Cultura

Velázquez no quiere ser menos que Rembrandt, Mozart o Shakespeare

Un grupo de empresarios busca financiación para crear un centro de interpretación dedicado a la vida y obra de uno de los mejores pintores de todos los tiempos en la casa natal del artista sevillano

“Prefiero ser el pintor número uno de las cosas comunes, que el segundo del arte más elevado”. Diego Velázquez.

Juan Rodríguez de Silva y Gerónima Velázquez se instalaron en una vivienda de la calle de la Gorgoja de Sevilla (hoy calle Padre Luis María Llop) en 1598, donde nació un año después su primer hijo, Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, quien desde muy pequeño empezó a demostrar sus dotes para el arte. El primogénito del matrimonio fue bautizado el mismo día de su nacimiento en la parroquia de San Pedro, cercana a la vivienda familiar, rodeada de estrechas calles en las que el joven Diego pasó su infancia, junto al barrio de la Alfalfa. El colegio de San Hermenegildo, fundado por los jesuitas, formó el carácter del joven Diego, que con 11 años comenzó a experimentar con los pinceles, primero en el taller de Herrera el Viejo y luego con Francisco Pacheco, que le enseñó todo lo que sabía durante seis años antes de que formara parte, oficialmente, del gremio de pintores.

Cuando se vio preparado para volar solo, Velázquez abrió su propio taller, cerca del de su maestro, que luego sería su suegro, ya que se casó con su hija, Juana Pacheco, con la que tuvo dos hijas, Francisca e Ignacia. “Después de unos cinco años de estudios e ilustración, le casé con mi hija, movido por sus virtudes, limpieza y sus buenas partes, y así como las muchas esperanzas natural y su gran ingenio”, expuso Pacheco entonces. La vieja friendo huevos, El aguador, La adoración de los Reyes Magos o Cristo en casa de Marta y María son cuadros de esta época, los años previos a su marcha a Madrid, en 1623, para formar parte de la corte de Felipe IV, donde se instaló como pintor de cámara del rey.

La vivienda de Sevilla es la única de todas las que habitó Velázquez que sigue en pie. Ni el taller donde aprendió de Francisco Pacheco, ni el Real Alcázar de Madrid donde pintó Las Meninas, ni la iglesia San Juan Bautista donde fue enterrado en 1660, siguen existiendo. La casa de la actual calle Padre Luis María Llop fue habitada por varias familias durante cuatro siglos hasta que, en los 70 del siglo XX, unos empresarios sevillanos, con Javier Guardiola a la cabeza, la convirtieron en la galería de arte M11, antes de que la comprara en 1984 los modistos Victorio y Lucchino, a quien perteneció hasta que en 2018, después de un largo proceso concursal por las deudas contraídas por los creadores, cambió de dueños por última vez.

Una de las habitaciones de la Casa Natal de Velázquez.

Ahora es una sociedad administrada por el periodista y gestor cultural Enrique Bocanegra y el ingeniero Enrique Piñeyro, entre otros socios, quien le quiere dar una nueva vida al inmueble, convirtiéndolo en una “aventura sensorial” que preserve y dé a conocer los orígenes y la trayectoria del pintor sevillano, con un proyecto denominado Casa Natal de Velázquez. La vivienda, una de las más antiguas de Sevilla, se convertirá en un centro de interpretación dedicado a la vida, la obra y el tiempo de Velázquez cuando sus promotores consigan la financiación necesaria. Las Administraciones, envueltas en un periodo electoral eterno, ven con buenos ojos el proyecto pero ninguna se ha retratado, de momento. Por eso la asociación sin ánimo de lucro Amigos de la Casa Natal de Velázquez ha creado una campaña de crowdfunding (microaportaciones) para conseguir los 50.000 euros que hacen falta para hacer realidad el proyecto.

La casa natal de Velázquez, construida en torno a 1560 o 1570, tiene casi 600 metros cuadrados, dos plantas que rodean dos patios con sus respectivas fuentes, y que cuenta con doce habitaciones, siendo así un ejemplo de la arquitectura popular sevillana del Siglo de Oro. Es una corrala que tiene un largo pasillo nada más entrar, que conecta con el primer patio, donde están las tres primeras estancias, donde se conecta con otro pasillo,  al final del cual hay otras tres habitaciones en la planta inferior, con idéntica distribución en la superior. Este reparto del espacio cambiará cuando se ejecute el proyecto previsto por los actuales propietarios, que quieren convertir la vivienda en un centro de interpretación de Velázquez, al estilo de los que tienen otros grandes artistas como Rembrandt en Ámsterdam (Países Bajos), Rubens en Amberes (Bélgica), Mozart en Viena (Austria) o Shakespeare en Stratford-upon-Avon (Reino Unido).

La intención es reconstruir el interior de la vivienda, recreando el aspecto que tenía cuando vivía en ella Velázquez, e incluso un taller de pintura similar al primero que tuvo en Sevilla, donde habrá distintos paneles explicativos y audiovisuales que contarán diversos aspectos de la vida de Velázquez, como sus orígenes familiares y sociales, su aprendizaje y formación como pintor, vida familiar y primeros pasos como artista. Además, contará con una sala polivalente de unos 80 metros cuadrados que acogerá conferencias, cursos, exposiciones o talleres sobre la vida, la obra y el tiempo de Velázquez, así como del barroco español y de la España del Siglo de Oro.

Las aportaciones al proyecto de la Casa Natal de Velázquez se pueden hacer pinchando en este enlace.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *