Ver doble en la Feria ya no es sólo por el efecto del fino

Ver doble en la Feria ya no es sólo por el efecto del fino

Las gemelas jerezanas de 'Master Chef' triunfan en la celebración llevando la cocina de la caseta del centro de FP Rumasa, la 181 del Paseo de Las Palmeras.

20-05-2017 / 00:37 h.
Publicidad

Llevan varios años haciendo la feria desde la cocina, pero hasta este año era unas verdaderas desconocidas y su trabajo quedaba diluido entre las más de doscientas ofertas gastronómicas que ofrece el recinto ferial. Ahora que les ha llegado la fama, Virginia y Raquel Naranjo, que pasarán a la posteridad como las gemelas de Master Chef, se están dando todo un baño de multitudes en esta Feria del Caballo 2017.

Al frente de Rumasa (conocida toda la vida como Chupatintas), la caseta del centro de formación profesional más antiguo de la provincia y donde ellas estudiaron Administrativo antes de encontrar su vocación entre los fogones, están siendo la sensación de esta edición.

Pese a haber alcanzado el estrellato de la mano de este reality, a las gemelas no se les han subido los humos. En primer lugar, porque tienen la cabeza muy bien amueblada y siguen encontrando en sus familia y amigos los pilares de sus vidas. Pero también porque no han tenido tiempo. Desde que salieron del programa gastronómico ha sido un no parar. Tampoco se podían permitir el lujo de hacerlo, porque el tiempo del tirón mediático es hoy. Mañana será ya demasiado tarde.


Virginia Naranjo, en el interior de su caseta en esta Feria del Caballo.

Nada más salir, y a pesar de que Virginia, la ganadora, tuvo que marcharse a San Sebastián para seguir formándose, montaron el catering Gemelas al Jerez. Y les va la mar de bien. Bueno, les podía ir mejor, pero esto me lo quedo para mí. Los meses de las “comuniones” han sido trepidantes, como también la Navidad, los showcookings… Y ahora trabajan en una sede para su catering en el centro de Jerez.

Y entre tanto jaleo, la Feria del Caballo. Aunque llevan nueve años trabajándola, esta no es como las demás. Se juegan mucho. Por eso, han estrechado los márgenes para dar un buen producto a un precio muy asequible a todos los bolsillos. Me equivoco muy poco si les digo que es la caseta que ofrece mejor calidad a un mejor precio.


El pulpo de las Gemelas al Jerez.

Eso explica que estén llenando día y noche. Aun así, y aunque queden apenas horas para que se acabe la fiesta por este año, no dejen de intentarlo. Merece la pena. Raquel y Virginia han diseñado una carta “muy de feria”. En ella no falta lo clásico: tortillón, pimientros frios (de cuerno cabra, eso sí), montaditos, arroces y guisos… Tampoco los platos más demandados: la carrillada con patatas (para darse un chocazo de buena), las croquetas, el gallo empanado (fresquísimo y rebozado de manera sobresaliente), el revuelto de bacalao (sublime), las berenjenas con salmorejo, el pulpo (originalmente presentado con una pata perfectamente cocida sobre una cama de patatas bien condimentada).

A priori, el lugar que ocupa la caseta de FP Rumasa, la 181 del Paseo de las Palmeras no forma parte de la “milla de oro” del Real. Sin embargo, haciendo esquina con el parque que desemboca en la puerta norte del parque, la del tren, y con el techito de cañizo que en la terracita exterior en forma de L que alivia el sol de día y el relente de la noche, da la impresión a uno de estar en un chiringuito. El servicio es atento, amable y efectivo, lo cual, con lo que se ve por ahí, no deja de ser un logro. El interior de la caseta está inpoluta, como también la barra y la cocina.


La carrillada que puede degustarse en el 181 del Paseo de las Palmeras.

Raquel y Virginia ponen toda la carne en el asador coordinándolo todo y coordinándose como si compartieran también en el día a día el mismo cordón umbilical. Ambas son el atractivo de la caseta y todos son conscientes de que deben compaginar su papel con el de relacione públicas, atendiendo siempre con una sonrisa un saludo, un beso o un selfie.

Aunque el margen de una semana es bastante estrecho, el boca a boca está funcionando. O mejor dicho, ha funcionado. Sí, porque la Feria se acaba, pero el restaurante efímero de las Gemelas al Jerez también. ¿Por qué no montarán algo fijo? Todo se verá.

 
 
Publicidad