Cartas y vídeos

No a las horas extras, sí a la creación de empleo

Encuestas, cifras y más cifras. Los números hablan. ¿Reflejan una verdad o la verdad? El barómetro del CIS habla y nos cuenta una vez tras otra cómo el desempleo es la mayor preocupación de los españoles. La corrupción, el problema catalán, la inseguridad ciudadana… pueden pelear por el segundo puesto, el primero es inamovible. La Seguridad Social o el INEM publican sus datos y se repiten. Crecimientos eventuales de empleo en cuanto a cantidad para volver a altos índices de paro. Los políticos locales, autonómicos y centrales repiten en sus programas y discursos lo importante de resolver este gran problema nacional. Uno a veces, en su realidad paralela, duda si realmente quieren resolver el problema o nada más es una actuación y de alguna manera, el desempleo les es rentable para mantener el sistema.

Y de entre todas las provincias, cifras y más cifras, los números hablan y dicen que la provincia de Cádiz ostenta el honor de encabezar la estadística de desempleo de toda España. Inamovible posición año tras año. Como si fuera un castigo maldito, como si tuviéramos echado un mal de ojo o yo que sé que, los gaditanos nacemos con el pecado original. Tanto como el clima o el relieve, a las personas, a los gaditanos nos marca el paro, nos marca la necesidad. Y cuando esa necesidad no es puntual sino que se mantiene en el tiempo, pasa de generación en generación y acaba formando parte de nuestro ADN. El paro limita y nos delimita la mentalidad del gaditano.

Y ante tantas cifras y más cifras, ni los medios, ni los políticos, ni los sindicatos, ni los organismos competentes, hacen por sumar cada una de las miles de horas extras que se realizan en las grandes factorías del metal de nuestra provincia (Navantia, Dragados…) que esclavizan o mandan al paro o a emigrar a miles de gaditanos. Horas extras prohibidas por convenio (por la ley), mientras miles de compañeros se buscan la vida fuera de nuestra tierra o forman parte de la infinita lista del paro o tienen que cambiar de sector, en los Astilleros públicos se realizan miles de horas extras, se elimina el turno de tarde para que se echen más horas y todo, todo el mundo mira para otro lado. Si a un gobernante local se le propusiera montar una fábrica que diera empleo a miles de trabajadores, sería la noticia del año en nuestra provincia. Esa fábrica se llama abolición de las horas extras o, lo que es lo mismo, cumplimiento del convenio.

La realidad del metal no la marcan las cifras contadas, sino las que nadie cuenta. Las invisibles para los que no quieren ver. Desde la Coordinadora del Metal, retamos a los medios y a nuestros gobernantes o a quien se atreva, a contar las miles de horas extras y que saquen conclusiones. Quizás ya no seríamos la capital del paro del país.

Artículo de opinión de la Coordinadora de Profesionales del Metal de la Bahía de Cádiz.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. El problema del paro no lo pueden solucionar los políticos ni los sindicatos, sino los empresarios con sus proyectos de inversión, creando puestos de trabajo. Para ello, entre otras muchas cosas requeridas, se ha de crear un entorno normativo y cultural propicio a la inversión; esta es la labor de los políticos. Y ese entorno favorable a la actividad empresarial es justamente todo lo opuesto a lo que destila el artículo que aquí se comenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *