Roedores de cultura

‘El Amoooor’: una exposición para los amantes del arte contemporáneo

 El Alcázar acoge hasta el 3 de marzo una exposición colectiva sobre el amor, coordinada por el pintor Juan Ángel González de la Calle y con obras de artistas como Manuel del Valle, Fernando Toro y Serena Fortín

Los amantes del arte pueden visitar en el Alcázar de Jerez una exposición colectiva que gira alrededor del amor. Juan Ángel González de la Calle ha reunido a un grupo de creadores para que, desde su perspectiva artística y vital, nos hablen de ese sentimiento: Jesús Rosa, Serena Fortín, Pedro Moya, Humberto del Río, Ruth Morán, Lauro Montero, Manuel Pérez Tapia, Magdalena Murciano, Miguel Ángel Valencia, Juan José Fuentes, Pepe Barroso, Magdalena Bachiller, Fernando Toro, Lita Mora, Concha Ybarra, Manuel del Valle y Javier Velasco.

El pasado sábado en la inauguración, Juan Ángel González de la Calle, comisario y participante, nos explicó en qué consiste esta muestra: “Esta exposición, como tantas otras, se basa en el deseo de dinamizar la vida cultural en torno al arte contemporáneo, que es lo que nos interesa. Cualquier acontecimiento es bueno. Es bueno el día de los difuntos y es bueno el día del amor, cualquier cosa con tal de hacer una exposición y convocar a la gente y que el arte contemporáneo tenga presencia, porque aquí el protagonismo aplastante lo tienen las tradiciones culturales… Como no hay medios que financien una gran exposición, recurrimos a la voluntariedad de artistas cercanos, que se comprometen a lo de siempre, a traer obras, instalarlas, a la publicidad, a hacerlo todo… Y cada uno es libre de interpretar el tema que tratamos como le parezca. Nadie pasa un control ni un filtro. He convocado a los artistas y he depositado la confianza en ellos. Cada uno es responsable de su obra. El resultado me parece interesante, divertido. Esperemos que guste y que sirva para mover el debate sobre el arte contemporáneo.”

Participantes en la muestra. FOTO: MANU GARCÍA

Y efectivamente, la exposición nos permite contemplar muchas formas de expresión. El grafito, la cerámica, el óleo, el metal, la madera, la fotografía o el tejido sirven para concretar esa filosofía sobre el amor. Son muy importantes los títulos de las obras. Dirigen nuestra mirada y nos indican el camino para interpretar lo que tenemos delante:El amor es pura química, Antídoto contra el olvido, El cortejo del hipster enamoradoEl único hombre que ligó en Jerez, Amores perros, perros amores, Tortolitos… La riqueza plástica de la muestra está al servicio de la ironía más corrosiva. El amor hace referencia al desamor en una dialéctica que todo el mundo entiende a la perfección. Trabajar con un tema universal implica asegurarse la complicidad del espectador, aunque se corra el riesgo de dejar en segundo plano los detalles técnicos y estéticos.

Hemos pedido a tres artistas que nos expliquen sus aportaciones. Serena Fortín nos dice que su obra: “Se titula Amor eterno, pero con una corrección, cancelando la N y sustituyéndola por una E: Amor etéreo… Como se trata de un corazón herido, lo he realizado en venda de gasa como si estuviera envuelto en ella, pero en realidad está vacío. Las virutas de madera que lo recubren y que formaban parte de esa “etereicidad” se van desprendiendo del corazón y se caen el suelo. Solo una es roja, pegada todavía en la gasa, que representa una única y discreta gota de sangre, porque ni siquiera está permitido expresar mucho ese sufrimiento de amor. Hoy, como muchas cosas, tampoco el amor es eterno.”

Aspecto de la sala que acoge la exposición colectiva. FOTO: MANU GARCÍA

Manuel del Valle analiza su instalación: “De todas las posibilidades o vericuetos de esa palabra (amor religioso, a la naturaleza, sexual, etc.) preferí el amor romántico y sus posibles consecuencias. Un gran tubo de cartón a modo de escombrera, La escombrera del amor: el exterior está formado con decenas de fotografías de parejas olvidadas, y pegados sobre sus cuerpos y caras muchos guantes de látex. El concepto manido, manoseado del amor… Por dentro he colocado libros de familia, documentos de divorcio, escombros de viviendas y algunas máscaras en representación de las voces que han permitido ese sinsentido. Luego fui a la calle Juana de Dios Lacoste, de aquí de Jerez, que es una calle que no desentona  con mi escombrera y allí la coloqué saliendo de una pared en ruinas, a la luz de una farola y junto a un gran grafiti en forma de corazón y con la palabra tirano.”

Fernando Toro nos habla de sus cuatro obras: “Afrodita LGTB está inspirada en la Afrodita de Capua, convertida en símbolo del colectivo LGTB, debido a su belleza y tolerancia en el amor. La represento con luminosos colores y llorando. La Diosa se entristece al ver pasar los siglos y ver que con ellos el ser humano no aprende a tolerar las distintas formas que hay en el amor… El plato de cerámica DANGER LOVE está inspirado en las señales de tráfico, y nos advierte del peligro que corremos al enamorarnos… Con la escultura IGUALES intento representar la igualdad que debería haber en el ser humano, tanto de género como de raza. Es una maqueta que aspira a que un día sea un monumento de varios metros en algún lugar de cualquier ciudad… Y en EL BESO no se distingue género alguno. Es masculino-femenino, y también aspira a hacerse mayor, convirtiéndose en monumento…”.

La muestra permanece abierta de lunes a domingo, de 9:30 a 14:30

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *