Cádiz

El legado desconocido de ‘Dubois’: más de 6.000 fotografías del Cádiz del siglo XX

Tres generaciones de fotógrafos retrataron las distintas épocas vividas en la ciudad, incluyéndose imágenes de política, sociedad, cultura o vida cotidiana. A día de hoy es una de las mayores colecciones que existen en la capital gaditana

A veces son posibles los viajes en el tiempo. Sólo hay que bucear en las imágenes, en esos mares de tonos grises que cuentan la historia. Y podemos trasladarnos fácilmente a las calles por las que pasearon nuestros antepasados, esas que cambiaron de nombre pero nunca de esencia. La inauguración del Balneario de la Victoria, el tranvía a San Fernando, las obras de ampliación del puerto, el derribo de la Murallita Real, la botadura de Elcano, obras y nuevas construcciones en la ciudad, años de República, un golpe de Estado,  Ramón de Carranza y la dictadura, las Torres de Cádiz y los restos de una explosión. A día de hoy todo eso cabe en unas cajas.   

La memoria siempre estuvo construida a base de imágenes. Y a partir de finales del siglo XIX, la historia también se empezó a construir de la misma forma. Fue en Francia donde nació la fotografía, el 19 de agosto de 1839, de la mano de Nicéphore Niépce y Louis Daguerre. Y fue de Francia de donde Eduardo Rodríguez Cabezas, fotógrafo natural de Sevilla, tomaría como suyo el nombre artístico de Dubois. Eduardo Rodríguez Dubois estudió dibujo y pintura en la Academia de Bellas Artes de Sevilla, pero con 20 años decidió orientar su carrera hacia la fotografía. Marchó a Madrid, donde trabajó en el estudio de Compañy. En 1909 regresa a la capital hispalense donde establece el suyo propio. Hasta que un día viene a Cádiz para hacer un reportaje que le encargan, descubre su luz y decide afincarse aquí en 1931. Monta un estudio fotográfico y continúa con su labor como reportero para un gran número de periódicos nacionales e internacionales. 

Retratos de Eduardo Rodríguez Dubois y de su hijo. FOTO:ESTEFANÍA ESCORIZA.

Eduardo Rodríguez, el nieto de Dubois, ha mantenido el legado de su abuelo después de que ya lo hiciera su padre. El estudio fotográfico, situado en la calle Montañés, estuvo funcionando hasta diciembre de 2011. Tres generaciones de fotógrafos que retrataron las distintas épocas vividas en la ciudad incluyéndose imágenes de política, sociedad, cultura o vida cotidiana. A día de hoy es una de las mayores colecciones fotográficas que existen en Cádiz. “Mi abuelo fue uno de los primeros precursores para la creación de un documento de identidad cuando aún no existía”. Inventó un aparato para hacer las fotos formato carné, y su intención era presentarlo en Madrid en los años de postguerra. “Sacó un retrato enorme de Franco y se lo hizo llegar, con la intención de que cuando fuera para presentar su proyecto de los documentos de identidad lo reconocieran como el que le había mandado la fotografía y lo atendieran”. Pero enfermó y no pudo asistir a la capital para defender su idea. 

Dubois tenía una mente innovadora y solía tener muy buenas ocurrencias. Una de ellas la vemos en la toma del Graf Zeppelin el 18 de diciembre de 1934, donde se puede apreciar la aeronave sobrevolando la ciudad con la catedral al fondo. Para conseguir la fotografía se colocó con su cámara en la parte más alta de la torre Tavira desde la madrugada. Esta fotografía, cuyo negativo conserva el último de los Dubois, “se publicó al día siguiente en Diario de Cádiz, dos días después en ABC de Madrid, una semana después en la revista ilustrada Mundo Gráfico, de tirada nacional, y unos meses más tarde en la guía-anuario para viajero de Cádiz”, según expone Rafael Garófano en un artículo sobre el suceso. 

El trabajo de digitalización es lento, debido al gran número de placas. FOTO: ESTEFANÍA ESCORIZA.

A finales del pasado año, gracias a la labor de digitalización por parte de Eduardo Rodríguez, se organizó una muestra en el ECCO donde se pudieron visualizar un total de quince reproducciones a gran formato de fotografías de la familia Dubois sobre el Carnaval antes de la prohibición de 1937. Concurso de disfraces, bailes de Carnaval, estudiantinas, coros como Los pamplisLas mariposasEspaña y sus escudos regionales o murgas como Los lañaores o Los repartidores de pan de antaño, entre otras. Pero aún queda mucho trabajo por hacer. “Calculo que puedo tener entre 6.000 y 8.000 placas”.  

“Yo quisiera vender la colección, porque creo que es un patrimonio cultural muy bueno”. Pero Eduardo avanza lentamente con la digitalización de todas esas placas, y aún no ha catalogado todo el material del que dispone. Podemos encontrar fotos de todo el proceso de Casas Viejas, de la detención de la espía Margarita Stein, la construcción de los Astilleros, calles destruidas durante la Guerra Civil, personajes ilustres gaditanos, agrupaciones de Carnaval, rehabilitación tras los daños de la explosión, soldados, y un largo etcétera.  

Por el momento no existe ninguna oferta sobre la mesa. En estos días La Biblioteca Nacional ha anunciado la incorporación de más de 11.000 fotografías a la colección digitalizada de la Guerra Civil, que cuenta ya con 44.000 imágenes.  Se trata del legado gráfico sobre uno de los hechos históricos más relevantes del pasado siglo XX en España y ya puede ser consultado en línea. Sin interrupción y a lo largo de estos años se ha abordado el proceso técnico de estas fotografías para que hoy puedan estar disponibles y accesibles en la Biblioteca Digital Hispánica. De hecho, algunas de las fotografías de Dubois ya pertenecen a esta biblioteca. Sería interesante que la colección al completo se visualizara y catalogara lo antes posible, antes de que nos expongamos a otra pérdida considerable del patrimonio y la historia.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.