Publicidad

A boca llena

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Una visita al restaurante 'La Reserva de Joaquín Márquez', en el barrio hispalense de Los Remedios.

El bocadillo perfecto, el de más sabor, se sirve desde tiempo inmemorial en El Volapié. A base de pringá, constituye la base del desayuno perfecto.

Una visita a La taberna del sapo, un 'gallego' en la portuense urbanización de Valdelagrana.

Una visita al gastrobar japonés 'Kampai Sushi', en la avenida Tío Pepe.

De noviembre para acá es un gusto coger el coche y tener al alcance de la mano cualquier ventorrillo, viña o mosto. Póngale el nombre que quiera, seguro que tiene su favorito. 

Una visita a 'Thousand Islands', en el centro comercial Bahía Mar.

Este establecimiento borda los estofados y sirve un pulpo con cachelos que poco tiene que envidiar a los mejores de Galicia.

Como espacio gastronómico no es un bar, un restaurante ni un mesón al uso. Es una experiencia. Ni mejor ni peor. Distinta.

Casa Chan reabre y vuelve a ser distinto a todo lo demás: la fondue china Huo Kuo y el tocino mechado de Cheng Du, algunas delicias asiáticas.

¿Vanguardia o vuelta a los orígenes en la cocina?

Una visita a 'Mi sueño', un modesto bar, pero con una carta más que interesante, en el entorno de Hipercor.

Me pedía el cuerpo un desayuno contundente y eso en Jerez tiene nombre propio desde hace décadas.

En verano, ir a Valdepepe y pedir el gazpacho semigranizado es poco menos que obligado. Ahora, en pleno invierno, acepté gustoso la sugerencia de la crema caliente de patata y trufas.

La Navidad sería menos Navidad sin esta ave presidiendo muchas mesas.

Santa Rita, el paraíso navideño de los mazapanes y los polvorones de canela.

En los últimos años, la gastronomía ha experimentado un salto cualitativo espectacular en “Jerez de las modas”. El 'Bar Juanito' sigue siendo una fuente de la que podemos seguir bebiendo, y comiendo. 

Los fines de semana o un puente largo como en el que nos encontramos, me gusta sentarme al sol en una terraza y romper el ayuno con una buena tostada (a ser posible mollete) y un café.

Lo mío con los callos con morro ha sido amor a primera vista.