Sociedad

Una caravana llega a Jerez ‘sin fronteras’ para derribar la muralla ‘Sur’: “Menos policía y más acogida”

Cinco autobuses de la iniciativa 'Abriendo Fronteras' hicieron parada en la ciudad para reivindicar los derechos de las personas migrantes con un pasacalles y 'performances' frente al Ayuntamiento y la estatua de Primo de Rivera

Vienen de todas partes de España, pero también de Italia. Valencia, Castilla y León, Salamanca o Cataluña son algunos de los lugares de donde han partido algunos activistas, que acompañados de la Carovane Migranti italiana, y de migrantes de diferentes orígenes del mundo, han llegado a Jerez en el sexto día de su jornada por la Frontera Sur. Partieron de Granada, continuaron hasta Motril y luego llegaron a Tarifa para embarcar hacia Ceuta. Jerez, una de las ciudades que también se ubica en el itinerario, precederá a Sevilla y a Lepe, donde concluirán el próximo sábado su travesía. ¿Pero qué es la Caravana Abriendo Fronteras?

En junio de 2016 varias plataformas y colectivos de todo el Estado se unen para visibilizar y denunciar “la insostenible situación de las personas migrantes y refugiadas” como consecuencia de las políticas migratorias de la Unión Europea. Tras una primera acción reivindicativa, una caravana a Grecia en la que participaron acerca de 300 personas para denunciar el cierre de fronteras y los incumplimientos de la UE en cuanto a la reubicación de los migrantes y refugiados, en 2017 emprendieron un nuevo periplo reinvidicativo en Melilla, que continuó el año pasado en Italia.

Un momento de la concentración frente al Ayuntamiento. FOTO: MANU GARCÍA.

 

La iniciativa que tiene como objetivo “articular luchas presentes en diversas realidades mediante acciones comunes”, se inspira en experiencias internacionalistas anteriores basadas en la solidaridad. Así llega al suroeste de Europa, al ámbito del Estrecho, denominado Frontera Sur. Un lugar donde tuvo el mayor número de llegadas de migrantes durante el pasado año 2018, siendo la segunda ruta con más muertes en lo que va de 2019. Circunstancias que se suman a la explotación laboral de miles de inmigrantes, como las mujeres marroquíes en los campos de fresa y frutos rojos de Huelva. Una realidad ignorada por los gobiernos y las instituciones españolas que preocupa aún más con el auge de la extrema derecha en Andalucía y en España.

“Europa, canalla, abre la muralla”, dice una marea de activistas, que se concentra en la plaza del Arenal de Jerez y camina hacia las puertas del Ayuntamiento de la ciudad. Allí, concentrados en semicírculo, despliegan varias pancartas, en los que se puede observar la huella de los diferentes pasos de esta caravana pro derechos humanos por diferentes ciudades andaluzas. Al micrófono y delante del consistorio, Paco Cuevas, de la Red de Apoyo a Inmigrantes de Jerez Dimbali y de la CNT local, que lleva reivindicando la situación de vulnerabilidad de los migrantes en Jerez, especialmente desde la constitución de este colectivo, que el pasado 1 de julio cumplió un año de existencia.

Una mujer en la Caravana Abriendo Fronteras de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

“Desde el otoño de 2018 han llegado cientos de personas a nuestra ciudad, se han quedado por aquí sobre todo personas procedentes de África y cuando llegan la mayoría no tienen donde ir, ni casa, ni cama”, narra indignado, bajo la atención de los centenares de activistas concentrados en la calle Consistorio. “El albergue municipal, que está en la calle Cantarería, es un servicio público y gratuito, pero tiene pocas plazas. Si te pones a la cola a las nueve de la noche y dices que no tienes donde dormir, el celador te para, te dice que hay 47 plazas ocupadas y te echa a la calle“, denuncia.

Bajo gritos de “verguenza”, una pancarta en el suelo reza lo denunciado por el activista: “Una ciudad de 220.000 habitantes con un albergue de 47 plazas“. “Hemos metido a chicos y chicas en nuestras casas, hasta 30 personas en nuestros hogares de El Puerto y de Jerez, y cuando no había más capacidad han dormido en un colchón en la Alameda Vieja o en los mismos arcos de la plaza del Arenal”, explica indignado. “Esa realidad nuestra Alcaldesa y nuestro Ayuntamiento no lo quieren ver. Dicen que está bien, se niegan a ampliar las plazas. Nos hemos reunido con la concejala y nos ha dicho que vayamos a Cáritas, al Hogar de San Juan y nosotros no queremos caridad, queremos justicia“, concluye entre aplausos.

Una de las ‘performances’ realizadas frente a la estatua de Primo de Rivera. FOTO: MANU GARCÍA.

 

A su lado, Michel Bustillo, reconocido activista de la asociación Voluntarios por Otro Mundo, le coge el testigo y recibe entre consignas el apoyo de los presentes. “No pueden estar en la calle, tienen que tener una acogida digna… hay que instar al servicio de protección de menores de todas las comunidades autónomas que cumplan con su cometido, que acojan, formen y traten bien a todos los chicos, que no conviertan en este servicio en algo mercantilista”, reinvidica. Bustillo, que es conocido por su entrega y dedicación para conseguir un hogar a los migrantes desamparados por toda la provincia y Andalucía hace un llamamiento a las instituciones y a la ciudadanía.

“Quiero recordar lo vulnerable de estos chicos, menores en movimiento siendo carnaza de todo tipo de situaciones: prostitución, trata de personas y vulnerabilidad. No se les puede dejar solo, hay que acompañarlos, hay que identificarlos y hay que darles lo que necesita España: gente joven, con ganas de trabajar y comprometida con nuestro futuro”, explica emocionado. “Son nuestros jóvenes, la aportación más maravillosa que el mundo nos puede dar”.

“Ningún ser humano es ilegal”, dice otra de los carteles desplegados. A su lado, algunos chicos migrantes observan las palabras del activista. “El Gobierno de España ha llegado a un acuerdo con Marruecos para paralizar los pasaportes. Tenemos tres jóvenes en tratamiento psicológico por esa situación, esperando que el Consulado de Marruecos les de un pasaporte, algo tan sencillo como una identificación”, cuenta, entre la indignación de los presentes. “Los gobiernos andan con acuerdos ocultos. Dignidad, acogida y derechos que se cumplan, por favor”, reclama.

La marcha prosigue y bajo gritos de “todos los derechos para todas las personas” se instala a los pies de la estatua del dictador Miguel Primo de Rivera, en la plaza del Arenal. Allí Paco Cuevas vuelve a tomar el micrófono y explica la lucha de los memorialistas y pacifistas de la ciudad por la retirada de la escultura de Benlliure de este espacio público.

Algunas de las actividades paralelas desarrolladas por la Caravana Abriendo Fronteras en Jerez, desde un encuentro de experiencias a un partido de fútbol en el Pabellón Municipal.

“Llevamos una eterna lucha para que se retire la estatua pero no hay manera”, cuenta. “Fue un dictador, un claro ejemplo del prefascismo y del militarismo, teniendo una gran alianza con Mussolini. Este señor implantó el partido único, prohibió los sindicatos, partidos políticos y cualquier intento de organización colectiva”, dice sobre el general, entre abucheos de los presentes. “Tenía las manos manchadas de sangre. A unos kilómetros, en la otra orilla, mató a mucha gente en la Guerra de Marruecos o del Rif”, espeta, para presentar inmediatemente después a la mujer que a su lado le acompaña, una activista rifeña que lee un manifiesto de “desagravio” hacia Primo de Rivera.

Descendiente de víctimas de la masacre de El Rif, Miluda El Hankari, toma la palabra: “Uno de los mayores éxitos del dictador Primo de Rivera, para ciertos círculos que lo consideran el patriota, el salvapatrias, consistió en consolidar la presencia española en Marruecos… Lo que para el Norte fue un triunfo, para el Sur fue un calvario”, asegura. Acto seguido, dos payasos, protagonizan una performance donde varias personas simulan el derribo de la escultura al grito de “Primo de Rivera, a la papelera” o “Queremos tío vivo y no tío muerto”.

En frente, en el bajo de la sede de los sindicatos, donde tiene lugar la CNT, una mesa reparte los tickets de comida para la cena de los participantes en la caravana. Por delante, más performances, la participación del acto memorialista contra la represión franquista del 18 de julio en el Parque Scout y un partido de fútbol solidario con la presencia de Alma de África en el Pabellón de Deportes. Por delante, Sevilla y Lepe. Sólo en la Frontera Sur. Europa y el resto del Mediterráneo espera su lucha. Una marcha de concienciación que ellos mismos desean que concluya, porque sólo de ser así, habrá justicia.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *