Sociedad

“Hemos conseguido ilusionar a la gente con una UCA mejor, más participativa y feminista”

El catedrático Paco Piniella ha sido elegido rector de la Universidad de Cádiz con una candidatura alternativa y con un amplio apoyo estudiantil: "Tenemos la responsabilidad de aplicar nuestro programa en una complicada situación de recortes"

Sin duda alguna, Paco Piniella (Cádiz, 1961) no es un profesor universitario al uso. El mes de julio acaba de comenzar y el catedrático de Ciencias y Técnicas de la Navegación sigue en su despacho de la Facultad de Náuticas, en el Centro Andaluz Superior de Estudios Marinos (CASEM) del Campus de Puerto Real. “Aún estoy esperando mi nombramiento”, comenta a lavozdelsur.es mientras pasea por la segunda planta del centro. Allí continuará destinado hasta el próximo jueves 11 de julio, día en el que se ha anunciado su investidura como rector de la Universidad de Cádiz, en un acto en Sevilla que presentará el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, con los rectores electos del resto de universidades andaluzas.

El que fuera decano de la Facultad de Náuticas es una persona cercana y dinámica, un valor que no quiere perder y sobre el que ha insistido a sus compañeros del equipo UCA ilusiona, con quien venció los comicios del pasado mes de mayo. “Vamos a intentar ser, contra viento y marea, un equipo accesible”, explica en la entrevista con este medio. “A veces hay cosas que no cuestan dinero, como contestar a la gente, reunirse o responder un whatsapp“, dice con naturalidad.

Con una candidatura alternativa, ajena al oficialismo, y con un equipo formado por profesores universitarios distanciados de lo institucional y centrados en sus labores de docencia e investigación, Paco Piniella ha conquistado al personal de administración, de servicios y sobre todo a los estudiantes. En la segunda vuelta, entre el alumnado, ha cosechado 2.799 votos de los alumnos frente a los 1.688 de Casimiro Mantell. En ese último round el catedrático de Ciencias y Técnicas de la Navegación consiguió un total de 3.865 apoyos frente a los 2.697 del ingeniero químico, que en el voto ponderado se traduce en un 51,65% por el 48,35%. Todo un éxito que el califica de “responsabilidad”.

Paco Piniella, en su despacho del Campus de Puerto Real. FOTO: MANU GARCÍA.

Ha ganado las elecciones a Rector con un amplio  apoyo de los estudiantes en unos comicios con una alta participación de la comunidad universitaria. ¿Cómo valora la confianza depositada en su candidatura? ¿Qué cree que ha inclinado la balanza en el caso de los alumnos?

Lo valoro con responsabilidad y sobre todo con la intención de no defraudar a los que te han votado. Los estudiantes han visto en nuestra opción una candidatura diferente que no va de triunfalista, que no va de que todo es maravilloso y está bien hecho. La campaña ha sido muy larga,  pero nosotros, desde hace mucho tiempo, hemos estado reuniéndonos con los estudiantes y con todas las delegaciones en todos los centros. Eso nos sirvió para detectar sus preocupaciones y los problemas que tenían. Toda esa evaluación de la situación nos ha servido para la elaboración de un programa que ha sido el éxito. Están las personas y están los programas. Y ahora nos encontramos en la responsabilidad de aplicar esos programas en una complicada situación de recortes. Ese es el reto que nos queda por delante.

Probablemente el hecho de que sea un equipo no oficialista y apelar a que otra universidad es posible haya influido en el éxito.

Creo que sí, hemos transmitido ese concepto de campaña de ilusión. El lema no ha sido simplemente un lema sino que la gente se ha ilusionado por una universidad mejor, más participativa y feminista. De hecho, creo que hemos hecho mucho hincapié en los temas de igualdad. Llevamos en el organigrama de nuestra gobernanza una delegación de rector específica sobre políticas de igualdad e inclusión que hasta ahora dependía de la secretaría general. Nosotros la vamos a sacar y vamos a crear una delegación de la cual dependerá una unidad de igualdad y un secretariado de políticas de inclusión tanto de políticas de temas LGTBI como temas de discapacidad, y eso ha ilusionado mucho a sectores que antes no lo estaban.

Un discurso que normalmente no se escucha en el mundo académico e institucional universitario…

Claro, exactamente. Que el otro día se izara, por ejemplo, por primera vez la bandera arcoiris en el campus de Jerez es una señal de que precisamente algo está cambiando.

El nuevo rector de la UCA, durante el encuentro con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA.

Otro de los sectores que le han apoyado ha sido el personal administrativo y el de servicios. La interinidad y la precariedad son clave en ese aspecto. ¿Cómo va a responder a esa demanda desde sus limitadas competencias como rector de la UCA?

Nosotros queremos mejorar las condiciones laborales de ciertos sectores del profesorado, especialmente aquellos que tienen unas condiciones muy malas, como son los profesores sustitutos interinos, premiando de alguna manera a aquellos que hayan leído las tesis doctorales, facilitándoles el tránsito para poder acreditarse o acceder a la figura de profesor ayudante doctor. Queremos también presionar a la Junta de Andalucía para que este tipo de figuras de contratación barata tengan una cierta dignidad pero, evidentemente, son cuestiones que no solamente van a depender de nosotros sino que dependen del nuevo gobierno de la Junta de Andalucía.

Su candidatura recuerda un poco a aquella ola de indignación que a raíz de la crisis movilizó a la ciudadanía. Sin embargo, más allá de la ilusión parece que están los números y la realidad. ¿Cómo valora los Presupuestos Andaluces de la Junta?

Bueno, de momento estamos en fase de negociación. Hay mucho que negociar todavía. Están los gerentes de las diferentes universidades peleando porque haya un compromiso de mantener, al menos, los mismos anteproyectos con los que se ha estado jugando este año porque de lo contrario sería la incapacidad de la propia universidad de pagar las nóminas. Quiero ser optimista y creo que se llegará a un acuerdo con la Consejería para alcanzar el mismo nivel presupuestario en todas las universidades andaluzas.

Hay un reto pendiente sobre la autofinanciación y cómo pueden salir adelante las universidades andaluzas con los recursos que tienen…

Sí. Es otra cuestión importantísima. Hay que potenciar las transferencias a las universidades para poder captar fondos públicos, presentarnos a todas las convocatorias europeas y además creo que hemos tenido una agradable noticia que es que la Universidad de Cádiz va a ser coordinadora de uno de los consorcios de las universidades europeas. Es un proyecto que puso en marcha la filosofía del propio presidente francés Macron, en el sentido de potenciar la cohesión de Europa a través de las universidades y el intercambio de estudiantes, profesorado y personal de servicios. Es una noticia muy importante porque de ahí van a venir captación de fondos para políticas de movilidad y para poner a la Universidad de Cádiz junto a la otra universidad andaluza, la Universidad de Granada, en el top de las universidades europeas.

Paco Piniella cosechó un gran apoyo entre los estudiantes de la UCA. FOTO: MANU GARCÍA.

Otra de las buenas noticias para la UCA es su continuo ascenso en el ranking de  Shanghái con disciplinas como la Oceanografía. ¿Ve a la Universidad de Cádiz como un centro de referencia? ¿Qué cree que puede mejorar a nivel estrictamente académico y en proyección internacional?

En la Universidad de Cádiz hay una serie de áreas de conocimiento que son muy potentes. Has mencionado Oceanografía, podíamos hablar de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, algunas ingenierías… ahora mismo nuestro reto es que no quede sólo en determinadas áreas de conocimiento. Todas las áreas, y algunas que están en niveles más bajos, tienen que ir a la misma velocidad. Todos jugamos a la misma liga y no podemos ir a distintas velocidades.

Tenemos una provincia dividida y una universidad también dividida. Usted ha comentado en una entrevista pasada con lavozdelsur.es que es una “oportunidad” pero, sin duda alguna, también es un perjuicio.

En principio es una debilidad, obviamente. Es una debilidad que una universidad tenga cuatro campus por no hablar de que incluso en Puerto Real hay dos campus, dadas las distancias. Entonces, quizás lo que tenemos que hacer y en lo que han estado trabajando los rectores que me han precedido, es darle la vuelta. Ante esta imposición política, que también responde a la realidad provincial, hay que convertir esa debilidad en una fortaleza. Vamos a intentar potenciar el campus de Jerez con el tema agroalimentario, el del vino, el del flamenco o en Algeciras el polo industrial, el puerto Bahía de Algeciras, potenciando los campus sin que vayan en detrimento de otros, ya que eso no va ir en contra Puerto Real o Cádiz, sino todo lo contrario. Además, hay una parte de la provincia que no ve tan cerca la universidad, como es el caso del campus Bahía de Algeciras, con muchos alumnos que se van a Málaga, o el caso de la sierra de Cádiz…

Y de Jerez, en parte…

Y de Jerez también, que se van a Sevilla. Entonces, hay que potenciar esos campus que están un poco distantes de esos centros de decisión. Es algo importante. De hecho, nosotros una de las cosas que vamos a hacer, es llevar algunos órganos del Rectorado a Jerez. Es el caso de la Inspección General de Servicios, y es el caso de la Delegación de Políticas de Igualdad que probablemente también tendrá su base en Jerez. Luego, vamos a tener un Vicerrectorado en el Campus de Algeciras y una Delegación del Rector en el Campus de Jerez con objeto de tener una presencia y que no vea a la UCA en Jerez como algo alejado ni anexo sino que se vea, que sea una parte de la universidad y que haya órganos que estén en Jerez. Incluso la celebración de consejos de gobierno, que siempre se hacen en Cádiz y Puerto Real, que se hagan también en Algeciras y Jerez.

En el pleno de investidura de la Diputación de Cádiz vimos una clara referencia a la Universidad de Cádiz como pieza fundamental de un programa para la recuperación del talento así como uno de los motores de la provincia. Pero, ¿cree que la UCA está realmente en la vida cotidiana de los gaditanos? ¿Hacia dónde debe caminar la universidad?

Yo creo que está, otra cosa es que se pueda potenciar, y se puede potenciar bastante. Hay que abrir más la universidad a la sociedad, tiene que ser una élite académica, pero no económica. Por ejemplo, cada vez hay más personas mayores que están en predisposición de seguir por sus inquietudes culturales y en esa línea tenemos un proyecto que es convertir algo que en estos años ha sido un éxito, el Aula de Mayores, en lo que hemos llamado UCA Abierta. Es decir, abrir la universidad no sólo a los mayores sino a las personas que tienen por primera vez un contacto con la universidad, para dar clases e incluso para impartir cursos. Por ejemplo, profesores que están jubilados o de enseñanzas medias que quieren impartir. Nos gustaría que fuera en uno de esos edificios emblemáticos, la Escuela de Ingeniería abandonada que tenemos en la calle Chile de Cádiz pero, como todo lo anterior, depende de tener dinero para rehabilitar.

Paco Piniella ha insistido en su equipo de ‘UCA ilusiona’ en no perder la accesibilidad al resto de la comunidad universitaria. FOTO: MANU GARCÍA.

Sobre los casos de corrupción en la Universidad de Cádiz ha hablado de poner en marcha mecanismos para aumentar la transparencia. ¿Cuáles son las herramientas que va a utilizar para que no se vuelvan a repetir situaciones similares?

Nosotros entramos nuevos y lo que sí queremos es potenciar los sistemas de control. Hay personas que trabajan en las auditorías en la universidad que saben hacer su trabajo perfectamente pero que hay que dotarlos de más medios y sistemas de auditoría. En ese sentido, queremos lanzar la Inspección General de Servicios que como te decía va a estar con base en Jerez. Ahí no hay un inspector sólo, la idea es que haya una inspectora y dos inspectores para temas económicos y docentes, en colaboración con la vicegerencia e incluso tenemos en proyecto la posibilidad, como otras universidades, una oficina antifraude. Eso lo ha hecho la Universidad de Castilla La Mancha y dentro de nuestro modelo de transparencia, también vamos a impulsar una Dirección General de Transparencia con la idea de que haya más mecanismos de control sin que eso lleve consigo una paralización burocrática. A veces los profesores estamos muy cansados de toda la burocracia para comprar bolígrafos o cosas que no son accesibles.

Ya habló del afán de desanclar la UCA y lanzarse al mar, como materializa en esa fotografía de campaña con su compañera María del Mar. ¿Cómo comienza a navegar este barco del Catedrático de Náutica Paco Piniella? ¿Cuál es su primer destino?

(Ríe).  Vamos a empezar muy presionados por las fechas en las que vamos a tomar posesión. En el mes de agosto se cierra la universidad y hay que hacer un acto en Cádiz, otro en Sevilla, hay que nombrar a los vicerrectores y a los directos generales, y cuando no nos demos cuenta ya estamos de vacaciones. Entonces, la nave va a salir con cierto retraso del puerto, y vamos a tener que meter mucha máquina para cumplir con esos objetivos. Desgraciadamente, a veces, se le dedica más tiempo a lo urgente que lo importante. Hay que tener cuidado porque cuando llegue septiembre vamos a tener ya el curso, la vorágine, con todos los problemas que surgen y hay saber gestionarlo, porque el objetivo es desarrollar políticas a medio plazo. Es una tarea importante.

Un alumno que haya hecho la selectividad este año y vaya a entrar en un grado de la Universidad de Cádiz en septiembre, ¿va a percibir un cambio o sólo, aún, la ilusión?

Una de las diferencias del alumno que vaya a comenzar este año es que cuando termine el grado va a tener un sello de universidades europeas. Eso es un detalle importante porque estamos en un consorcio europeo y va a haber una acreditación europea. Lo que sí vamos a intentar es ser, contra viento y marea, un equipo accesible. A veces hay cosas que no cuestan dinero, como contestar a la gente y reunirse con la gente. Desde contestar un whatsapp a una llamada de teléfono, y yo le he transmitido a todo muy equipo que tienen que ser muy accesibles, que no nos vean al rector y a los vicerrectores como si estuviéramos en un pedestal sino que sean personas que vienen a ayudarles.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *