Opinión

¡Maldito seas, Pablo Casado!

La principal característica del fascismo es la deshumanización del grupo social al que consideran inferior, que ahora y siempre han sido las mujeres pobres

Tengo 37 años recién cumplidos. Nací en 1982, en marzo, unos meses antes de que ganara Felipe González las elecciones con las que se cerró la Transición. Nací en un país que se abría a Europa y a la modernidad. Fui el primer hijo de mi madre -que tuvo a seis criaturas- en nacer en el hospital. Antes, las mujeres parían en casa con la ayuda de una comadrona. Nací en el hospital porque mi madre rechazó la oferta de una matrona que le ofreció parir en casa para que me entregara “tapado en una toalla” para una familia de posibles. 

No sabemos qué familia era, pero mi madre tiene marcado a fuego el ofrecimiento que le hizo aquella matrona que se dedicaba a asistir partos por las casas y que tenía relaciones con las familias pudientes de mi pueblo. Tengo grabado como si fuera una letanía cómo mi madre me relataba aquel hecho. Y la cara que ponía de impotencia, de pena y de rabia. “¿Cómo voy a entregar yo a mi niño. Si yo no lo pudiera mantener, se lo daría a mis primas, pero cómo voy a entregar yo a mi niño?”, le decía a la matrona.

Antes de 1982, en otros hospitales eran menos delicados y directamente robaban los hijos de las mujeres pobres que acudían a las clínicas a parir. En 1961 le robaron su primer hijo a Manolita, una mujer octogenaria que se ha hecho las pruebas de ADN y que ha denunciado sin éxito el robo de su bebé en el Hospital García Morato de Sevilla, actual Hospital Virgen del Rocío. 

A Manolita no le dio tiempo ni besar a su niño, que nada más salir de sus entrañas se lo llevaron a una sala para al rato regresar al paritorio una enfermera y espetarle, todavía con los dolores del parto a cielo abierto, que su criatura había muerto. “¿Cómo va a ser eso, si mi niño ha nacido llorando y estaba rojito y precioso?”, le comentó Manolita a la enfermera, sin que ésta dijera nada más. 

El niño fue enterrado y la funeraria le dijo al marido de Manolita que no abriera la caja porque se quedaría toda la vida con un recuerdo negativo e imborrable en la memoria. Los supuestos restos del bebé fueron introducidos en un nicho, de donde fueron sacados al cabo de los años y echados a un osario. Nada se sabe ya de los restos de aquel bebé.

El único pecado de Manolita era ser pobre, analfabeta, víctima de la dictadura franquista, de la España que perdió la guerra y que fue condenada a torturas, humillaciones y paseos de castigo por las calles del pueblo. Manolita tuvo hasta que huir de su pueblo para evitar el señalamiento de ser hija de los perdedores de la guerra civil. Por quitarle, a Manolita le incautaron hasta la casa familiar de donde se llevaron a su abuelo para fusilarlo en las tapias del cementerio. 

Manolita o mi madre entonces eran para la derecha cerril, inhumana y falta de escrúpulos, que odia a las mujeres pobres por encima de todas las cosas, lo que hoy son las mujeres migrantes. La nada, escoria, basura, úteros andantes, mano de obra barata, putas, animales de carga… Mi madre y todas las Manolitas de la época, analfabetas, con las manos ajadas de trabajar y las cervicales doloridas de tanto agachar la cabeza al paso de los señoritos a los que les limpiaban los suelos de rodilla, recibían peor trato que los perros de caza con los que se iba de montería aquella España odiosa de chulos a caballo a la que Pablo Casado nos quiere devolver.

La característica principal del fascismo es la deshumanización del grupo social que se considera inferior. El PP, con su propuesta de darle papeles a las mujeres migrantes que den a sus hijos en adopción, ha cruzado todas las líneas y ha abrazado sin complejos el fascismo. No es que a Pablo Casado se le haya ocurrido por generación espontánea esta propuesta inhumana y llena de crueldad, es que forma parte de su herencia ideológica.

La propuesta responde a la línea sucesoria de esta derecha extrema que procesiona bajo palio pero a la que le queda muy lejos el cristianismo. Pablo Casado no es más que el hijo y el nieto político de aquella España inmunda que robaba bebés o que le preguntó a mi madre si quería dar a su hijo. “Yo te lo tapo en una toalla en cuanto nazca y tú ni lo ves, Lola”, le dijo aquella matrona sádica a mi madre, quien me rememoraba el pasaje con la mirada perdida e indefensa.

Deberíamos dejar ya de usar eufemismos para referirnos a este PP que ha convertido en moderado a Manuel Fraga y Mariano Rajoy. No son cristianos, ni católicos, ni ultras, ni extremistas. Pablo Casado es, con todas las letras, un fascista, porque la principal característica del fascismo es la deshumanización del grupo social al que consideran inferior, que ahora y siempre han sido las mujeres pobres. ¡Maldito seas, Pablo Casado!

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. ¿Olvidó usted las enseñanzas universitarias sobre ética periodística o quizá aprobó esa materia copiando? Lo cierto es que sus artículos adolecen sistemáticamente, no ya de falta de la necesaria objetividad y distanciamiento exigible al opinante profesional, sino de algo mucho peor: de desinformar interesadamente al lector y de azuzar odios personales para tratar de manipularle. ¿No le da vergüenza?
    La propuesta de Casado podrá gustar o no, podrá parecer necesaria o no, podrá ser apoyada o combatida (para ambas cosas hay argumentos), pero despacharla por la vía expeditiva de tildarla de fascista no solo es una falsedad evidente, sino un síntoma claro de pereza mental. Casado la plantea dentro de un proyecto de ley de apoyo a la maternidad, que dice que presentaría si llegara a gobernar. Un proyecto de ley que el PP encuadra dentro de una estrategia para revertir la dramática caída de la natalidad en España, una de las más bajas del mundo, donde ya fallecen cada año más personas que las que nacen; lo cual sitúa ya, hoy mismo, a España en un verdadero invierno demográfico que, unido a que también tenemos una de las esperanzas de vida más altas del mundo (fruto del sistema capitalista que usted tanto detesta), pone en muy grave riesgo no ya la financiación de las pensiones y de los servicios públicos, sino la misma supervivencia de la Nación española. Ante este reto enorme que tenemos como sociedad, y del que los políticos no hablan lo suficiente, el sedicente fin de ese proyecto de ley anunciado es favorecer que las mujeres inmigrantes no aborten, pues la causa real más frecuente de aborto es la económica; el aborto se está usando erróneamente como método anticonceptivo. Obviamente, la propuesta es muy discutible. Por una parte, las adopciones son casi siempre por razones económicas; vemos cotidianamente la peregrinación de parejas y de personas solas (de todas las ideologías políticas) a países extranjeros (China, Ucrania…) para adoptar niños abandonados en orfanatos por causas económicas, asesorados casi siempre por agencias especializadas que tienen en ello un lucrativo negocio y pagando, bastantes veces, sobornos, pero de ello nadie se queja ni se les tilda de fascistas; en este sentido, la propuesta de Casado tampoco es tan novedosa. Por otra parte, que una madre inmigrante ilegal tenga que dar a su hijo en adopción es siempre una tragedia personal, sería mejor que en España hubiera trabajo para todos, que el Estado tuviera superávit, que no estuviéramos endeudados para varias generaciones, que todos los inmigrantes se integraran y asumieran los valores de una sociedad democrática y que, así, pudiéramos acoger sin problemas a esa madre inmigrante ilegal, a sus hijos, a sus parientes y a todos los miles de inmigrantes ilegales que vendrían con el efecto llamada. Como estamos en una democracia, cada ciudadano, con su voto, podrá decidir que alternativa política prefiere y elige, y podrá criticar duramente las opciones opuestas; pero sobran sus insultos y su descalificación personal de Casado, su demonización (con maldición incluida) que usted atribuye al fascismo, omitiendo las perfectas demonizaciones que hace el comunismo (y el chavismo), cosa nada democrática.
    Por su edad, que reconoce, usted no vivó la Transición ni el franquismo ni, mucho menos, participó en modo alguno en la verdadera oposición al régimen franquista. Se le nota mucho; es de los antifranquistas que han surgido como setas décadas después de la muerte de Franco; como dice el sabio refranero: “A moro muerto, gran lanzada”. Sin embargo, quienes sí vivimos el tardofranquismo, recordamos que si ese régimen duró 40 años fue porque tenía el apoyo o, al menos, la no oposición de la inmensa mayoría de la población. La única oposición real, y muy minoritaria y precaria, que había al franquismo era la del PCE, cuyos militantes sí se jugaban el tipo de verdad, y, luego, bastante por detrás, estábamos los integrantes del movimiento estudiantil universitario; el P$O€ no existía a esos efectos, fue reconstruido en Suresnes, en una maniobra de la CIA con el SPD alemán para impedir que el PCE capitalizara el ya inminente cambio democrático (estábamos en los años álgidos de la guerra fría, que usted tampoco vivió). Y la democracia vino a España gracias a que había una gran clase media, éramos la décima potencia industrial del mundo, fue apoyada por USA y Alemania (con inteligencia y con mucho dinero), los españoles no estaban dispuestos a apoyar ninguna ruptura que arriesgara su bienestar ni a permitir que se volviera a producir un enfrentamiento civil, y tanto la derecha en el poder como la izquierda opositora tuvieron la altura de miras para, todos ellos, hacer cesiones muy importantes, hacer borrón y cuenta nueva con el pasado (Ley de Amnistía) y pactar una Constitución democrática que, por primera vez en la Historia de España, no estaba redactada contra nadie; ¿es usted capaz de entender esto? En ese momento histórico, uno de los más nobles que ha tenido España, los políticos protagonistas decidieron llevar la confrontación al ámbito estrictamente dialéctico, parlamentario, electoral, instaurar un consenso muy fructífero para las políticas de Estado y abstenerse de demonizar a nadie, excepto a los criminales terroristas. Y España vivió unos años dorados. El primero que rompió ese pacto no escrito fue ZP (el peor presidente de nuestra Historia democrática) con su guerracivilista Ley de Memoria Histórica, como táctica electoral totalitaria para dictar, reescribir, la Historia, para pretender presentar al PP como heredero del franquismo, apartándolo para siempre del poder, y para presentar al P$O€ como heredero de la II República, que no era democrática, y del totalitario Frente Popular, para volver a azuzar el odio entre españoles y rentabilizarlo políticamente. Por lo que se ve, usted, que aquello le pilló aún inmaduro, con veintipocos años, fue abducido por ese sectarismo.
    Los robos de niños en hospitales fueron delitos cometidos en bastantes países (no solo en España ni principalmente en España) en ciertas épocas pasadas; juzgar el pasado con premisas del presente y extrapolar las espurias conclusiones de nuevo al presente es una anacronía demagógica y manipuladora impropia del periodismo serio. Tan impropia como tildar al PP de fascista (palabra que, de tanto sobarla y adulterarla, ha quedado reducida a un mero insulto rutinario carente de significado real), que hoy es, a efectos prácticos, un partido socialdemócrata, conforme a sus políticas reales de gobierno (que es como hay que clasificar a los partidos, no por su propaganda o por la de sus adversarios), ya ni siquiera es liberal (nunca lo fue), tampoco conservador. El PP no solo no cuestiona ninguno de los paradigmas de la socialdemocracia, sino que los aplica con fruición; por eso ha gobernado con mayoría absoluta.

    1. Menos mal que pone claramente ‘artículo de opinión’, si no, podría pasar que alguien le espetara al autor no ser un periodista objetivo…

      Pero ¿qué más esperar de alguien que niega que el PP, y particularmente Pablo Casado, sea fascista?

    2. Independientemente del cristal que cada uno usa para entender e interpretar el mundo físico de manera subjetiva, diré que la vida es algo increíblemente bello para aquel que sabe observarla y valorarla. Un camino que al parecer pocos llegan a recorrer realmente. Digo pocos como dato objetivo desde la mas completa humildad. Partiendo de la importancia que supone el conocimiento para poder entender mejor todo lo que pasa a nuestro alrededor, como en nuestro interior, ese gran desconocido que no para de hablarnos y no le hacemos el caso que mereciera. Me siento como si fuera algo privilegiado por las pocas personas con las que he observado esta clase de actividades o inquietudes, me hace reflexionar y preguntarme ¿cual será la clave para llegar valorar algo tan importante para la vida de las personas?. ¿Será cuestión de suerte? ¿Que clase de suerte es esa en la que a uno la vida le lleva a estos terrenos de manera casi natural?

      La consciencia. Un concepto que desde hace no mucho tiempo atrás, lo relaciono con algo de gran valor para entender nuestra existencia, con aquella pregunta retorica que le dediqué -“¿Que sentido tendría el todo, sin una conciencia que lo supiera?” –

      Disponer de ella me ha permitido aprender conceptos de gran valor, como también haber podido aprender herramientas que me han servido para indagar en mi ser. Así emprender una especie de camino de carácter personal, que le llamo despertar. Otros le llamaran de otras formas supongo.

      Ese gran desconocido, esa parte de nosotros que muchos ignoran como es nuestro yo mas real, secuestrado y oprimido por nuestros “egos” (Personalidades que nos creamos de manera inconsciente para lidiar e integrarnos en grupos de forma natural). Esta curiosa forma de relacionarnos en la sociedad, nos permite sobrevivir simplemente intentando encajar, ¿Nunca habéis sentido esa sensación de no encajar? Muchas veces nuestro cuerpo se comunica con nuestra consciencia mediante sensaciones y la mayoría de casos no es escuchado como debiera por mero desconocimiento, sin ser conscientes siquiera que albergamos un complejo sistema vivo dentro nuestra.

      Es relativamente sencillo deducir las razones de esta realidad, cuando uno entiende los fundamentos que rigen la propia vida, como también conocer el desarrollo de las sociedades y la mente psicología que las construye. Se podría entender mejor con un ejemplo. Observando el comportamiento de un animal, pongo un caso típico de perro criado en un pisito, donde solo se le saca una horita al día o menos, donde no pueden quemar toda la energía que necesitan quemar, como la gente que los humaniza poniéndoles ropitas, acostumbrándolos a estar en los brazos de cuidador. Este animal está desnaturalizando, y eso se puede reflejar en desequilibrios mentales, que pueden externalizarse de distintas formas, en forma de ansiedad, en forma de agresividad, tristeza, miedos absurdos, etc… Elementos que desvirtúan su naturaleza y por tanto sus estados y comportamientos. Nosotros, como seres vivos, también somos susceptibles a tales desequilibrios por el mismo principio natural fundamental como es la desnaturalización de nuestras sociedades, ahora maquinas de consumismo inconsciente e insostenible. Solo unas pocas sociedades en el mundo han entendido esto o no han sido contaminadas e influenciadas por nuestras sociedades, desequilibradas psicológicamente..

      ¿Porque se avanza extremadamente rápido en la tecnología y no en la potenciación humana? Por la naturaleza del propio sistema neo-capitalista, el cual ha ido degenerándose con los años, volviéndose cada vez menos humanista y al mismo tiempo mas consumista. En 2015 agotamos los recursos que en teoría tendríamos que haber consumido en 2019, la rapidez con la que se está agotando todo es apabullante, ademas de triste e irresponsable.

