Sociedad

“La escuela pública, a pesar de las Administraciones, sigue teniendo calidad”

Geli Sánchez analiza su trayectoria al frente de la Federación Local de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Jerez, que dejará después de tres años en el cargo

Ángeles Sánchez (Jerez, 1970) es más conocida como Geli. Siempre va corriendo a todos sitios, porque está metida en muchos fregaos. A saber: forma parte de la Marea Verde de Jerez, de la Asociación Solidaria con los Pueblos Oprimidos (ASPO), de Raíz —“una asociación que fomenta la inserción laboral”, explica—, de Fiare Banca Ética y de la plataforma Jerez con Palestina.

Además, ha sido presidenta de la Asociación de Madres y Padres (Ampa) del IES Seritium y dejará de ser, en las próximas semanas, presidenta de la Federación Local de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Flampa), cargo que ostenta desde febrero de 2016. Ahora que su hija deja la educación secundaria, da un paso al lado para ceder el testigo a quien quiera sucederla. “Pero mi defensa de la escuela pública siempre va a estar ahí”, puntualiza, “porque la camiseta de la Marea Verde no te la quitas nunca”.

¿Le ha dado tiempo a llevar adelante todos los proyectos que tenía en mente? 

Hemos intentado reanimar a la Flampa. Tenía el objetivo de enredar a las Ampas, que sintieran que la Flampa es un organismo que puede aglutinar a la gente y que sirve para que se sienta representada en diferentes esferas. Creo que sí, que la gente se ha sentido representada, porque hemos logrado coordinarlas. Estamos en contacto con todas las Ampas públicas del municipio para que sientan que juntas pueden ser más fuertes, ya no solo para reivindicar, sino para intercambiar el trabajo que hacen. Siento que se ha conseguido porque la gente ha optado por sentirse respaldada y eso es importante.

¿Se había perdido esa percepción de que la unión hace la fuerza?

No sé si se había perdido, pero las Ampas nos metemos cada una en el trabajo de nuestro colegio o instituto y es importante abrir la mirada y relacionarse con otros colegios, institutos y centros educativos en general. Hemos conseguido enredarnos con colectivos sociales y salir a los barrios.

Geli Sánchez, en un momento de la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA

Al inicio de su mandato pedía más implicación, ¿se ha conseguido?

Eso cada Ampa tendría que valorarlo, pero yo siempre soy muy positiva en el tema de la participación. A nivel general la participación deja mucho que desear, pero poco a poco se está consiguiendo que no se vea como un todo o un nada, que cada uno participe en la medida de sus posibilidades. Hay que quedarse con lo positivo, con la gente que destina el poco tiempo del que dispone. Eso lo tenemos que vender las Ampas. En los coles el trabajo es más directo y la gente participa más, pero en los institutos cuesta más trabajo. Hay que abrir el modelo de la participación para que la gente vea que es posible. Pero yo valoro lo que hay.

Los grupos de WhatsApp, ¿son un peligro? ¿Son necesarios?

Desde mi experiencia particular, siempre hemos mantenido unas normas en los grupos de WhatsApp. La persona que lo crea tiene que tener claro para qué sirve, y sirve para comunicar la información. Que la gente conozca lo que se está haciendo es súper importante, pero hay que gestionarlo bien y con normas claras, porque si no se empieza a cuestionar al profesorado, las tareas… Eso hay que evitarlo.

¿La escuela pública tiene más calidad que hace tres años?

Creo que se han conseguido unas cosas y se van consiguiendo otras, por ejemplo, que trabaje en común la comunidad educativa y eso le va aportando calidad. Pero la calidad la da todo el personal que apuesta en nuestros centros educativos por la pública, pero hay recortes que la están mermando. Hay calidad pero se la están cargando, cuando se recorta se merma la calidad, es evidente.

Con el nuevo Gobierno de la Junta igual la educación pública necesita estar un poco más fuerte, para que no se recorte”

¿Se ha perdido más de lo ganado?

Lo están intentando y estamos haciendo fuerza para evitarlo. Defiendo tanto la pública que creo que, a pesar de las Administraciones, sigue teniendo calidad, por la labor del profesorado, los conserjes, las personas de la limpieza, los monitores y monitoras… pero evidentemente vivimos tiempos turbios en los que la pública puede salir dañada.

¿Qué ha cambiado con el nuevo Gobierno de la Junta?

Todavía es pronto para evaluarlo, pero creo que con el nuevo Gobierno igual la educación pública necesita estar un poco más fuerte, para que no se recorte. Ahora bien, el anterior Gobierno ya estaba siguiendo este camino, hay una labor continuista en muchos aspectos. Hay que tener una comunidad educativa fuerte. Es verdad que se quitan líneas de la educación pública porque la natalidad ha bajado pero casualmente siempre se recortan en la pública. Y eso también pasaba con el anterior Gobierno.

El sindicato Ustea cifra en más de 1.000 las aulas perdidas desde 2011, ¿está justificado por el descenso de la natalidad o hay afán privatizador?

Hay un dato objetivo y es que la natalidad ha bajado, pero se tiene que aprovechar para bajar la ratio. En países de Europa donde la ratio es menor hay mayor calidad educativa. Es una pena que siempre se recorte en la educación pública.

¿Qué le parece que después de tanto luchar por la climatización en los centros públicos ahora la Junta se abra a invertir en centros concertados?

Como Flampa no estamos de acuerdo, porque el centro concertado es propiedad de una fundación o de un grupo, no es de la Administración pública. Entiendo que tienen que tener calidad, pero que invierta el dueño de ese centro, que no es la Administración. Eso sí, las Ampas seguirán haciendo el trabajo, poniendo aires y ventiladores. Hacemos el papel de la Administración pero no vamos a permitir que las niñas y los niños pasen calor o frío.

Geli Sánchez, contestando a las preguntas de lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA

¿Qué se ha hecho desde la Flampa para combatir el bullying?

Como Flampa no podemos intervenir, tenemos que asesorar y lo hacemos. Hemos hecho alguna formación al respecto, pero sobre todo son las Ampas las que están cercanas a esa realidad, que nos preocupa. Estamos hablando de tener en cuenta a niños y niñas acosados y acosadas, a los acosadores y a los que están presentes y no hacen nada. Que no se mire para otro lado es fundamental. Que no se esconda el problema. En este sentido, hay medidas interesantes, en el Seritium por ejemplo existe un buzón para que los jóvenes se puedan sentir libres de contar situaciones que han vivido.

¿Comen bien los alumnos en los comedores escolares?

Bien no comen, sobre todo comparándolo con los centros donde hay cocina de gestión directa. Eso sería lo ideal, pero si no se llega queremos que se encarguen empresas de economía local. Hay centros en los que la calidad deja mucho que desear.

¿Qué espinita se le ha quedado clavada?

El nuevo equipo que dirija la Flampa confío en que continúe la labor desarrollada estos años, pero espinas son, por ejemplo, las barreras arquitectónicas que tienen centros como el IES La Granja, que necesita una reforma completa. También hay centros donde no están cubiertas las necesidades educativas especiales.

La Flampa no es partidista, pero es política. Como bandera llevamos la escuela pública, pero a partir de ahí hay que criticar lo que se no hace bien”

¿Cual ha sido su mayor alegría como presidenta de la Flampa?

El nuevo instituto de La Granja… pero hasta que no estén los chavales dentro, no nos fiamos. Y luego la ampliación de la oferta de grados medios y superiores. Este curso hay tres nuevos en Jerez pero sigue habiendo una gran demanda. Desde Marea Verde seguiremos reclamando, vamos a seguir trabajando desde otra perspectiva, porque es necesario.

¿Cree que han sido suficientes las inversiones del Ayuntamiento en mantenimiento de colegios en los últimos años? 

Se ha ejecutado y actuado en muchos centros pero siempre hay que seguir y sobre todo luego mantenerlos. Se amplió el presupuesto pero hay que planificar y que todos los centros se vean beneficiados. Hay que invertir, planificar qué se va a hacer en los centros y luego mantenerlos.

Su intención era que la Flampa no se politizara, ¿ha sido así?

Sí, es que tiene que ser así. La Flampa no es partidista, pero es política. Nosotros estamos haciendo política, porque todo es política, pero se intenta no ser partidista. Velamos por el bien de nuestros centros educativos. Como bandera llevamos la escuela pública, pero a partir de ahí hay que criticar lo que se no hace bien. Eso también se ha conseguido.

¿Han valorado las Ampas esa lucha?

Sí, por lo menos la gente que está en la lucha por la escuela pública. Hemos sido capaces de sentarnos en una misma mesa gente de Ampas de diversas opiniones políticas poniendo por encima de todo la defensa de la escuela pública, y eso no es fácil.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. ¿Qué la enseñanza pública tiene calidad? ¡Jajaja! La enseñanza pública (y la privada) española tiene una calidad pésima como resultado de la nefasta LOGSE, aunque ya venía flojeando desde antes; es un desastre que ha condenado a la juventud española a un tercer mundo intelectual. Lea el magnífico libro “La conjura de los ignorantes. De cómo los pedagogos han destruido la enseñanza” de Ricardo Moreno Castillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *