Opinión

Falange por San Fernando

Días pasados saltaba la noticia a la palestra a través algunos medios digitales. Falange Española de las JONS tiene intención de presentarse a las próximas elecciones municipales. Hecho que no debería llamar la atención en democracia pero que debido al pasado de la formación en nuestra provincia, y también, cómo no, en dicho municipio, la noticia no deja de dar un poco de -y me permiten la licencia- “canguelo”. Vayamos atrás en el tiempo.

Que el fundador de dicha formación filofascista vio la luz en nuestra provincia, y más concretamente en Jerez de la Frontera, es un hecho bastante conocido. Y que desde 1934 comenzaron a aparecer pequeñas agrupaciones en determinados municipios de la misma lo confirman los documentos históricos: Cádiz en mayo de 1934; El Puerto de Santa María en febrero de 1935; La Línea en agosto de ese mismo año.

Diego Caro, hace algunos lustros, arrojó en su libro Elecciones y partidos políticos en la II República (Diputación de Cádiz, 1987), datos sobre las elecciones de febrero de 1936 donde la Falange Española de las JONS se presentó fuera del Frente Antirrevolucionario. Y aunque no sacaron votos suficientes para que José Antonio Primo de Rivera obtuviera escaño, nuestra provincia, donde su familia tenía mucha influencia, le aportó cerca de siete mil votos. Y aunque la mayoría provenían de Sanlúcar de Barrameda, unas doscientas papeletas fueron aportadas por San Fernando.

Cifras a un lado, lo que no debe nunca olvidar San Fernando es su Memoria. Y es más, lo que dichas siglas significaron poco meses después de aquellas elecciones. Desde primeros momentos de la sublevación militar del 18 de julio los camisas viejas se pusieron a disposición de los mandos golpistas. En muchas ocasiones los miembros de Falange fueron el brazo ejecutor de las ejecuciones sumarísimas -asesinatos- a pie de fosa. Sí, en alguna de ellas se lleva tiempo trabajando en el Cementerio de San Fernando. Donde, entre otros, sería asesinado el alcalde legítimo, y también doctor, Cayetano Roldán, no si antes -y según los recuerdos de José Casado-, pedir que aunque lo fueran a matar a él dejaran tranquilos a sus hijos, a lo que respondió uno de sus verdugos: “¡Pero si los hemos matado ya a los tres!”.

Una cuestión más que los isleños demócratas no deben pasar por alto, más cuando Falange Española de las JONS quiere presentarse, como decíamos, de nuevo a las elecciones. En febrero de 1937, en pleno apogeo de los fascismos en Europa, y coincidiendo con el primer aniversario de las últimas elecciones democráticas que se habían celebrado en España, se vivió el siguiente hecho en San Fernando: previo a un desfile de falangistas y requetés se organizó en la Alameda Moreno de Guerra un acto de repudio al sistema democrático. En el centro de la misma se colocaron unas urnas, con su mesa electoral incluida, las cuales fueron rociadas con gasolina para finalmente prenderles fuego. Tras lo cual se dieron los tradicionales gritos de “¡Viva España!”.

Así que cuidado con los buenos gestos y mejores intenciones de los que arrastraron a San Fernando a la etapa más oscura de su historia. Y que ésta no deje de alumbrarnos y nos siga mostrando lecciones.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close