      La vida nos ha diseñado para formar sociedades, como a las hormigas. Nos necesitamos al igual que en esencia formamos parte de la misma materia del que está compuesto el universo.

      La educación, una de las claves de una sociedad sana y prospera. Nuestra obsoleta educación, nacida y diseñada en la segunda revolución industrial hasta el día de hoy y diseñada acorde a ese nuevo contexto, modelo y época, en la gran mayoría de países del globo, no hay lugar para enseñanzas relacionadas con la concienciación, potenciación y autogestión interna del individuo acorde a sus inteligencias de las 12 existentes hasta ahora. Un sector clave para el cambio de paradigma social, es la educación basada en buscar y sacar aquello que cada persona es sobresaliente con la finalidad de potenciarlo, y así elevar nuestra sociedad a algo honesto y con mentalidad fraternal que nos permita alcanzar altos niveles de felicidad, ademas de sentirnos sanos mentalmente.

      En algunos países, como el Finlandés, han avanzado en este sector notablemente, tal cosa puede propiciar un cambio en el paradigma educativo actual a nivel global, por algo mas acorde a las necesidades de cada persona, incluyendo alto contenido humanista y que se base en la potenciación del ser humano y así medrar. Aunque para alcanzar esa utopía hace falta primero, cambiar el núcleo de todos los problemas irresolubles de este modelo de sociedad insostenible. Un modelo donde impera el individualismo, la desigualdad social y económica, creado contextos elitistas y por consiguiente, clases sociales que condicionan al individuo y su familia. Muchos compartirán la afirmación que dice así “la sociedad es un reflejo de lo que somos”, como también muchos compartirán que es “causa efecto”, o dicho de otro modo, existe un porque, que otorga explicación a esto, como a cualquier cosa existente.

      Actualmente puedo afirmar la existencia de uno de los problemas fundamentales del ser humano y por tanto de las sociedades, el cual se hace invisible por pura inconsciencia y es que vivimos en sociedades donde la gente es victima de lo que le rodea, de la influencia que genera en su persona desde pequeños, con los propios padres ya contaminados previamente, también de la condición económica y social, del estatus personal, de la cultura, la educación, las interacciones con otras personas y descontrol de la gestión de la informacion que es lo que, en ultima instancia, sostiene la realidad de esa persona, en muchísimos casos distorsionada por informaciones toxicas que no son debidamente gestionadas y analizadas en según que contexto personal, así se perpetua una retroalimentación del propio sistema. Este fenómeno hace que la gente acabe perdida en ella, enfermada, desorientada, miedosa, frustrada, vacía y con bajas cotas de felicidad. y me explico, actualmente en un porcentaje muy elevado de los individuos que la sustentan padecen enfermedades psicológicas diagnosticables, ya sean por la infinidad de miedos que nuestra propia cultura generan desde edades tempranas, o por situaciones relacionadas con el estatus en la sociedad, como pueda ser la economía familiar, familias desestructuradas, influencias toxicas de la gente cercana o amigos, creencias irracionales en las que basar la propia realidad, etc.. , y demás motivos colaterales de un sistema intrínsecamente enfermo. Es relativamente sencillo deducir las razones de esta realidad, cuando uno entiende los fundamentos que rigen a la propia vida, como también conocer el desarrollo de las sociedades y la mente psicología que las construye. Pueden hacer un sencillo análisis observando el comportamiento de animales cuando dejan de atender a sus instintos tras haber desnaturalizado su entorno, experiencias y demás elementos externos que desvirtúan su naturaleza y por tanto sus estados y comportamientos. Como seres biológicos humanos que vivimos en sociedades como esta, también hemos sufrido una desnaturalización como especie, solo unas pocas sociedades en el mundo han entendido esto o no han sido contaminadas e influenciadas por las sociedades enfermas.

      Y para terminar, acorde al hilo principal, que cuando uno despierta de ese sueño profundo que nos hace divagar en la realidad objetiva, uno empieza a sentir seguridad y control , a uno se le aclara el clásico sentimiento existencial sobre el sentido de la vida, que uno se vuelve persona y aprende valores humanos profundos y honestos, uno empieza a sentirse parte del todo y a sentir otras formas de felicidad antes ocultas en nuestro ser. Cada persona pose la capacidad de encontrarse y así emprender su camino. Estudiando a algunos maestros espirituales y a algunas religiones, observé una especie de patrón todos ellos muy interesante y que me hizo tener una reflexión que aun me hace creer entender mejor la naturaleza de las religiones. Unas doctrinas que hacen referencia a maestros de otros tiempos, y que posiblemente, las enseñanzas de dichos maestros no fueron entendidas correctamente. Y es que cada maestro a lidiado con experiencias personales que le hacen tener cierta necesidad de expresarlas, enseñarlas y compartirlas con la gente y para ello tener también la necesidad de inventarse términos para ponerles nombre. Por tanto uno puede deducir que el camino es personal e intransferible, el maestro sabe que hay aprendizajes que no se pueden enseñar a nadie, solo pueden ser aprendidos a lo largo del camino que uno sienta que ha de hacer. Las religiones, me arriesgo a decir que de la las palabras y expresiones que el maestro transmitía de manera honesta, pasó a ser doctrina religiosa en algún momento. Esta practica o la imposición religiosa en las sociedades, precisamente lo que genera es apartarle del camino real, el suyo propio. También genera confusión, frustración, represión, miedo, distorsión de la realidad y desequilibrios mentales, a la par de la tergiversación de los escritos, por los distintos tipos de interpretación, según lector, pudiendo incluso llegar extremismos, como la historia nos ha ilustrado en multitud de casos. Por tanto, la religión es un paso atrás para llegar a uno mismo.

      Estos escritos me ayudan a nivel terapéutico, reorganizando la informacion de nuestra maravillosa herramienta que es la mente. Un abrazo a todos.

  2. PABLO CASADO Y SU DOCTRINA DEL GEN INMIGRANTE
    La doctrina del Gen Rojo fue creada por el psiquiatra Vallejo Nájera para que la dictadura franquista quitara sus hijos a las madres republicanas para dárselos a familias del régimen.
    Pablo Casado, como fiel continuador de Franco , ha inventado su “Gen Inmigrante” para robar sus hijos a las mujeres inmigrantes en situación irregular para repoblar España.
    ¿Cuál será la próxima excrecensia de Casado, la eugenesia o el RH Español?

  3. Raúl Solís me dirijo a ti para felicitarte por tu valiente artículo y para sumarme, letra por letra, a tu valoración de la derecha representada por el Pablo Casado.
    Duele leer las historias que relatas y quiero hacer hincapié en que todas están protagonizadas, como tú bien dices, por fervientes creyentes pertenecientes a la “reserva espiritual de occidente”, de misa diaria y toda la parafernalia pertinente. Hipócritas sin escrúpulos y sin vergüenza, sepulcros blanqueados podridos por dentro.
    Repito contigo ¡MALDITO SEAS, PABLO CASADO!
    Gracias.

  4. El principal problema que viene afectando al perpetrador de estos ¿artículos? es que por regla general sólo lee (o ha leído) lo que él mismo (u opinantes de su misma categoría) tienen a bien emitir para el consumo (y manipulación) de la sociedad en la que nos ha tocado vivir, utilizando en todo momento (en connivencia con el resto de opinantes) las mismas ideas caducas y reaccionarias que en nada han ayudado a este país, que gracias a los meritados opinantes se encuentra, como señalaría el enorme Santiago Auserón (búsquelo en Google), “persiguiendo el fantasma de la guerra civil”.
    Humildemente le recomendaría que, la próxima vez que tenga la intención de ejecutar un ¿artículo?, con carácter previo tenga presentes las cuatro primeras frases (tampoco es tanto) del comentario que, a su filípica le ha realizado César, lo mismo, salimos todos ganando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *