Cultura

“La ausencia de internet no nos haría necesariamente mejores”

El autor jerezano Javier López Menacho presenta en El Guitarrón su primera novela, 'El profeta', una ucronía sobre el fin de la era de internet

El viernes pasado El Guitarrón de San Pedro acogió la presentación de la novela El Profeta, del escritor jerezano Javier López Menacho, editada por la editorial catalana La Equilibrista. El aforo casi se queda pequeño para asistir a la charla que el autor mantuvo con el presentador del evento, Alfonso Saborido, locutor habitual de Frontera Radio y articulista en lavozdelsur.es.

El libro responde a una singular premisa: ¿Qué sucedería si un día desapareciera internet? Una novela “angustiosa y que se lee de un tirón”, según el propio presentador, que “te hace reflexionar sobre nuestra sociedad actual”. En esta ficción construida “dos años después de un Gran Apagón”, la primera novela de López Menacho, escritor, social media manager y colaborador de lavozdelsur.es, fantasea con la posibilidad de un mundo en el que ya no existe la red y la forma en la que la sociedad se reorientaría.

Su protagonista es Isaías, un exyoutuber que se ve relegado al paro tras el quiebre de internet. A medio camino entre la distopía y un ensayo existencialista, la novela combina “reacciones evidentes que podrían darse en nuestro mundo con otras ideas más imaginativas”. El autor concluye que “la ausencia de internet no nos haría necesariamente mejores”.

La presentación de ‘El profeta’ llenó El Guitarrón. FOTO: MANU GARCÍA

El planteamiento distópico que ofrece la novela permite al lector reflexionar sobre la importancia de la conexión de datos a una red mundial y las libertades y condenas que ofrece como herramienta, tanto para el ciudadano de a pie como para las grandes élites. Refleja con tono crítico la pasividad de las masas frente a las manipulaciones externas y la incapacidad de ciertas generaciones para adaptarse a los cambios o para luchar por sus derechos fundamentales.

La conversación, durante la presentación, discurrió sobre la tecnodependencia, los instrumentos de control de masas, la desigualdad o la brecha digital que sufren algunas personas mayores. Todos ellos son ingredientes de esta ficción distópica que recuerda a algunas de las ficciones que se están llevando a cabo en las plataformas de cine digital, como Years and years o Black Mirror. “¿Para cuándo la peli?”, terminaron preguntando desde el público.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Muchos quieren quedar bien con todos: con el explotador, con el manipulador, con el corrupto, con el que odia al inmigrante, con el taurino, con el ateo, con el cazador, con el fanático de la patria y con todas las mentiras.
    Sí, quedar bien con muchos es objetivamente ganar votos, premios, influencias, besitos en el culo, columnas en la prensa, puertas abiertas por todos sitios, y un sin fin de evitar verdades.
    Pero ¿qué pasa con el que tiene un deber total con la ética-verdad y lo cumple totalmente por su condición de ser bueno?, ¿qué pasa con él? (ésa es la pregunta del siglo).
    Pues que todos, todos, sí, que todos vosotros lo vetáis y lo fusiláis de inmediato, teniendo él que resistir, aguantar, agonizar, enterrar lágrimas, sobreexistir, superar toda una serie de criminalidades y de torturas infinitas solo por lo que le hacéis vosotros o por vuestra cara.
    Exacto, eso nada más ha sido el resumen de la historia, que el que se guía por la verdad sin engaños y lucha por solo ella no cuenta jamás ni con agua entre tantos pillos y aprovechados que se mueven por todos los estamentos sociales, por todos los rincones de la sociedad o de Internet.
    ¡Pero hay esperanza!, ¡claro!, ¡algo me dice que ése «terrorismo monstruoso» terminará!, y ¡menos mal que terminará de una vez o al fin! José Repiso Moyano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *