Las misteriosas piedras milenarias que unieron Europa

Publicidad

Las misteriosas piedras milenarias que unieron Europa

El escritor José Ruiz Mata publica 'Megalitismo, dólmenes y megalitos en el sur de la península ibérica', un ensayo sobre la cultura que erigió miles de construcciones arquitectónicas a base de grandes bloques de piedra.

28-02-2018 / 11:49 h.

Pueden considerarse los primeros monumentos que erigió la especie humana en la historia y su presencia abarcó miles de kilómetros, desde el norte de África hasta el norte de Europa. José Ruiz Mata, escritor inquieto, ha querido poner su granito de arena para conocer mejor lo que supuso la cultura megalítica, sobre la que apenas se había escrito, a través de su obra Megalitismo. Dólmenes y megalitos en el sur de la Península Ibérica, editado por Almuzara.

El megalitismo, término que procede de las palabras griegas mega (grande) y lithos (piedras), se inició a finales del Neolítico y duró hasta la Edad de Bronce y se caracterizó por la realización de miles de construcciones arquitectónicas hechas con grandes bloques de piedras. Aunque quizás las estructuras más conocidas son las británicas de Stonehenge, el dolmen más antiguo del que se tiene constancia está en plena Sierra de Cádiz, en Villamartín, denominado de Alberite. “Es del año 4.800 antes de nuestra era, así que tiene unos 6.800 años. El estudio de ese dolmen nos hizo ver que no eran piedras una encima de otra. Tenía una estructura, una forma, unos rayos de sol que se proyectaban a través de él en un ciclo de 21 días… Esto nos dice también que quienes lo construyeron no eran unos salvajes, sino que tenían un conocimiento que merecía la pena estudiarlo”, señala Ruiz Mata.


Wikipedia
Dólmen de Alberite, en Villamartín.

La elaboración del libro provocó que el escritor, junto a su hijo Saulo Ruiz Moreno, colaborador en el mismo, recorrieran buena parte del sur de la península ibérica, desde el Algarve portugués, pasando por Huelva, donde hay gran presencia de dólmenes, siguiendo por Sevilla (Valencina de la Concepción), Antequera o Gorafe, en Granada, donde se calcula que llegó a haber unos mil dólmenes, de los cuales actualmente solo sobreviven unos 200.

Estuvimos en Portugal, en Badajoz y en toda Andalucía: Huelva, que tiene muchos dólmenes, Antequera, Gorafe (Granada), que es el pueblo con más dólmenes por metro cuadrado que existe. Allí había una serie de poblados y construyeron cerca de mil dólmenes de los cuales pueden aún visitarse unos 200. “En Andalucía existen los dólmenes más antiguos y los más grandiosos y espectaculares. El más espectacular es el de Menga, en Antequera. El techo que cubre su cámara pesa unas 170 toneladas. Y hay que pensar que esas 170 toneladas había que traerlas de una cantera. Volvemos a lo mismo, esos que lo erigieron no eran cuatro salvajes. Eso necesitaba un estudio, estudiar la piedra, conocer el deslizamiento de materiales, saber de cinética…”. Este hecho, el que el sur de la península cuente con la mayor cantidad de estas estructuras, le hace pensar a Ruiz Mata que fue aquí donde empezó esta cultura, muy a pesar de los historiadores europeos, que consideran que empezó a la vez en prácticamente toda Europa. “Eso no tiene ningún sentido”, señala el escritor.


Manu garcía
Ruiz-Mata, durante su entrevista con lavozdelsur.es.

Entre las conclusiones que ha obtenido de este estudio, plasmado ahora en su libro, el autor señala que, a pesar de lo que muchos creen, la gran mayoría de los dólmenes no tenían un uso mortuorio, a pesar de que en algunos se hayan encontrado restos humanos. Así, muchos de ellos tendrían una función similar a la de un templo o casa de comunidad, sobre todo los más majestuosos, aunque esta teoría, obviamente “es indemostrable”. Tampoco se sabe cómo llegaron a construirse y cómo labraban la piedra sus constructores. “Es otro misterio. Al principio lo más duro que podían usar eran hueso, si bien se ha descubierto en algunos dólmenes trozos de cuarzo, por lo que se supone que ciertas tallas las podrían hacer con este material”.

Aun así, la conclusión más asombrosa de sus estudios es la relacionada con el patrón-medida de cada dolmen. “Sacando las medidas puedes obtener los patrones, y nos dimos cuenta de que los dólmenes situados más al sur, su patrón medida es más grande que los que están más al norte. Pero resulta que en todos los casos, los dólmenes tienen la millonésima parte del radio al eje de la tierra. Eso quiere decir que existía una comunicación entre sus constructores, porque sin comunicación esa casualidad no se podía dar”.

'Megalitismo, dólmenes y megalitos en el sur de la península ibérica' se presenta el viernes 2 de marzo, a partir de las 20 horas, en Moaré Espacio Creativo, situado en el Polígono Santa Cruz, esquina Virgen de la Estrella, en Jerez.