Provincia

El aeropuerto de la Base de Rota suma 25 despidos de españoles desde la llegada de la empresa Louis Berger

El comité inicia los paros, que se prolongarán hasta septiembre, criticando que la compañía siga pisoteando" sus derechos

“Louis Berger se niega a negociar el convenio colectivo y a readmitir a los trabajadores despedidos”, aseguran los trabajadores del aeropuerto de la Base de Rota en un comunicado que remiten a los medios en el comienzo de los paros que tienen previsto realizar —el quinto en los últimos meses— hasta el próximo 16 de septiembre. Los empleados, además, se quejan de que el 21 de mayo, poco después de anunciar la huelga que han comenzado este miércoles, la firma Louis Berger Aircraft Services, Inc (LBAS) —concesionaria del aeródromo roteño desde mediados de 2016—, abrió un expediente disciplinario a un trabajador, “que probablemente termine en despido”. De los 45 que iba a ejecutar, y aunque prometiera rebajar la cifra a 15 con la condición de que el resto de la plantilla asumiera una rebaja salarial, ya son 25 los trabajadores que ha echado la empresa.

El último despido, realizado el 4 de junio, por causas “de naturaleza productiva y organizativa”, contrasta con la contratación de tres empleados “al tiempo de comunicarse la huelga”, censura el comité de empresa, que asegura que con este acto se vulnera el derecho a la huelga “al incumplirse lo dispuesto en el artículo 6 apartado 5 del Real Decreto-Ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre relaciones de trabajo”. “Louis Berger y la Marina de EEUU siguen pisoteando los derechos constitucionales de los trabajadores españoles del aeropuerto de la Base Naval de Rota”, censuran.

Los paros iniciados este 13 de junio, de cuatro horas en cada uno de los tres turnos de trabajo, surgen tras la negativa a negociar de la empresa, critican desde el comité, que también se queja de los “excesivos” servicios mínimos decretados por la delegación del Gobierno en Andalucía, que en la mayoría de departamentos roza el 90%. “Los consideramos más que abusivos y por lo tanto se recurrirán a través de un recurso contencioso administrativo”, señalan los trabajadores, que esperan “con satisfacción” el cese de Antonio Sanz, quien ocupa este cargo a la espera de que el nuevo Gobierno central liderado por Pedro Sánchez anuncie a su sustituto. “Ha sido una verdadera pesadilla a la hora de decretar los servicios mínimos para las huelgas en el aeropuerto de la Base Naval de Rota”, apuntan en el comunicado.

Los expedientes disciplinarios y la externalización de servicios se suman a la problemática de este colectivo, que ve cómo se están produciendo despidos de forma escalonada desde la llegada de Louis Berger. La lucha iniciada por enésima vez por los trabajadores pone como condición para interrumpir la huelga la negociación del convenio colectivo, la readmisión de los despedidos, la vuelta a su puesto del director del departamento ATOC y la anulación de las sanciones impuestas a empleados en anteriores paros.

Además, critican que cuando se están produciendo despidos de empleados españoles, por otra parte se están contratando a ciudadanos americanos, “que cobran cuatro veces más”, apuntan desde el comité. El convenio suscrito entre EEUU y España no puede anular derechos básicos consagrados en la Constitución española, ni la legislación laboral actual, apunta la plantilla. Las últimas contrataciones, realizadas a principios de junio, se denunciarán ante la Inspección Provincial de Trabajo, que ya levantó acta tildando de “falta muy grave” la actuación de la empresa en anteriores ocasiones.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.