Sociedad

Más de 200 personas piden en el pinar de Sancti Petri frenar las casas de lujo que borrarán un paraje único

Un paseo, una limpieza, un acto simbólico en cada árbol y una comida centran la acción reivindicativa en la mayor masa boscosa de este tipo que queda en el litoral de Chiclana

A pesar de las condiciones meteorológicas adversas, este pasado domingo más de 200 personas han tomado parte en las diversas actividades lúdico-reivindicativas organizadas por Toniza-Ecologistas en Acción Chiclana en Costa de Sancti Petri para protestar contra la construcción de 206 viviendas de lujo en el mayor pinar litoral, y uno de los pocos que aún quedan, de esta franja costera de Chiclana. Partiendo del Punto Mágico Templo de Hércules, los asistentes, guiados por miembros de la asociación, disfrutaron de un paseo naturalístico en el que se resaltó el valor del patrimonio natural, cultural y paisajístico del entorno.

Una vez que se rodeó el pinar en el que se pretende edificar y se apreció la situación en la que se encuentra, habiendo sufrido una importante degradación por la continua roturación del suelo para impedir el desarrollo de matorral. Llegados al punto de partida se celebró una asamblea en la que se compartieron los escasos datos que se tienen del proyecto. Además, se denunció el “secretismo” en la gestación de esta operación especulativa, la no convocatoria del Consejo Local de Urbanismo, ni del Consejo Local de Medio Ambiente, de los que se forma parte, la no proporción de la información solicitada relativa al proyecto, al cabo de más de 15 días desde que se pidió.

Tras la asamblea, se realizó una limpieza del pinar, con gran cantidad de basura, demostrándose el compromiso de los asistentes en la mejora de este espacio natural que parece tener los días contados. Como cierre, antes de la comida compartida, los concentrados, de manera simbólica, se fotografiaron junto a los pinos con un cartel con su nombre para realzar la vinculación con el pinar. Así, los manifestantes mostraron su rechazo a este modelo “obsoleto, insostenible y depredador” de recursos naturales que sólo sirve a los intereses de unos desconocidos inversores que, obviamente, “lo único que quieren es sacar la mayor tajada posible a costa de nuestro patrimonio natural”.

“Un modelo que sólo ofrece trabajos precarios, mal pagados y durante dos o tres meses al año”, han mantenido desde la organización conservacionista. Toniza-Ecologistas en Acción Chiclana, tal como indicaron sus representantes, entiende que los intereses generales de Chiclana están en abordar y solucionar el problema de la regularización de viviendas para que la mitad de la población deje de consumir aguas fuertemente contaminadas, con fosas sépticas que son una auténtica bomba de relojería, pésimos servicios, deplorables comunicaciones, etcétera. También en la urgencia de construir unas tres mil viviendas sociales para empezar a solucionar el gravísimo déficit de este tipo de vivienda en la localidad.

Participantes creando un vínculo entre los pinares que quieren ser arrasados.

“Es absurdo pensar que lo que necesita Chiclana es construir más chalés de lujo para especular, con unos servicios e infraestructuras de primera y para ser habitados, por término general, dos meses al año”, han insistido. Además, Toniza-Ecologistas en Acción Chiclana entiende que “la capacidad de carga del frente litoral ya ha sido rebasada. No se debe seguir edificando para meter más miles de personas en la playa cuando, debido a la subida del nivel del mar, cada año hay menos playa y más masificada. Así se está matando la gallina de los huevos de oro“. Como puso de manifiesto una de las participantes, “nuestros gobernantes parecen estar alejados de la realidad y más preocupados por salir reelegidos y seguir disfrutando de sus prebendas, entre ellas, unas condiciones salariales inmejorables, que por los verdaderos problemas que tienen los ciudadanos”.

Es más que probable que el PGOU (Plan General de Ordenación Urbanístico) acabe en los tribunales en cuestión de meses. Por eso, los políticos locales deben cambiar hacia una política urbanística que atienda el interés general y que dé soluciones a los problemas reales de la población. Hay que empezar, urgentemente, a redactar otro Plan General que ponga a salvo las pocas masas boscosas que quedan, que ofrezca soluciones concretas a los retos del Cambio Climático, que conserve y mejore el escaso patrimonio natural que aún queda para las generaciones venideras, y que esté al servicio del interés general y, especialmente, de los más necesitados.

Finalmente, Toniza-Ecologistas en Acción Chiclana muestra la “satisfacción y alegría por la numerosa asistencia al evento, así como del grado de compromiso que han adquirido muchos de los participantes en seguir colaborando, agradeciendo el apoyo por un cambio en la política urbanística de Chiclana que, realmente, mire por nuestro medio ambiente”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *