Sociedad

La asociación que “quita muchos dolores de muelas” en campamentos saharauis

Amiraui, Amistad de Jerez con el Pueblo Saharaui, lleva cuatro años viajando a atender a refugiados con problemas bucales, un programa que complementa con otros como el de 'Vacaciones en paz'

Las noticias que llegaban de los campamentos saharauis no eran muy halagüeñas. El propio Ministerio de Asuntos Exteriores español desaconsejaba viajar a las zonas de Argelia donde viven refugiados por la “posibilidad inminente de secuestros y atentados contra españoles”. Hasta se llegó a hablar de la existencia de una “alerta terrorista”, pero ni el titular más escandaloso frenó a los miembros de Amiraui, la asociación Amistad de Jerez con el Pueblo Saharaui, que hicieron las maletas y se dirigieron una vez a los campamentos para llevar a cabo un proyecto que “quita muchos dolores de muelas”.

Lola Villagrán, integrante de la expedición y presidenta de la asociación, explica a lavozdelsur.es que la organización lleva cuatro años viajando con odontólogos e higienistas a campamentos de refugiados para atender a saharauis que viven en condiciones infrahumanas. “Hemos ido más veces con alertas de este tipo”, cuenta Villagrán, “y hemos trabajado muy tranquilos”. Ella lleva casi 20 años visitando campamentos dos veces al año y nunca ha tenido “un susto”. “Estamos muy protegidos y controlados por la Policía”. dice.

Durante seis días, en sillas desvencijadas de tiendas de campaña, han arreglado las dentaduras de innumerables saharauis que “tienen muy mal las bocas por el agua, que tiene un alto contenido en flúor”, relata. “Las condiciones de vida hace que tengan falta de higiene y solo se preocupan por los dientes cuando tienen dolor”, señala. Pero, añade, “dentro de las lamentables condiciones que aguantan, viven con una dignidad tremenda”.

Voluntarios de Amiraui, con saharauis en un campamento de refugiados.

Villagrán lamenta el descenso de ayuda humanitaria que llega a los campamentos saharauis. “Con el Estado ni cuento”, dice, pero hace unos años, por ejemplo, solo desde Jerez se mandaban tres camiones llenos de alimentos y ahora entre toda la provincia se logra llenar uno. “Es una pena”, señala, “pero vivimos una realidad muy cruda”. La presidenta de la asociación no cree que la sociedad española en general sea ahora menos solidaria, sino que lo achaca a la crisis y “a los problemas de las familias y de la juventud, que cada vez se acerca menos a esta realidad”.

Amiraui lleva 26 años ayudando y trabajando en campamentos a través de diversos programas, como el conocido Vacaciones en paz, gracias al que menores saharauis pasan los meses de verano con familias españolas, aunque Lola Villagrán confiesa que cada vez más problemas para encontrar a personas dispuestas a colaborar. “La familia en España ha cambiado”, señala la presidenta de la asociación, “tenemos más problemas que hace unos años, y eso influye”.

El pueblo saharaui lleva 44 años esperando una solución para volver a tener territorio propio después de que, en noviembre de 1975, España se retirara de la zona conocida como Sáhara Occidental, que 23 años antes había anexado al resto de sus provincias peninsulares, lo que provocó una huida masiva de refugiados saharauis hacia zonas más seguras. Entonces, más de 40.000 personas huyeron a la frontera con Argelia y se calcula que unos 165.000 refugiados saharauis conviven en los cinco campos habilitados por los organismos de atención y cooperación. “Ojalá alguien dé un golpe en la mesa y diga hasta aquí hemos llegado”, sostiene Villagrán, “es un pueblo que merece la pena que tenga derecho a decidir”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *