Publicidad
Publicidad
Publicidad

El sacerdote protagonizó una de las historias locales más importantes.

Estos locales existieron durante el siglo XIX y principios del XX. Juan de la Plata los definió en 1953 como “los lugares donde se presenciaban la actuación de los más singulares artistas flamencos de la ciudad”. 

Fueron uno de los colectivos más perseguidos en nuestra región porque eran acusados de mantener su antigua religión.

Estos dos barrios jerezanos han mantenido entre sus gitanerías y en el ámbito flamenco una rivalidad inexplicable a lo largo del tiempo. Con sus peculiaridades históricas, son cuna de muchos de los artistas más distinguidos del arte flamenco.

Hay evidencias de que 17 personas fueron acusadas de brujería sólo en el Tribunal de Granada.

No se llegó al extremo de la expulsión pero sí a una fuerte represión.

El oficio, ligado al caballo, consiste en el trabajo y repujado de la piel y el cuero para realizar todo tipo de productos relacionados con el mundo ecuestre.

La celebración de las I Jornadas de Memoria Histórica y Democrática de este año forman ya parte del movimiento memorialista en la ciudad. En 2003, el colectivo Jerez Recuerda comenzó un trabajo de investigación sobre las cifras de la represión en Jerez.

Un paseo por la sede de la Real Escuela de Arte Ecuestre.

Finales del siglo XIX: el Ayuntamiento, gobernado entonces por los socialistas, ya tenía preparado un edicto para declararse cantón. El amago fue abortado por la comandancia militar.

La historia del flamenco en la ciudad desde una perspectiva de género.

El 11 de febrero del año 1873 renunció al trono el rey Amadeo I de Saboya, al conocerse la abdicación del rey, los partidarios de la república en Jerez salieron a las calles.

Un modelo urbano singular nacido en Jerez en el siglo XIX.

El trayecto total era una línea de 46 kilómetros y llegaron a trabajar casi dos mil trabajadores. Así se gestó la traída del líquido elemento a los hogares de la ciudad.

Entre los siglos XVIII y XIX el Marco de Jerez sufrió una profunda transformación socioeconómica a causa del desarrollo de la nueva agroindustria vinatera: nuevo proceso de crianza y nueva arquitectura bodeguera.

Un capítulo negro de la historia de Jerez.