Roedores de cultura

Poesía desde el espacio exterior

David Eloy Rodríguez presenta en la Fundación Caballero Bonald su libro de poemas 'Crónicas de la galaxia': "La realidad es una ficción"

David Eloy Rodríguez nos habló en la Fundación Caballero Bonald de su último libro, una obra realmente inquietante y arriesgada. No sabemos de dónde proceden los cuatro informes poéticos que David nos transcribe. Las voces nos desasosiegan desde la lejanía, desde su soledad, desde lo que ven y han comprendido. El prólogo nos cuenta, quizás, lo que ha ocurrido, y el postfacio de Alberto Porlan habla de interpretaciones futuras. La ironía y la alegoría nos sitúan frente a lo que queda de humanidad. La vida en el espacio es muy extraña, solitaria, a veces aburrida y melancólica. Un libro que se desliza entre la realidad y la interpretación, la ficción y el deseo, entre el presente y el futuro…

Crónicas de la galaxia ha sido publicado por Ediciones el Transbordador. La editora, Pilar Márquez, nos explicó que El Transbordador se centra en ciencia ficción, fantasía y terror. Es un género que apasiona a los componentes de la editorial, por eso hacen todo lo posible por elaborar un catálogo de calidad. Y, como buenos amantes de la aventura, quieren explorar nuevos territorios, para ensanchar las fronteras del género. Empezaron con la narrativa, pero luego han ido ampliando horizontes. Y es ahí donde aparece el libro de David Eloy Rodríguez, una obra que pretende conectar poesía y ciencia ficción. En la editorial se han propuesto relacionar dos mundos literarios que suelen ser muy endogámicos. Así que había que agitar a los lectores de ambos géneros y lanzar a cada uno al área del otro. Crónicas de la galaxia es el número dos de esta colección de poesía.

El escritor Miguel Ángel García Argüez dialogó con David Eloy sobre el libro. “Su obra ha sido un constante y asombroso proceso de depuración de su voz”, subrayó Miguel Ángel. “Pero la depuración de la voz poética de David no es en él un proceso de decantación, donde se va eliminando lo accesorio, sino todo lo contrario. Da unos volantazos estilísticos espectaculares…”, añadió. Escalones que descienden hacia arriba, su anterior poemario, nos muestra ese grado de depuración poética. A pesar de todos los giros, de las diversas rutas, la voz de David siempre está ahí, bien reconocible, esa voz profunda, que hiere, como toda buena poesía. Miguel Ángel nos recordó que David ya se aproximó a estos temas de la ciencia ficción en el libro Poesía vista desde el espacio.

Un momento de la presentación en la Fundación Caballero Bonald. FOTO: MANU GARCÍA.

“Como lector, siempre me ha interesado la ciencia ficción, puesto que es un género literario que trata de demostrarnos que lo que llamamos realidad no es más que una versión posible de los hechos. La realidad es una construcción, o una mentira, incluso una ficción”, aclaró David Eloy. Reconoce que en Poesía vista desde el espacio ya hay acercamientos al imaginario de la ciencia ficción. En ese libro está la semilla, el hilo del que tira para escribir Crónicas de la galaxia. A David le gusta que en su poesía haya una “tensión narrativa”. Por eso en los poemas se cuenta una historia que evoluciona, para que los leamos con el mismo interés y con la misma intensidad que una novela: “que pasen cosas y que nos sorprendan…” Así vuelve a suceder en Crónicas de la galaxia, un libro de poesía que se puede leer como un relato.

En cuanto a los temas tratados, “se aborda lo humano desde muchos puntos de vista”, explicó Miguel Ángel. Estas voces líricas que proceden del espacio hablan del simulacro, la soledad, la comunicación, la otredad…, temas transversales a lo largo de toda su obra, escritos desde la ironía y la alegoría. “Y el amor”, añadió David Eloy. En muchos de los poemas, que son mensajes, aparece el rastro del deseo, del reencuentro, del recuerdo de lo vivido, de la pérdida, del alejamiento involuntario… Al autor le gusta que sus libros estén bien tramados, con un cierre que, en la poesía, suele ser enigmático.

El autor junto a sus presentadores. FOTO: MANU GARCÍA.

“Las voces que hablan en el poemario son señales que proceden del espacio exterior, testimonios de otros mundos”, nos dijo David Eloy. “Los poemas, los textos, nos llegan desde las distancias siderales. No sabemos si desde otros mundos, otras dimensiones, otros planetas… Algunas de las voces parecen humanas, otras poshumanas, de un mundo de máquinas. Cuento las peripecias por las que esos materiales han llegado a mí”. En el prólogo el autor habla de ese interés que siempre ha tenido el ser humano por saber si estamos solos en el universo, si hay vida inteligente en otras galaxias y qué nos transmitirían esos seres. El proyecto SETI desde hace décadas viene analizando las señales que puedan llegar a la Tierra desde el exterior. Hay señales recibidas que son enigmáticas, difíciles de descifrar, si es que son mensajes. Pero en el prólogo se habla de algunas señales que han sido traducidas, descifradas, mensajes que nos trasmiten la posición exacta de esas civilizaciones extraterrestres…

XIII

La nave continúa a pesar de los saltos temporales.

Aún falta, pero lo conseguiremos.

Algunas veces se cree haber llegado a la clave,

la última vez la semana pasada.

Demasiado tiempo lejos de la Tierra

no me importa tanto

como demasiado tiempo lejos de ti.

Estaré en casa antes de que te des cuenta.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.