Política

Un talón de cargo puede dar un giro al caso ‘Huertos de Ocio’, la penúltima curva judicial para Pacheco

La GMU sí cobró los 129.026 euros de diferencia entre el valor de sus suelos y la bodega que le vendió una promotora en 2003 para hacerse con los terrenos junto a San José Obrero. El exalcalde y su entonces gerente en Urbanismo fueron condenados por esta permuta en julio pasado y recurrirán al Supremo. El pago al Ayuntamiento llevaba 15 años sin figurar en el expediente

El exalcalde de Jerez Pedro Pacheco fue nuevamente condenado a finales de julio pasado. Esta vez, a un año y nueve meses de prisión —cumple tercer grado después de pasar 32 meses en prisión por dos enchufes— por el conocido como caso ‘Huertos de Ocio’, una operación urbanística realizada por la ya extinta Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) que él presidía cuando todavía era alcalde del municipio en 2003. Una superficie de unas tres hectáreas en el noreste de la ciudad que Urbanismo cedió a unas parcelistas y que adquirió la empresa Xera Promociones SA, empresa de uno de los hombres fuertes del boom en Jerez, José Antonio Monreal, para desarrollar unos suelos en la zona de San José Obrero.

La operación consistía en que la GMU permutaba esos terrenos, valorados en 610.027,28 euros, por los casi mil metros para oficinas de la bodega denominada Palomino y Vergara, situada en el centro (calle Nuestro Padre Jesús de la Flagelación) y con un valor de 481.000,81 euros. La diferencia entre ambas cantidades, 129.026 euros, era una ecuación favorable a las arcas municipales que debía abonarse en el momento de la rúbrica del convenio, como este mismo recogía. En cambio, en todo el proceso judicial, nunca apareció aquel talón de cargo a favor de la GMU. Hasta ahora.

Según indicó a Europa Press el abogado de Pacheco en julio pasado, la sección octava de la Audiencia Provincial condenaba a su cliente a esta nueva pena de prisión y también a tres años y seis meses de inhabilitación “por la permuta, siendo absuelto de falsedad y no considerando que hubiera delito en el expediente de recuperación de la parcela”. Tanto Pacheco como el otro condenado por este caso, el que fuera entonces gerente de la GMU, Luis Cruz, un hombre con 43 años de servicio en el Ayuntamiento de Jerez y ahora prejubilado, eran también condenados a indemnizar solidariamente con esos 129.026 euros favorables al Ayuntamiento como consecuencia de la operación inmobiliaria.

Pago por el exceso de adjudicación a favor de la GMU por la permuta de la finca Huerta de San Álvaro en el sector 30 por parcela en Palomino y Vergara.

Unos 4.000 folios de instrucción, tres magistrados hasta llegar al juicio oral, 28 imputados de los que tras quince años llegaron cuatro a juicio. Dos absueltos. Dos condenados. Y aquel cheque nunca apareció… hasta que hace solo unos días, después de un mes buscando y solicitándolo al Portal de Transparencia, esta prueba decisiva podría evitar la pena a ambos condenados, así como el abono de la indemnización millonaria. “No quiero pensar que hubo mala fe y que misteriosamente este cargo para el Ayuntamiento desapareció, pero hay que agradecer que ahora se hayan hecho todos los esfuerzos y puesto todos los medios posibles para que apareciera”, aseguran fuentes próximas al caso a lavozdelsur.es. En el caso ‘Huertos de Ocio’ llegaron a ser investigados el exalcalde, así como las dos ex alcaldesas que Jerez ha tenido en democracia, Pilar Sánchez y María José García-Pelayo, aunque también llegó a archivarse hasta en dos ocasiones —la última en mayo de 2010— antes de ser reabierto para dictar condena finalmente sobre Pedro Pacheco.

A dicho fallo se presentara próximamente recurso de casación ante el Tribunal Supremo, si bien, advierten las fuentes consultadas, no se podrá aportar en ese momento la factura. Cuando falle el Alto Tribunal será momento de solicitar una revisión extraordinaria de la sentencia y, de ese modo, poder aportar un elemento decisivo que daría un giro en el penúltimo caso al que se enfrenta el exalcalde. A Pacheco aún le resta sentarse en el banquillo por el caso ‘Rotonda’, que investiga la adjudicación de una serie de obras en las rotondas de la Ronda Este que se trocearon para presuntamente eludir la ley de contratación pública. Sin embargo, Fiscalía no ha acusado al exalcalde y la petición de la acusación particular solo solicita nuevas penas de inhabilitación.

“Transformar suelos en los que se sembraban patatas”

En la primera sesión del juicio, Pacheco defendió la “legalidad” de la operación, reiterando que el acuerdo para la permuta con una promotora para “transformar” los suelos en los que se “sembraban patatas” hasta convertirlos “en unifamiliares” a cambio de una bodega en la calle Medina se aprobó en el consejo de la GMU y en el Pleno “por mayoría”, así como que sólo hubo una “abstención” de IU por “táctica política”.

Asimismo, explicó que la operación en el sector se inició “a iniciativa de la promotora”, que el “objetivo” del Ayuntamiento con este acuerdo era “revitalizar” la zona oeste de la ciudad junto al antiguo ferrocarril y “dar un paso más” adquiriendo la bodega Palomino & Vergara para “darle contenido” y poner en marcha una “incubadora” de empresas.

En la misma línea, señaló que como en otras operaciones, el Ayuntamiento solía optar por “vender” o “permutar” las parcelas de las que era propietario en un sector, como así hicieron en una operación que calificó de “fácil” y que, en principio, “los inquilinos aceptaron” sin que hubiera “pegas”, hasta que “surgió la acusación particular”. En este sentido, Pacheco insistió en que la permuta con la que se transfería el 68 por ciento de la finca por un edificio más un complemento “neto en metálico” hasta completar el 100 por 100 “estaba perfectamente hecha, porque no había informe que dijera lo contrario”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.