Política

Donald Trump ya tiene acento andaluz

El líder de Podemos y el periodista catalán han presentado su libro 'Nudo España' en Sevilla, una conversación sobre los desafíos y oportunidades que tenemos por delante

Enric Juliana y Pablo Iglesias tienen poco en común. El primero es corresponsal político de La Vanguardia en Madrid, periódico por excelencia de la burguesía catalana; el segundo es líder de Podemos y representa un espacio político enfrentado a la burguesía catalana. Juliana es un señor de 61 años que vivió la Transición e Iglesias es un joven politólogo que nació el mismo año que se aprobó la Constitución en referéndum.

Juliana representa a la España de los Pactos de la Moncloa e Iglesias al país que estalló con el 15M y que le gustaría ver los cambios más rápidos para iniciar un proceso constituyente y construir un nuevo país sin la mochila del Régimen del 78.

A pesar de las diferencias, Enric Juliana y Pablo Iglesias están unidos por una amistad vinculada al respeto intelectual que ambos se profesan. Enric Juliana serena a Pablo Iglesias e Iglesias le aporta matices y atrevimiento al veterano periodista catalán, una de las plumas de referencia para entender la política catalana y española: “Enric es un oráculo, siempre se anticipa a todo lo que va a ocurrir”, dijo Pablo Iglesias este miércoles durante la presentación de Nudo España en Sevilla, libro publicado por la editorial Arpa en el que ambos conversan sobre el contexto político y social español e internacional, con matices y profundidad intelectual que no caben en la rapidez del titular diario.

No siempre están de acuerdo, de hecho casi nunca lo están, pero el libro se convierte en una conversación admirable desde el punto de vista intelectual para quien le guste el arte del diálogo entre diferentes, en este tiempo donde los maximalismos discursivos han sustituido el pacto, el acuerdo y el acercamiento de posturas a favor del bien común.

Europa y la ola de cambios tecnológicos que se avecinan, política europea, Cataluña, la salud de la monarquía, el relato de la Transición, la relación de PSOE y Podemos, la competición en la derecha por la hegemonía del espacio conservador y el feminismo como vector de cambios y movimiento social transversal son algunas de las conversaciones que tienen el periodista catalán y el político madrileño.

En la presentación del libro en Sevilla, debate moderado por la periodista Lalia González, Enric Juliana aseguró que las elecciones andaluzas se han visto alteradas por la situación en Cataluña. “Si en la Transición los andaluces pidieron la protección del Estado con la bandera verde y blanca, ahora lo han pedido con la rojigualda”, aseveró el periodista catalán ante la atenta mirada de Pablo Iglesias.

El líder de Podemos, por su parte, ha definido a Susana Díaz como “uno de los cuadros más sólidos del PSOE” y ha subrayado que tiene “respeto” hacia la todavía presidenta del Gobierno andaluz. Para Iglesias, Díaz perdió las primarias del PSOE, a pesar de contar con el control y apoyo del establishment socialista, porque “las televisiones pesan más que los aparatos de los partidos” y le faltó capacidad de “reflexión intelectual” para comprender el momento político que se inició con el 15M y que se reforzó con la llegada de la formación morada a las instituciones: “No vio venir la crisis del Régimen del 78”, asevera Iglesias.

El teclado de Pink Floyd

Sobre el espacio político de derechas, que se ha visto aumentado con la irrupción de VOX en el Parlamento de Andalucía, Iglesias lo define como el teclado de Pink Floyd: “El piano del PP suena a música tradicional; el piano de Ciudadanos a música moderna y el de VOX a música oscura”.

“VOX no ha competido con Podemos por defender a los taxistas, es Bolsonaro”, se refiere Iglesias sobre la formación de ultraderecha que ha removido el tablero político andaluz y que amenaza con hacer lo mismo en el Congreso de los Diputados.

“Donald Trump ha entrado por Andalucía”

“Donald Trump ha entrado en España por Andalucía”, sostiene Enric Juliana, de la misma manera que cree que la formación ultraderechista VOX “es el partido del presidente de EEUU”, que se integra en una internacional de partidos políticos de extrema derecha que pretenden “romper los tejidos de la sociedad”, algo que ha explicado gráficamente con el fracking, una técnica que obtiene el petróleo y el gas del subsuelo a través de la ruptura de los tejidos de la tierra mediante estimulación hidráulica.

Gracias a esta técnica de extracción, EEUU está consiguiendo ser energéticamente soberano y abandonar la dependencia de Oriente Medio, incluso a costa del gran coste ambiental porque, según denuncian las organizaciones ecologistas, este método contamina acuíferos, necesita de una gran cantidad de agua para obtener la energía y hace subir a la superficie los productos químicos usados para la obtención del gas y el petróleo.

Críticas a la corriente de Teresa Rodríguez

“La mayor venganza de la historia contra Trotski son los trotskistas”, manifestó Pablo Iglesias, preguntado por la periodista Lalia González, lo que supone una crítica expresa a la corriente Anticapitalistas, de la que forman parte la coordinadora andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, y el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’.

“Les molesta la política que pasa de los discursos a los hechos”, apostilló Iglesias, quien también destacó que los trotskistas “son gente muy culta”. Mejor habló Pablo Iglesias sobre del coordinador andaluz de IU, Antonio Maíllo, presente en el evento, de quien alabó su “inteligencia y pragmatismo”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *