Cultura

Antonio García Villarán, el pintor que se retira al campo gracias a YouTube

Sus vídeos son clases que llegan incluso a las universidades. "El arte se enseña de forma aburrida, y no lo es". Enseña y desenmascara el 'hamparte', las creaciones de los artistas que viven de los titulares.

¿La gente sabe muy poquito de arte, pero cuando se informa, parece que le interesa mucho?

Creo que el arte le gusta a todo el mundo, pero no se enseña bien sino de manera aburrida por gente a la que no le gusta… Ni en institutos ni en universidades.

Antonio García Villarán (Sevilla, 1976) es artista, creador, profesor… Pero, sobre todo, se le conoce como youtuber. Ahí es donde él enseña, de una forma que jamás se podría tildar de “aburrida”. Su canal habla de arte. Son clases. Píldoras sobre un autor. Lee, lo cuenta, da su opinión sobre obras, y explica por qué. Y qué es opinión y qué no, animando, abiertamente, al sentido crítico. Es, quizás, una forma de ser siempre profesor. Lo ha sido en la Universidad de Sevilla, y lo ha sido en academias de pintura. Pero ya no más, al menos por un tiempo. Ahora, gracias a YouTube, va marcharse al campo y, mientras hace vídeos, podrá centrarse mucho más en su carrera como pintor. A aislarse. La tecnología propicia caminos inescrutables. Los mecenas del ayer son hoy, podría decirse, los sucriptores. Casi ningún vídeo baja del medio millon de reproducciones. Los que más, superan los dos millones.

¿Esperaba la reacción de la gente a su canal?

Para nada, al principio estaba contento con llegar a 100 visitas. Porque 100 visitas son como 100 personas en una conferencia o en una clase escuchándote. Y eso es un éxito. Me llegan continuamente mensajes de profesores, de estudiantes, que ven mis vídeos en sus clases. Me alegro mucho.

¿Sabes más de arte alguien que no lo haya estudiado y tenga la cabeza en su sitio?

El que sabe más datos es el que lo ha estudiado, lo que pasa es que el que te cuenten tantas cosas de tantas artistas hace que tu capacidad crítica se vea mermada. Antes deseaba ver Miró, que era un gran artista, aún sin sentir nada. Te sugestionan y te dicen que es maravillosa, y te lo tienes que creer. A mí pocas veces me ha dicho alguien que que haya sentido algo. Es diferente una obra que te hace sentir algo por una vivencia personal previa, que a una persona le recuerda una performance en la que alguien salta charcos a cuando de pequeño saltaba charcos… Pues no es lo mismo que El Jardín de las Delicias, El Bosco, o las pinturas negras de Goya, sobre las que hay unanimidad. Esto es hamparte.

¿Y qué es el hamparte?

Pues tiene su manifiesto y todo. Es el arte de no tener talento. Y el darle valor a un tipo de obra de arte contemporáneo que no lo tiene. Va sobre todo de ciertas obras, que son arte, pero un tipo de arte sin valor económico, de ideas facilonas que las puede pensar cualquiera. Cualquier expresión con intención artística es arte, pero este no vale nada, y que por supuesto no debería ocupar sitio en los museos.

Funciona como aquel plátano de la pared, o que un Banksy se destruya justo al ser vendido, cuando se supone que el cuadro llevaba años sobre el mismo marco y no era probable que una tecnología incorporada funcionase a distancia.

Claro, estamos en la sociedad del espectáculo, porque interesa la noticia que genera impacto. La noticia del niño minipicasso, que es la última, de que ha vendido un cuadro por 10.000 euros. Todos pinchan, pero esa noticia no tiene interés. Rascas un poco y lo ves.

¿Y yo que suspendía plástica por qué no puedo poner puntitos en una pared y hacerme millonario?

Lo que te están es engañando, que suspendiste plástica, al decirte que  puedes hacer un cuadro con lunares, y venderlo por una millonada. Y es falso. El hamparte es un peligro, al hacer pensar que te vas a llenar de gloria con un cuadro de un solo color. Es mentira. No ocurre, pero como te lo venden así. Y esta gente, que son unos pillos, no son artistas, son empresarios. Jeff Koons gana dinero pero lo invierte en arte clásico.

No le haría un retrato a una persona que moralmente no lo merezca”

¿Se la llevan colando muchos años entonces a alcaldes y administraciones en general?

A los alcaldes se la cuelan con todo, y con el arte muchísimo más (ríe). Esa cancioncita de que no, usted no entiende una obra… No es que no se entienda. Se entiende fácil. Lo que no entiendo es que valga tanto dinero. Pasa también en museos y salas, lo que pasa es que no tienen sentido crítico.

¿A quién le haría un retrato?

Se lo haría y se lo estoy haciendo a mujeres artistas. No me enseñaron la importancia de las mujeres en el arte. Y sí me gustaría conocerlas, porque son retratos interpretados. Se lo haría, por qué no, a Frida Khalo, aunque la haya criticado mucho.

¿A quién no se lo haría?

A alguien que moralmente no se lo merezca. No lo haría. Pero también se puede hacer retratos críticos. Pero no para ensalzarlo, como ese cuadro a Napoleón en el que parecía mucho más alto.

Hoy en día, parece, se ha perdido la expresión crítica con el poder que llegaron a tener Velázquez o Goya.

De hecho, son retratos oxigenados, sin compromiso. Pienso que un retrato es una interpretación. Si son del rey, hazlo desde tu punto de vista. Es de risa.

Como el que ha hecho Antonio López, ¿no?

No quiere pelearse con nadie, quiere hacer lo que ha conseguido, ser muy conocido sin críticas. No recuerdo ninguna crítica a Antonio López, excepto la que yo hice.

¿Es fácil señalarse en el arte?

En el arte se ve claramente, están claramente señalados. Coges las exposiciones del año, en unas instituciones y en otras, y ves los mismos nombres; los goyas siempre para los mismos. Intentan comprarte y hay gente que se vende fácilmente. Porque no pueden tener una actitud crítica. Por eso me gusta tanto YouTube, no respondo ante nadie. Me censuran videos cuando los desmonetizan. Pero están ahí.

¿Por qué mucho del talento andaluz que tenemos se acaba marchando?

Porque los españoles en general tenemos algo que nos caracteriza, cuando algo funciona, queremos destruirlo. Es lo peor que tenemos. En vez de aplaudir a los buenos, existe mucha envidia. Y la mala gestión, si hubiera apoyo, no ya económico, para los artistas… Date cuenta de que han salido de aquí los más grandes, como Velázquez, Murillo, Picasso… La mayoría se tuvieron que marchar.

¿Cambiará la cosa en Andalucía?

Eso es predecir el futuro. Me gustaría pensar que sí. Soy muy optimista. Con los nuevos medios, se están consiguiendo cosas increíbles. Yo hace 15 o 20 años pensaba que me tendría que ir para triunfar. Hoy gracias a la red se me concoe igual y estoy a punto de irme a un campo junto a mi pareja, con mi un huerto, con mis gatos, para centrarme en pintar. No necesito. Si quieres hacer una obra seria, tienes que enfocarte. Tienes que olvidarte de lo mundano. Si se vive en el meollo, y participas, te pierdes. Vas a una fiesta, un aquí, café, y bajo.

¿Lo deja todo? ¿La Universidad? ¿Las clases?

Antes daba muchos cursos y lo estoy reduciendo. Todo gracias a YouTube. De hecho, hace unos meses he rechazado dos puestos en la Universidad No me interesan ahora, no digo en un futuro, porque creo que con YouTube se me ve mucho, estoy en todas las universidades. Pasa con todas las redes, con instagram, donde muchos incluso venden sus cuadros.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *