Cultura

Ronda por sí, para Andalucía y la Humanidad

La ciudad malagueña celebra 100 años de la Asamblea de Ronda, enmarcado en el XVI Congreso de la Fundación Blas Infante, cita clave para el andalucismo histórico en la que se configuraron los símbolos de Andalucía

Blas Infante hace aparición en el patio del Círculo de Artistas de Ronda. No es el Padre de la Patria Andaluza pero lo intenta. Con sus características gafas circulares, su peinado y sus infantianas maneras, un hombre se hace con el discurso del autor del ideal andaluz en la mesa que preside la presentación del XVI Congreso de la Fundación Blas Infante, que este año conmemora la asamblea celebrada los días 13 y 14 de enero de 1918. Un año antes, un manifiesto llamaba a la convocatoria, que se preveía inicialmente para finales de 1917 y a la adhesión, a través de un boletín a modo de formulario publicado en la revista Andalucía, uno de los órganos de comunicación del andalucismo histórico.

“Andaluces: Ha llegado la hora de que Andalucía, la Región que siempre fue más civilizada de España y, en ocasiones, la Nación más civilizada del mundo, despierte y se levante para salvarse a sí misma y salvar a España de la vergonzosa decadencia a que han sido arrastradas durante varios siglos por los Poderes centrales, presididos por hombres inconscientes o malvados. Es preciso concluir de una vez con la oligarquía nacional, representada por estos hombres. Hay que fortalecer la vitalidad de las Regiones y Municipios, reconociéndoles los fueros que a ellos corresponden por naturaleza, como fuentes de vida y prosperidad nacional. Hay que fomentar por el mutuo conocimiento, por la solidaridad ante los intereses propios de cada Región o Municipio, los lazos afectivos y de hermandad entre ellos, hoy aflojados por la arbitrariedad centralista, que oprime a los unos y a los otros suscita entre ellos recelos y rebeldías, con evidente peligro de la unidad de la Patria española. A nosotros corresponde fortalecer Andalucía y los Municipios andaluces, unificando su fuerza para intimar con ella, como hace Cataluña, a los Poderes centrales, a fin de obtener de éstos lo que de grado no otorgan: instituciones de enseñanza, caminos, canales y reivindicaciones económicas y financieras debidas a la vida de nuestra región. La dignidad de los andaluces exige la creación en Andalucía de un pueblo consciente y capacitado; exige el concluir de una vez, sea como sea, con los caciques y sus protectores los oligarcas; hay que evitar continúe siendo Andalucía el país del hambre y de la incultura; “la tierra más alegre de los hombres más tristes del mundo”. Tenemos que tomar la tierra de aquellos que no la cultivan, para entregarla a los que deseen trabajarla, evitando con esto la espantosa emigración. Tenemos que educar urgentemente una generación de adultos, una generación de padres que concluyan en sus hijos las generaciones de analfabetos; tenemos que comunicar con carreteras a todos los pueblos de la Región; que fomentar el crédito industrial y rural; que regar nuestra tierra; que explotar nuestra riqueza minera; que poblar bosques, y que crear en todos los pueblos o comarcas instituciones de enseñanza técnica y práctica ordenadas al florecimiento de la Cultura, de las Artes, de la Industria, de la Agricultura y de la Minería.”
Manifiesto de Ronda, publicado en la revista Andalucía en 1917.

Un hombre emula a Blas Infante para presentar el XVI Congreso de la Fundación a cien años de la Asamblea de Ronda. Foto: Sebastián Chilla.

El acto de inauguración fue presentado por la Alcaldesa de Ronda, Teresa Valdenebrero, así como por Javier Delmás Infante, nieto de Blas Infante y vicepresidente de la Fundación Blas Infante. Poco antes se había descubierto en la plaza del Socorro, donde se ubica el Círculo de Artistas y la estatua al Padre de la Patria Andaluza, una nueva placa, en este caso en conmemoración de los cien años de la celebración de la Asamblea. Un acto al que asistió la primera teniente de alcalde y delegada de Turismo del Ayuntamiento de Ronda, Isabel María Barriga.

Isidoro Moreno y Antonio Manuel Rodríguez durante la presentación. Foto: Sebastián Chilla.

Por su parte, Antonio Manuel Rodríguez, en calidad de secretario del congreso acompañó al antropólogo y catedrático emérito de la Universidad de Sevilla Isidoro Moreno, encargado de abrir este XVI Congreso. “”En el mismo momento que Blas Infante y todos los hombres presentes aquí para la Asamblea de Ronda estaban reunidos, las faeneras de Málaga, mujeres todas ellas, estaban rebelándose ante la falta de abastecimiento de alimentos y la subida del pan. Ellos, hombres y ellas, mujeres”, reconoce Antonio Manuel. Sin embargo, para el activista y jurista cordobés, estaban reivindicando lo mismo: un cambio sustancial por y para nuestra tierra. Isidoro Moreno, al que Antonio Manuel definió como “intelectual andaluz por excelencia” hizo hincapié durante su presentación en el municipalismo, columna vertebral de los planteamientos de regeneración de los andalucistas históricos y habló de la actualidad social y política de Andalucía.

Manuel Ruiz Romero, en una de las ponencias del XVI Congreso de la Fundación Blas Infante. Foto: Sebastián Chilla

El congreso continuó en turno de tarde con las ponencias de María del Calderón Miranda, que tuvo que sustituir como ponente a Pura Sánchez Sánchez, ausente por motivos familiares, de Manuel Ruiz Romero y de  Manuel Delgado Cabeza. Ruiz Romero, que fue el primero en intervenir, habló de los símbolos de Andalucía y de la historia de su escudo, su bandera y su himno. Por otro lado, Delgado Cabeza abordó el desarrollo socioeconómico de Andalucía en una didáctica exposición comparativa de los dos últimos siglos con España y la aportación de Andalucía al conjunto nacional. Calderón Miranda habló, por otra parte, de feminismo y andalucismo, dos ideologías “incómodas” y “complementarias”, tal y como indicaron también algunos de los asistentes a la ponencia, que pudieron participar en un turno de debate abierto.

Homenaje a Pedro Ruiz-Berdejo. Foto: Sebastián Chilla

La jornada concluyó con un homenaje a Pedro Ruiz-Berdejo, singular figura de la Fundación Blas Infante y del andalucismo desde los años 70. En su homenaje, en una de las dependencias inferiores del Círculo de Artistas de Ronda, intervinieron Javier Delmás Infante y José María García León, Vicepresidente y Secretario de la Fundación Blas Infante respectivamente. Lamentaron la ausencia de la Presidenta, María de los Ángeles Infante, que no pudo participar en el evento. Como fin de fiesta, Juan Pinilla cantó a Blas Infante y Miguel Lorca dirigió un espectáculo flamenco que conmovió a los asistentes a este XVI Congreso de la Fundación Blas Infante.

Las ponencias de distinguidos investigadores del andalucismo histórico así como los temas que debe afrontar el andalucismo en la actualidad constituyen la tónica general de este encuentro organizado por la Fundación Blas Infante que concluirá la tarde el sábado.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *