Sociedad

“Abogados Cristianos nos denuncian porque no nos pueden fusilar”

Willy Toledo, Borja de Jesús 'Drag Sethlas', Elena Dueñas y Elisa Mandillo, representantes del Coño Insumiso, denuncian la presión que reciben por parte de la asociación religiosa que les acusa por delito de odio o de ofensa de los sentimientos religiosos en las jornadas 'Libertad en el Punto de Mira', en Cádiz

“El Papa no nos deja comernos las almejas”, cantó la cofradía del Santísimo Coño Insumiso por las calles de Málaga en la tarde del 8 de marzo de 2013. Un acto feminista en un día tan señalado como el Día de la Mujer y no “un Jueves Santo frente a la capilla de la Macarena”, como indicó Elena Dueñas, una de las abogadas del famoso caso del Coño Insumiso que se celebró en Sevilla el 1 de mayo de 2014.

“Quieres mi perdón, agáchate y disfruta”, cantó Borja de Jesús ‘Drag Sethlas’ en la noche del 27 de febrero de 2017 vestido de Jesucristo. Palabras que repitió en directo en Espejo Público, Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación Española de Abogados Cristianos, acompañadas del significado que ella le dio a su actuación: “Estás incitando a una felación”. “Si usted cree que agachándose y disfrutando es la única forma de hacer una felación, pues chica, ese es tú problema. Yo cuando me agacho, disfruto, pero no solo para hacer una felación, si no para hacer otras cosas”, le respondió el ganador del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria de 2017.

“Me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de fe de la virginidad y la santidad de la Virgen María”, escribió el actor y activista político Willy Toledo en su muro de Facebook en apoyo a las compañeras del Coño Insumiso cuando Elisa Mandillo, vocera de la cofradía, feminista y profesora, fue acusada, junto a otras dos compañeras, de ofensa de los sentimientos religiosos en el momento en que se presentó a la lista de Málaga Ahora en 2014. “Y me cago en Dios y en to lo que se menea”, apostilló Toledo. Ambas frases, “absolutamente criminales”, le valieron para que el juez le acuse de delito de odio y de ofensa contra los sentimientos religiosos.

Cuatro personas de diferentes edades, sexos, procedencias y cada uno de su padre y de su madre, guardan algo en común: todos han sido denunciados por la Asociación Española de Abogados Cristianos. En las jornadas Libertad en el Punto de Mira, celebradas en Cádiz, la APDH (Asociación Pro Derechos Humanos) ha logrado reunir en una misma mesa a Willy Toledo, Borja de Jesús ‘Drag Sethlas’ y a dos representantes de la cofradía Santísimo Coño Insumiso, Elisa Mandillo y Elena Dueñas, para llevar a cabo la ponencia Libertad de expresión versus sentimientos religiosos.

“La libertad de expresión tiene sentido si se refiere precisamente a asuntos que resultan incómodos, impertinentes, antisistemas, que van a contracorriente, que provocan polémica o que son irreverentes”, indicó Rafael Lara, presidente de la APDH Cádiz, a modo introductorio. “Hasta hace cuatro días la blasfemia estaba considerada como un delito en España, pero existe el artículo 525 del código penal que tipifica la ofensa contra los sentimientos religiosos, que viene a ser lo mismo que la blasfemia. Ese artículo está creando un cajón de sastre donde los grupos carvernícolas como los Abogados Cristianos, amparados por jueces y fiscales no menos cavernícolas, están resucitando el nacional catolicismo, llegando a extremos, que si no fuera por lo grave que es, sería verdaderamente hasta ridículo”, expresó, minutos antes de presentar a cada uno de los invitados en la mesa.

“No me lo tomo muy en serio, me hace bastante gracia. Me parecen muy ridículos y ridículas”, confesó Elisa Mandillo sobre el juicio que tiene pendiente, después de que Abogados Cristianos recurrieran. “Eli, por sus circunstancias personales, puede permitirse reírse de ello. Pero si tu nacionalidad depende de no tener antecedentes penales…, ya la línea es más fina para ti. La presión, ejercida hacia cierto tipo de personas, sí ejerce resultado”, enlazó Elena Dueñas. Y es que como resaltó Willy Toledo: “Abogados Cristianos nos denuncian porque no nos pueden fusilar”.

“Lo que se está reprimiendo aquí es que hagamos con el coño lo que nos sale de nuestro coño. No lo que quieran los demás. A nosotras nos represalian porque sacamos el coño con alegría. Salimos a disfrutar, a reír, se nos ve alegre, a pesar de todo, y yo creo que eso es lo que molesta. Y que nos apropiemos de lo que, por supuesto, es nuestro, pero de lo que ellos han dispuesto a lo largo del tiempo cómo les ha dado la gana”, reivindicó Dueñas. “Nos intentaron imputar por dos delitos: ofensa a los sentimientos religiosos, y el de odio. Desde una institución que en su propia organización es discriminatoria, que incita al odio contra otros colectivos”, continuó.

Nos intentaron imputar por dos delitos: ofensa a los sentimientos religiosos, y el de odio. Desde una institución que en su propia organización es discriminatoria, que incita al odio contra otros colectivos

Toledo, que dice que “lo que me diferencia de un cura rojo es que él a la justicia social la llama cristianismo y yo, comunismo”, afirma que “los principios fundamentales del cristianismo es el perdón al pecado, pero esta gente (Abogados Cristianos) no son cristianos ni hostias consagradas, son simplemente una organización ultraderechista que, al servicio de la Iglesia católica apostólica pederasta y romana, están viendo cómo sus privilegios y su clientela está empezando a bajar de una manera absolutamente escandalosa y entonces, como todo buen reaccionario, necesitan judicializar y criminalizar a personas que estamos luchando de una manera activa”.

Si bien dos de ellos, Mandillo y De Jesús ganaron el juicio, la asociación religiosa siempre recurre, manteniéndolos a ambos entre abogados. Algo que Willy Toledo desestimó desde un primer momento, ya que se propuso hacer caso omiso y no compadecer a las tres citaciones que tuvo. Razón por la cual, como él mismo contó, cerca de ocho policías de paisano le detuvieron al salir de su casa el pasado 12 de septiembre de este año. “Me tuvieron secuestrado durante 12 horas, y no me permitieron llamar a mi abogado, dos cosas que son totalmente ilegales”, aseguró.

Un momento de la charla ‘Libertad de expresión versus sentimientos religiosos’, en una sala de la Casa de Iberoamérica. FOTO: ANA GARCÍA BARRONES.

Además de esas dos frases que el juez tiene contra Toledo, el fiscal pretendió incluir otras más, entre ellas, una que el activista político dijo en la Semana Santa de 2017: “Me parece estupendo que la gente crea lo que le salga de las orejas, pero me parece indignante que los católicos abarroten las calles de nuestras ciudades en la Semana Santa y no nos dejen ni transitar”. A lo que entonces propuso que “la Semana Santa de Sevilla se hiciera en el Circuito de velocidad de Jerez y que dieran allí todas las vueltas que quieran”. Finalmente, el actor terminó su ponencia con un discurso del dramaturgo Juan Mayorga con un mensaje claro: “Hoy menos que nunca, no vamos a guardar silencio”. “Impútenme un delito de odio porque os odio profundamente hasta el fin de mis días a todos los fundamentalistas católicos y a toda la ultraderecha de este país”, apostilló Willy Toledo.

Mientras un artista busca “romper esquemas” en una gala drag y tres feministas buscan la libertad sexual de las mujeres reivindicando el coño insumiso a modo de procesión, Abogados Cristianos pretende coartar la libertad de expresión oprimiendo la lucha creativa, la reivindicación desde la performance o desde las redes sociales. Eso sí, según recalcaron, a todos les ha salido mucho trabajo después de ser acusados por la asociación religiosa. “¿Por qué me has dado tanta importancia? Al final me has dado cosas buenas y todo”, reflexionó Mandillo.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Estos señores y señoras, en su mayoría profesionales mediocres y de escasa valía artística, como Willy Toledo, tienen que ampararse en la libertad de expresión para calumniar, injuriar, ofender y armar polémica. Una cosa es que se critique o razone desde posiciones filosóficas, científicas o con al menos un poco de criterio, y otra muy distinta la descalificación gratuita que propugnan. En España, decir que en la Iglesia Católica hay un problema estructural de credibilidad, o de transparencia, afirmar que una mujer se quede embarazada de una paloma es una soberana majadería porque biológicamente no es posible, es una posición respetuosa y hasta ciertamente enriquecedora. Lo demás es insulto gratuito y ganas de hacer daño a conciencia. En España hay casos más que sobrados como el de Rita Maestre, o el drag, de que hay más que suficientemente manga ancha. El problema de Toledo es que se cree que está por encima de la ley, y le va a salir cara tanta chulería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *