo “ante el representante de la APAE y los responsables de otras instituciones frente a la empresa concesionaria unificando y trasladando al organismo competente las denuncias de los distintos centros educativos”. Además, solicitan la regulación de acondicionar los espacios, con áreas de descanso, y un plan de ruido para favorecer un “ambiente agradable durante la comida” a la par que se recupera “la dimensión educativa” del comedor, posible a juicio de la Flampa mediante “la promoción de hábitos higiénico alimentarios de obligado cumplimiento y el establecimiento de un programa de actividades aprobado por el Consejo Escolar incluido en el Plan de Centro”.

Unas propuestas que se suman al cumplimiento de los criterios establecidos en los menús propuestos para el Plan Syga, la revisión y mejora de las condiciones laborales del personal contratado, la dificultad de la ratio del personal, la modificación del sistema de cobro de recibos por adelantado y describir las funciones de las direcciones de los centros educativos, que creen no estar clarificadas en la actualidad.

 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *