lavozdelsur.es - Noticias Cadiz-Jerez Hoy
Opinión

Jerez, libre de adoctrinamiento militar de escolares

En el Ayuntamiento de Jerez se acuerdan cosas, muy solemnemente, que luego no se ponen en marcha o se olvidan o se pasan por alto o se descafeinan. Quizás es el caso de la participación municipal en el Día de la Paz: “Jerez celebra este jueves, día 21 de septiembre, a las 20:00 horas, en la Sala Paúl, el acto conmemorativo por el Día Internacional de la Paz. Esta cita forma parte del Compromiso por la Paz (Pledge to Peace) al que la ciudad se adhirió en Pleno municipal el pasado mes de noviembre, y en este año 2017 está dedicado a movilizar a la ciudadanía mundial para que muestre su apoyo a los refugiados y migrantes. El acto contará con la participación de la UCA, que se sumó en 2015 a este compromiso promovido por la Organización de las Naciones Unidas”. Digo esto porque mientras que en el Ayuntamiento se hacen estas necesarias apuestas por la Paz, en los centros educativos de Jerez se realizan actividades, protagonizadas por los militares, que tienen como objeto la justificación de las guerras y el aumento de los gastos militares.

Recordemos que el adoctrinamiento militar de los niños se da, básicamente, a través de las visitas escolares a las instalaciones militares (como la Base de Rota), a través de las demostraciones de las fuerzas armadas en los mismos centros educativos, la presencia de las FAS en actividades como las ferias juveniles y de ocio, la participación de escolares en diversos concursos organizados por el Ministerio de Defensa, la participación en juras de banderas simuladas…

Pienso que, a la vista de las nuevas directrices que la ministra de Defensa ha dado a los centros educativos, a través del Ministerio de Educación, para que se promueva “el amor a la bandera” en los centros de Primaria, ha llegado el momento de que aquella declaración institucional del “Compromiso por la Paz” del Ayuntamiento de Jerez en pleno municipal de noviembre de 2017 se haga realidad efectiva implementando medidas concretas que impidan que los centros educativos de Jerez sean empleados para que se adoctrine a los niños y jóvenes no ya con lo que la Constitución pueda decir acerca de la Paz y de la Guerra, sino con la visión concreta que de la paz y de la guerra tienen, sobre todo, el PSOE y el PP, partidos que han hecho de las “misiones en el exterior”, por poner un ejemplo, una prueba de la “participación de España en los procesos de paz internacionales”…

Si el ayuntamiento de Jerez suele adherirse, también, a la celebración de las jornadas por la Paz que se celebran en septiembre en el campus de la UCA, ¿no sería coherente preocuparse ahora de un asunto importante como el que estoy señalando, a saber, que no se adoctrine a los niños de primaria con fines de militarización del pensamiento y reclutamiento de jóvenes?. ¿O debemos pensar que aquella “proposición conjunta para que el Ayuntamiento de Jerez se sume a la Declaración de Bruselas (Pledge to peace) para la promoción del desarrollo y educación para la paz en el municipio de Jerez” (aprobada en pleno de 24 de noviembre de 2016) es papel mojado?.

Trabajar por la Paz haciendo bellas declaraciones que luego no se ponen en marcha es, sin duda, hacer un flaco favor a la Paz. Ahora ha llegado el momento de que aquella declaración institucional tome cuerpo y se materialice en algún tipo de medida concreta para que en Jerez no puedan darse casos de adoctrinamiento militar de los niños, como pretenden las nuevas y agresivas medidas de Cospedal.

Muchas personas apenas podemos dar crédito a la acartonada y nacionalrancia campaña del actual gobierno español. Porque intentando camuflarse en lo que, a la letra, dice la Constitución, ha puesto en pie una ola de adoctrinamiento puro y duro de los escolares para que adquieran desde pequeños lo que Dolores de Cospedal llamaría quizás “amor a la banderita”. Esta vuelta a las más viejas tradiciones militares, herencia directa de la reacción del Ejército excolonial ante la debacle de 1898, es un anacronismo peligroso que, aparte de ridículo, volverá a abonar la oscura mentalidad “Santiago y cierra España”.

“Muchas personas apenas podemos dar crédito a la acartonada y nacionalrancia campaña del actual gobierno español”

Desde un punto de vista educativo, estas directrices belicistas del gobierno son pura cizaña mental; y desde el punto de vista ético y político es casi un delito el hecho de inculcar a los niños y niñas de Primaria (¡¡de Primaria!!) no ya solamente lo que a la letra dice la Constitución en materia de guerra, sino, a las bravas, a la fuerza, sin tapujos, la política militar del Partido Popular. Pienso que este tipo de adoctrinamiento es un escándalo sin precedentes, una profundísima corrupción moral por parte de las altas instancias del gobierno español que intenta asegurarse apoyos futuros a ciertas políticas militares abiertamente belicistas.

No puedo salir de mi asombro pensando que en este mundo, que tanto necesita de la paz y de la solidaridad, puedan darse intervenciones educativas por parte de Defensa expresamente enfocadas a enardecer a la población, arengándola desde pequeñitos para poder justificar, por ejemplo, el indecente aumento de los gastos militares y las “misiones exteriores”. Esto sobrepasa todos los límites de lo aceptable…, el gobierno quiere que nuestros hijos canten “soy un novio de la muerte, que va a unirse en lazo fuerte con tal leal compañera…, me hice novio de la muerte, la estreché con lazo fuerte y su amor fue mi bandera¡¡¡”.

Qué locura. Esta Cospedal ha cogido la “LEY 27/2005, de 30 de noviembre, de fomento de la educación y la cultura de la paz” y la ha tirado directamente al cubo de la basura; una ley que, por supuesto, ni siquiera se cita en esa  increíble nueva guía didáctica para la guerra. Como tampoco se cita la legislación andaluza: el Decreto 19/2007, de 23 de enero, por el que se adoptan medidas para la promoción de la Cultura de Paz y la Mejora de la Convivencia en los Centros Educativos sostenidos con fondos públicos; ni, por supuesto, el Plan Andaluz de Educación para la Paz y Noviolencia.

Las palabras de la concejal del PP (que se adhirió también al mencionado compromiso por la paz) en el Ayuntamiento de Jerez, en 24 de noviembre de 2016, fueron: “El Ayuntamiento de Jerez debe ir en consonancia de todo lo que a nivel europeo se está intentando para trasladar no sólo el compromiso de la paz, sino la libertad y la democracia en el resto de países, que al fin y al cabo van a garantizar esa Paz”…, entendiendo la Paz como un mecanismo para enviar tropas de la OTAN a “pacificar” otros países. Sí, cuadra con las directrices pedagógicas dictadas ahora por la ministra de Defensa para las escuela de este país.

Etiquetas
Ver más

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close