Jerez

Esteban Vigo: “Yo voy a seguir siendo del Xerez que he vivido, he conocido y en el que he trabajado”

Nueve años después de ascender al CD a Primera División, el entrenador malagueño recuerda aquellos días y analiza la situación actual del fútbol jerezano

Lleva tiempo apartado del fútbol, y no porque no quiera trabajar. Sin embargo, desde su “cuartel general” de Arcos, localidad donde reside desde hace años y donde se congratula de la tranquilidad en la que vive, no para de ver fútbol para intentar seguir en la brecha. “Quiero entrenar, estoy preparado, pero en este mundo cada vez salen más entrenadores y los equipos siguen siendo los mismos. Cuando estás fuera de la rueda es difícil entrar, pero espero que pronto se dé esa oportunidad”.

Esteban Vigo Benítez (Vélez-Málaga, 1955) es historia viva del Xerez CD. De su mano, el conjunto azulino consiguió el ascenso a la máxima categoría del fútbol nacional el 13 de junio de 2009. Nueve años después, el club deambula por las catacumbas del fútbol español, habiendo conseguido in extremis la permanencia en Tercera, cuando antes se daba el gusto de codearse con el Real Madrid de Cristiano o el Barcelona de Messi. Vigo, exfutbolista del Málaga y del Barcelona, olímpico en Montreal 76, atiende a lavozdelsur.es en un restaurante del centro de Jerez, donde afirma sentirse muy querido, y ciudad por la que profesa un gran cariño por todos los buenos momentos vividos durante su etapa como entrenador.

Las vueltas que da la vida. El Xerez ascendía a Primera contra el Huesca en Chapín y es ahora el equipo oscense el que disfruta de ese ascenso a la máxima categoría del fútbol español.

El otro día sentí una envidia sana por ver a un equipo ascender por primera vez en su historia, como nos pasó a nosotros. Estando aquí me acuerdo de aquel día, en el Ayuntamiento, esto lleno de gente, la fiesta que se montó… Eso es un poco lo que viví con la fiesta del ascenso del Huesca. Ahora el fútbol en Jerez está en horas bajas. Esperemos que pronto pueda reactivarse y Jerez pueda tener el sitio que se merece en el fútbol nacional.

¿Qué recuerdos tiene de esos días?

Recuerdos imborrables. Cada vez que bajo a Jerez la gente me lo recuerda. Sé que soy muy querido en Jerez, lo mismo que yo quiero mucho a Jerez, porque me dio mucho como profesional de los banquillos, porque me inicié aquí y prácticamente dejé de entrenar aquí. Aquello es muy difícil de repetir. Al año siguiente tuve un ascenso con el Hércules y ni lo uno ni lo otro se puede comparar, son totalmente diferentes, pero lo de Jerez es una historia que jamás voy a olvidar por la gente, por lo que supuso para la ciudad, por todo en general.

Esteban, durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA.

¿Qué pasó para que Esteban Vigo no fuera la persona que entrenara al Xerez en Primera?

En un principio habría que hacerle esta pregunta a Joaquín Morales —presidente por entonces del Xerez CD— y a Miguel Ángel Rondán, que era el secretario técnico. Ellos fueron los que de alguna forma decidieron que yo no podía continuar, porque yo sí que estaba dispuesto a seguir después de haber hecho algo histórico en Jerez y porque sé que podríamos haber continuado con esa historia. Desgraciadamente no pudo ser, y nada más.

¿Acaso exigió algo extraordinario al club?

Yo creo que hay un pequeño o gran desconocimiento acerca de eso. Esteban no llegó a negociar con los directivos. A mí no me propusieron absolutamente nada. Solo tuvimos una reunión, pasados unos días del ascenso, para una primera toma de contacto y saber si yo estaba dispuesto a seguir. La única exigencia que yo pedía era la de ampliar el contrato a dos años para un proyecto de futuro. Pero no se habló ni de cantidades ni de nada por el estilo. Yo creo que quedó una cosa clara, y por lo que sea no lo sé, y es que ellos no estaban por la labor de mi continuidad en el Xerez.

Entre la plantilla y usted había un gran feeling que se notaba en el terreno de juego y que a la postre ayudó para que el equipo ascendiera. ¿Piensa que si usted hubiera seguido como entrenador, el equipo hubiera tenido más opciones de permanencia?

No lo sé. Hablarte ahora de eso es hablar del pasado y hay que hablar del presente. Lo que está claro es que de haber continuado en el Xerez hubiera hecho lo mismo que hice la temporada anterior, cuando nos salvamos ante el Elche y nos quedamos con ocho futbolistas para afrontar una nueva etapa en Segunda, que fue la del ascenso. Aquel agosto teníamos ocho futbolistas y nadie quería venir al Xerez, pero lo que sí tenía claro es que me habría quedado con la base del equipo. La base de la temporada anterior, cuando yo cojo al equipo, era lo que me hacía fuerte a mí. Yo me encontré un día en Jerez a Ziganda —el entrenador que lo sustituyó en el banquillo, ya en Primera— con Goicoechea, que vino de segundo, y le comenté que tenía un grupo de trabajo fantástico y que si era capaz de mantenerlo, posiblemente no iba a tener problemas. Pero vino con la ideas cambiadas, pensó que la gente más veterana no le servía, y al final tuvo que echar mano de la gente que realmente estaba comprometida con el equipo y la ciudad, caso de Viqueira o Vicente —Moreno,— por nombrar algunos. Pero eso fue lo que no supo administrar, lo que había dentro, lo bueno que se había dado en la temporada anterior, que fue fantástica. Eso fue fundamental para el ascenso, cosa que no pasó en Primera.

FOTO: MANU GARCÍA.

Su última etapa en el club no fue tan positiva. ¿Cómo la recuerda?

Pues triste, porque vine con mucha ilusión a trabajar con el Xerez otra vez. Quedaba gente de la que había trabajado conmigo, y yo sabía que podíamos hacer cosas muy buenas. Pero en el fútbol dos y dos nunca son cuatro y ahí fue cuando me quedó demostrado de que hay que mirar y pensar mucho las cosas. Yo vine con ilusión, no pudo ser, dejé al equipo en una situación que no era para tirar cohetes, pero es verdad que se podía haber conseguido la permanencia. Pero se cometieron muchos errores, provocados por alguien que me gustaría decirlo, pero no se quién es, para que el equipo acabara donde acabó.

¿Qué opina de la decisión de parte de la afición del CD de fundar un nuevo club sin haber desaparecido éste?

En primer lugar me gustaría felicitarlo por su ascenso a Tercera, y no quiero decir nada en contra del Xerez FC, porque sé que detrás hay mucha gente del Xerez de siempre, del CD. Lo que sí está claro es que el CD está vivo todavía, afortunada o desgraciadamente. No sé si lo mejor es que hubiera desaparecido o que continúe, el tiempo nos va a dar o quitar razón, lo que pasa es que se ha creado otro club que ahora va a competir en la misma categoría en una ciudad en la que la afición está dividida por lo que representa uno y otro y sinceramente es triste para mí. Yo voy a seguir siendo del Xerez que he vivido, he conocido y he trabajado. Y el día que éste desaparezca tendremos que apoyar al otro. Yo de momento me debo al Xerez CD, sin menospreciar al FC, pero el padre está vivo todavía.

¿Pero si el proyecto del FC va para delante y le llaman? Usted es un profesional…

A ver, yo soy un profesional, lo que está claro es que van a ir pasando años y yo también los voy cumpliendo. Imagino que la idea del FC será otra. Yo pienso que cualquiera de los dos debe estar en Segunda B cuanto antes, porque a partir de ahí es cuando realmente la ciudad se puede volcar con un club para devolverle el empaque de fútbol que la ciudad necesita.

¿Ha ido a ver partidos de uno u otro estos años?

No, de ninguno. Tomé la decisión de no seguir a ninguno de los dos, pero tengo más noticias del CD que del FC.

FOTO: MANU GARCÍA.

¿El fútbol le ha dado más alegrías o decepciones?

Yo siempre he tenido alegrías. Es verdad que hay momentos en los que lo pasas muy mal, como aquí en situaciones difíciles, tanto en temporadas buenas como en otras menos buenas, pero me quedo con lo bueno, lo malo hay que olvidarlo rápido.

¿Se está disparatando el fútbol con los precios de los traspasos que se están produciendo últimamente?

Yo pienso que es una locura. Futbolísticamente creo que no puede haber jugadores que valgan esas cantidades, pero detrás del fútbol hay muchos intereses creados, como el marketing. Lógicamente tener a Messi, a Cristiano o a Neymar repercute mucho en la economía y los clubes son capaces de tirar para delante con contratos de esas características o pagar un traspaso por esas cantidades, porque detrás tienen un sponsor o varios sponsor que les están apoyando. Clubes como Madrid, Barcelona, PSG, Bayern de Múnich, Manchester City, United… Todo el dinero que se están gastando no es porque tengan una gran masa social, que la tienen, pero tienen un marketing tan impresionante que les permite tener a jugadores de ese nivel en sus clubes.

¿Con qué fútbol se queda? ¿Con el de su época o con el actual?

No son muy diferentes, pero ha evolucionado bastante. Sobre todo en los campos, que no tienen nada que ver con los de ahora. El Bernabéu o el Camp Nou ya eran impresionantes antes, aunque ahora lo sean más, pero vas a campos de un Eibar, del Alavés, campos de clubes de inferior categoría en cuanto a status y son preciosos. Y el fútbol ha evolucionado. Hay mayor técnica que antes, cuando primaba más la fuerza. La técnica la marcaban los futbolistas extranjeros, que traían mayor calidad, lo que no quita que en España no hubiera calidad, pero el fútbol, en ese concepto, ha cambiado.

FOTO: MANU GARCÍA.

Su Málaga tampoco está pasando por sus mejores momentos. Se demuestra que no siempre la presencia de un jeque es sinónimo de éxito seguro.

Es difícil que el que venga de fuera a asumir el riesgo de lo que representa un club de fútbol no lo haga si no es con algo a cambio. Cuando viene un señor de Dubai, o de Emiratos, o de donde sea, lo normal es que pida algo a cambio, y cuando no se lo dan, deja de aportar. Yo creo que el Málaga le ha dado más al jeque que el jeque al Málaga. Sobre todo en el aspecto económico, que no sé si ha puesto mucho o poco, pero lo que está claro es que los traspasos que ha hecho el Málaga están ahí y ese dinero ha sido poco invertido. El club ha descendido a Segunda después de bastantes años en Primera y habiendo jugado en Champions y ahora debe andar con mucho cuidado, porque lo mismo que ha bajado a Segunda puede bajar a Segunda B, como ha pasado con el Mallorca o el Elche, clubes que han estado incluso a punto de desaparecer.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.