Inma Nieto: "Un Gobierno andaluz de PP y Vox sería muy agresivo para el interés general"

La candidata de Por Andalucía a la presidencia de la Junta el próximo 19J repasa con lavozdelsur.es la última hora de la confluencia, fraguada in extremis, y se pone ya en modo campaña para hacer ver que "el proyecto de Moreno Bonilla no es para la mayoría social de Andalucía"

logo lavozdelsur

Paco Sánchez Múgica / Emilio Cabrera

Inma Nieto posa, en la redacción de lavozdelsur.es, tras la entrevista con este periódico digital andaluz.
Inma Nieto posa, en la redacción de lavozdelsur.es, tras la entrevista con este periódico digital andaluz. JUAN CARLOS TORO

La candidata discreta pero contundente

El pasado lunes, Pablo Iglesias se refirió a ella como "la candidata de IU". Con intención o por desconocimiento, el exvicepresidente del Gobierno omitió su nombre para mostrarse dolido por la no designación de Juan Antonio Delgado como candidato a la Junta el 19J. Ella simplemente dijo que en las tertulias había más testosterona de la cuenta.

Si Iglesias no sabe quién es Inmaculada Nieto (Algeciras, 1971), puede preguntarle a Juan Manuel Moreno Bonilla para que le traslade algo que es casi unánime en el Parlamento de Andalucía. Nieto ha sido de las mejores parlamentarias de la legislatura. Sus intercambios en las sesiones de control han sido sin gritos, pero contundentes. Y eso que para Nieto no ha sido una legislatura tranquila. Hace año y medio fue la cara de una de las partes en la ruptura de IU y Teresa Rodríguez.

Lleva desde 2012 en el Hospital de las Cinco Llagas y ahora, tras unas duras negociaciones, le ha llegado el momento de ser la candidata de Por Andalucía. En una semana de mucho ruido, con todo tipo de vicisitudes hasta empezar a pensar en campaña, ella insiste en hablar de los problemas de la ciudadanía andaluza.

Cuando se confirmó su candidatura a la Junta tras las negociaciones in extremis con Podemos, publicó usted un tweet que remataba con un ‘al lío’. ¿Imaginaba tanto lío?

(Ríe) Fue una expresión coloquial que utilizo mucho, pero no, no, no me había imaginado las dimensiones del lío.

¿Cuándo asumió que sería candidata? ¿Le pilló por sorpresa, veía mejor una persona independiente, que fuera mujer, para esta candidatura de unidad?

Todas las fuerzas de la coalición fuimos barajando todas las opciones de manera consensuada y sí que durante un tiempo estuvimos pensando en un perfil independiente, pero como no cuajó ninguno, luego lo que generó mayor consenso fue que fuese una mujer y, dado el anticipo de las elecciones, la premura con la que llegaba todo, pues alguien que estuviese muy al día de cómo están las cosas en Andalucía. Eso cerró mucho el círculo.

¿De alguna manera ese anticipo ha condicionado esta situación, ese lío del que hablábamos? ¿Se ha pecado de falta de anticipación?

Es verdad que el PP lleva amagando con convocatoria electoral durante mucho tiempo, pero precisamente por eso, y ya como por último lo que decían es que iban a agotar e íbamos a elecciones en octubre, decidimos que las negociaciones no había que acelerarlas. Estaba todo encarrilado y, sin duda, esos meses nos hubiesen venido muy bien, pero bueno, hemos terminado a tiempo.

"Tiene razón Yolanda Díaz en decir que este no es su proceso; tiene que tener un tiempo de maduración del que hemos carecido"

Parece que los líderes desde Madrid no están muy ilusionados con esta confluencia. Por un lado, Pablo Iglesias ha sido muy crítico esta semana considerando que el frente amplio que persigue Yolanda Díaz ha comenzado “de la peor manera” en Andalucía, mientras que por otro, la propia Díaz ha negado que esta coalición tenga que ver con su idea de frente amplio.

Sí, creo que desde Madrid las cosas se ven diferente. También ellos tienen una tendencia a pensar que todo tiene que ver con ellos y no es precisamente así. Esto es un proceso andaluz, y la unidad y la percepción de la potencia electoral y social que tiene aquí se percibe de manera diferente que allí porque carecen de las claves que aquí manejamos de forma cotidiana. Tiene razón Yolanda Díaz en decir que este no es su proceso porque, por mucho que esté pendiente de él y está muy animada para que acabe bien, es verdad que lo que ella quiere hacer tiene mayor envergadura, pensado para todo el país, y como proceso que, efectivamente, tenga el tiempo para su maduración del que nosotros hemos carecido. A lo de Pablo Iglesias creo que no hay que darle mayor importancia, en las tertulias la gente se viene un poco arriba y creo que le faltan claves, contexto, de las que manejamos aquí.

Le ha afeado usted ese exceso de testosterona…

Sí, tampoco ayuda.

¿Sobra testosterona en la política, en general? No acaban las mujeres de comandar por completo estas negociaciones como las que vivieron la pasada semana.

No he estado en los pormenores de la negociación y la verdad es que se han llevado con todo el talento que se ha podido, pero cuando las cosas ya llegan al límite sí que es verdad que la testosterona, en general, no ayuda para nada.

Inma Nieto07
Otro momento de la conversación.   JUAN CARLOS TORO

Ha mencionado la visión desde Madrid. ¿Una de las claves para las izquierdas es lograr que las elecciones sean en clave andaluza?

Yo creo que para el pueblo andaluz es lo interesante. Que no quedemos otra vez opacados en un pimpampum en lo que ha hecho o no ha hecho el Gobierno central, que tiene sus competencias y responsabilidades, por las que tendrá que rendir cuentas cuando llegue el proceso de las generales. Ahora tenemos que hablar de las cosas sobre las que la Junta tiene competencias exclusivas y sobre las que tiene disponibilidad presupuestaria para decidir y establecer prioridades. Eso beneficia fundamentalmente a la ciudadanía a la hora de tomar la decisión sobre su futuro. Si lo hacemos en clave de otro Gobierno no estaremos hablando de lo que realmente se decide el mes que viene.

"Aquí hay un acuerdo y una voluntad política absoluta de ir juntas y trabajar juntas"

Pese al ruido, la sintonía que al menos públicamente están mostrando parece a prueba de nuevas dificultades.

Sí, por eso decía que desde fuera las cosas no se perciben con la claridad debida. Aquí hay un acuerdo y una voluntad política absoluta de ir juntas y trabajar juntas, y hay muy buena relación personal y política entre quienes vamos a tener que afrontar la campaña. Aunque yo sea la candidata a la presidencia, el papel que van a jugar tanto Juan Antonio (Delgado) como los líderes del resto de formaciones va a ser muy importante porque vamos a trabajar todos juntos y todos queremos que salga bien. Esas fricciones se pueden traslucir de todo el ruido que ha habido, pero en realidad, en lo cercano y en lo concreto, entre nosotros, no son tal.

"Si conseguimos bajar los decibelios y hablar honestamente de política, con argumentos para defender posiciones, ganamos todos"

¿Le preocupa, respecto a su candidatura, más el ruido que sale de dentro o el que puedan generar otras formaciones?

A cualquier negociación le ayuda la discreción siempre. Al final, tener un foco mediático encima mete presión y, a veces, dificulta acuerdos que quizás en un ambiente de mayor serenidad y de mayor prudencia se arreglan antes. Pero bueno, las cosas se han dado así y ya está. A mí me preocupa el ruido en general, en tanto que nos distrae de hablarle a la ciudadanía de sus problemas y de hablarle de la alternativa de gobierno que representamos. Habrá que abstraerse de todo eso y ponernos en la faena de la campaña.

"Moreno Bonilla no es una persona agresiva en su puesta en escena, pero sus políticas sí lo son"

¿Qué espera de esa campaña? Usted es, precisamente, uno de esos perfiles políticos que son lo más antagónicos a la política de hoy en día: sin estridencias, sin tratar de imponer la voz más alta…

Bueno, al final se trata de reivindicar la política. Sí es cierto que hay mucho ruido, y hay gente que lo fomenta en otras formaciones porque así pueden eludir dar explicaciones, o se pueden mover con más comodidad en esa espectacularización de la política, pero si conseguimos bajar los decibelios y hablar honestamente de política, con argumentos para defender las posiciones, creo que ganamos todos. A la ciudadanía le va a quedar una composición de lugar más precisa de a lo que nos enfrentamos, y luego porque creo que hay que reivindicar la política hecha con calma y con más voluntad de entendimiento, siendo susceptibles de intercambiar impresiones sin insultar y sin meter en ese debate cosas que pertenecen al espectáculo más que a lo que nos demanda la gente a la que queremos representar.

¿Ese perfil lo cumple Moreno Bonilla?

Moreno Bonilla es una persona educada en las formas, no es una persona agresiva en su puesta en escena, pero sus políticas sí lo son. Y él directamente no hace según qué cosas, pero sí tiene perfiles a los que ha promocionado durante toda esta legislatura que sí son muy faltones, meten ese ruido y luego él llega como si pasara por allí. Es una estrategia muy antigua del PP, la del poli malo y el poli bueno. No es muy honesto en términos políticos.

Inma Nieto01
La líder de Por Andalucía, la algecireña Inma Nieto.   JUAN CARLOS TORO

Teresa Rodríguez ha pedido un pacto de no agresión entre las fuerzas a la izquierda del PSOE. ¿Han puesto ustedes impedimentos para que Adelante Andalucía pueda participar en los debates, como les ha acusado?

Yo no voy a gastar ni un gramo de energía en confrontar con opciones políticas que están cercanas en lo ideológico y en lo programático. Aquí el objetivo es hacer ver a la ciudadanía que hay un gobierno de derechas que ha tomado decisiones que han sido dañinas para sus intereses, que reeditar ese gobierno traería mayores problemas, agravaría problemas que ya tenemos, e incorporaría otros nuevos. Por tanto, hace falta un gobierno que cambie las prioridades de la Junta de Andalucía y yo no voy a mirar a los lados porque mi obligación como candidata a la presidencia, y como persona que encarna un proyecto que es alternativa de gobierno, es mirar al frente.

¿Ve posible romper la tendencia que señalan las encuestas, sean éstas más o menos fiables?

Absolutamente. Si conseguimos en la campaña dejar el ruido y hablar de alternativas de gobierno y políticas que den la vuelta a lo que ha dañado este gobierno hay una mayoría social que se va a identificar con los problemas que se han generado y que se va a preocupar con los que pudieran venir. Si centramos la campaña en las consecuencias que han tenido las decisiones que ha tomado este gobierno en la educación pública, en la sanidad, en la falta de perspectivas de futuro para la gente joven, en su insumisión a que los precios de la vivienda no sigan subiendo… y al mismo tiempo, la enfocamos en medidas que sí está tomando el Gobierno central, por ejemplo gracias a la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional o con los contratos indefinidos, que en Andalucía ya está generando beneficio a muchas personas marcadas por la temporalidad del turismo, claro que sí va a haber una mayoría de personas que se van a identificar con esto antes que con todo ese trompeterío de ver quién es más patriota. Eso está muy bien para esa política visceral, pero eso no arregla los problemas a la gente.

Inma Nieto04
Nieto, durante la entrevista.   JUAN CARLOS TORO

¿En qué ha empeorado la vida de los andaluces?

En estos cuatro años hemos asistido a un deterioro de los servicios públicos muy preocupante, sin sacar del contexto a la pandemia. Evidentemente, ha condicionado de forma extraordinaria lo sucedido en todos sitios, pero precisamente por haber tenido esta crisis, y esa forma de ser abordada por el Gobierno central que ha sido diametralmente opuesta a cómo abordó la crisis de la burbuja inmobiliaria el Gobierno del PP hace diez años, recortando recursos de los servicios públicos fundamentales, es lo que creo que describe mejor la falta de responsabilidad y de talento con la que Moreno Bonilla ha gestionado esta crisis. Tener dinero guardado, como ha dicho alguna vez, para cuando haga falta con el roto, con el destrozo, que nos ha hecho en lo económico y social la pandemia, es una prueba evidente de que no está a la altura de la responsabilidad que ha tenido. Tiene un proyecto para Andalucía que no es un proyecto para la mayoría social.

"Fuera del publirreportaje hay mucha gente que no se siente concernida por Moreno Bonilla"

¿Qué ha hecho bien entonces para que las encuestas apunten a que tendrá el doble de respaldo que hace cuatro años?

Ha construido con dinero de todos un ideal. Andalucía es la Arcadia feliz y él es el hacedor de esa Arcadia feliz. Lo que está mal es por culpa del Gobierno central, de la herencia del pasado o porque está mal en todos sitios y no se puede arreglar. Él se ha pedido el papel de víctima en todos los problemas que ha habido, no hemos tenido un Gobierno de la Junta que reivindicara su liderazgo planteando prioridades. Teniendo recursos, que esto es muy importante, ha faltado liderazgo, se ha quedado en un segundo plano, se ha inhibido de la gestión de los problemas, y convocó elecciones teniendo un pleno convocado a petición de la oposición para ver qué íbamos a hacer con el dinero que tiene Andalucía para paliar los efectos de esta nueva crisis de la espiral alcista de los precios derivada de la invasión de Rusia en Ucrania que se ha superpuesto a la de la pandemia. Esa frivolidad probablemente está muy relativizada por ese perfil público de Moreno que hemos financiado entre todos. Fuera del publirreportaje hay mucha gente que no se siente concernida por él. A esa gente es a la que tenemos que interpelar.

¿Cómo se consigue la movilización? El mensaje de 'que viene el lobo' ya no cala. ¿Cómo se puede plantear una campaña más allá de insistir en el pacto de Moreno con Olona?

Yo no transito por ahí. No suelo hablar en los términos de que viene la extrema derecha. Lo que es objetivamente cierto es que la agenda económica y social que comparten PP y Vox para Andalucía es muy lesiva. Hay una parte que la hemos vivido: cuando necesitas un fortalecimiento de los sistemas públicos y lo que te encuentras es un fortalecimiento económico de la sanidad, educación y sistemas de protección social privados, evidentemente las decisiones que se están tomando no son acertadas y no benefician a la gente trabajadora. Y tampoco a las estructuras económicas sobre las que descansa la mayor parte de nuestro PIB, como son los autónomos y las empresas.

Hablamos de gente que ha votado en contra de que no se pueda despedir a un trabajador si está enfermo, no hablamos de un mito que quizás para algunas personas no tenga anclaje histórico. Hablamos de una coyuntura, de qué políticas se abrirían paso en un gobierno de esas características. Sería un Gobierno andaluz muy agresivo para el interés general.

Sobre Vox: "Cómo le explicas a la gente del campo que estabas haciendo campaña con Le Pen, que llevaba en su programa tirarnos las cajas de tomate en la frontera"

Hay que tratar de que cada quien se ponga en la situación en la que se podría ver padeciendo las consecuencias de que esa agenda tan dura en lo económico, en lo social y en lo tributario se pusiera en marcha en Andalucía o cogiera velocidad de crucero. Esa persona que tiene una hija con edad cercana de marcharse a estudiar, la que tiene a gente joven fuera y quisiera que tuviera opciones de volver, quien tiene un chiquillo con necesidades especiales y en el colegio no hay monitor, o no tiene pediatra. O quererte marchar al pueblo del que te fuiste para trabajar, pero no tienes los servicios básicos para poder instalarte allí.

Si somos capaces de entablar ese diálogo con la gente, de tratar de explicar el contexto en el que estamos y hacia el que vamos, que cada cual se lo lleve a su vida cotidiana, evidentemente hay una mayoría social que se refleja en esas carencias y que necesita que se cubran. Si somos capaces de hacerlo, vamos a tener un respaldo adecuado, porque es normal, hay una mayoría que está por encima del trompeterío con el que Vox elude dar explicaciones. Cómo le explicas a la gente del campo que estabas haciendo campaña con Le Pen, que llevaba en su programa tirarnos las cajas de tomate en la frontera. Hay que desenmascararlos ahí, no pedaleando en el aire.

Inma Nieto12
Otro momento de la entrevista.  JUAN CARLOS TORO

Y eso hay que hacerlo con datos, ¿no? Por ejemplo, uno que ha pasado algo desapercibido es el del último concierto con el grupo Pascual, aunque estos acuerdos comenzaron con el PSOE.

Sí. Lo que hacen daño son las políticas de derechas, las que parten de la premisa de que lo público, cuanto más pequeño, mejor. La pandemia le ha saltado las costuras a todo lo que venía con carencias. Para ser justos es cierto que la crisis de hace una década le procuró un castigo impío a todas las comunidades autónomas porque el Gobierno central metió una tijera gigante y retiró fondos públicos de los servicios esenciales para cuadrar la deuda privada financiera. Pero es cierto que el PSOE, incluso cuando ya se estaba recuperando la economía, mantenía esa política titubeante y abiertamente cercana a propiciar negocios con servicios básicos. Cosa que está muy fea, que nunca debió hacer y que tuvo unas consecuencias. La primera es que el PP no tuvo que cambiar ni una coma a ninguna ley para hacer cualquier cosa. Donde se encontró un caminito ahora hay avenidas de cuatro carriles, pero eso ya estaba todo hecho por el PSOE y deberían asumir que una parte del enfado muy fundado de la ciudadanía venía de ahí.

Harán ustedes contrapeso si tienen la oportunidad de compartir Consejo de Gobierno…

Yo creo que hay que hacer un esfuerzo por liderar, que es como más garantías tienes de que no te duela la cabeza con esas cosas.

Ha hablado de los pueblos y los municipios de menos de 20.000 habitantes. ¿Le preocupa que la extrema derecha entienda mejor lo rural que la izquierda?

La extrema derecha hace lo mismo en todos sitios. Identifica la carencia y cuenta una milonga. Da igual que no se pueda hacer, que sea ilegal, da igual que sea una mentira lo que ha dicho del adversario… Por eso creo que hay que ser muy riguroso en la crítica a sus planteamientos políticos. Hay que hablarle a la gente de lo sencillo: que han votado en contra de que la gente tuviera un salario mínimo de 1.000 euros y de que una persona que lleva 15 años con contratos temporales tenga un contrato indefinido. Hay que hablar de esas cosas. En el campo, el summum es ir con Le Pen, que de haber tocado poder en Francia hubiese metido en unas complicaciones formidables a la agricultura y a la ganadería andaluza.

Votan en contra de que se vigile el fraude en el etiquetado. Son las cosas que hay que contar en los pueblos y en las ciudades. Amén de que es un partido, como también le pasa al PP, que todo lo quiere solucionar reduciendo ingresos públicos, y no sé de dónde pretende sacar los recursos que son necesarios para fortalecer esos servicios que ellos prometen aumentar o robustecer pero que no explican cómo; porque con lo que ellos dicen no se puede hacer. Es la versión ampliada de lo que ya está haciendo el PP. Dicen que todo está muy bien, pero hablamos con los docentes, con el personal sanitario o con el personal que vigila incendios, y el concepto que ellos tienen de que todo está muy bien es muy distinto del de Moreno Bonilla.

Incide en los contratos indefinidos. El empleo es una de las grandes disputas, Moreno los apunta a sus políticas liberales de la simplificación administrativa o la bajada de impuestos, mientras ustedes señalan la reforma laboral de Yolanda Díaz. ¿Qué le parece a usted la reforma laboral? Desde la izquierda se critica que no toca la indemnización por despido.

La vicepresidenta ha sido una pieza ineludible. Sin ella en ese tablero de una negociación tan complicada probablemente no tendríamos reforma laboral. Pero no es sólo la reforma laboral de la ministra de Trabajo. Es la reforma de los sindicatos y de la patronal. El PP, que tiene tantos problemas con la reforma laboral, la sacó mano militar con los empresarios y su mayoría absoluta. Me parece un desahogo muy grande que, desde la posición de quien tiene el dudoso honor de habernos destrozado el mercado de trabajo poniéndose de acuerdo con la patronal, le ponga pegas a una reforma fruto del diálogo social y del consenso.

Para que fuera un acuerdo a tres deja cosas atrás que por supuesto son importantes y sobre las que hay que volver y hay que avanzar. Eso es tan cierto como que es la primera reforma laboral en décadas a través de la cual los trabajadores y trabajadores recuperan derechos. No es otro paso para atrás. Nos coloca en una senda de recuperación de derechos que ya se va notando, pero no nos tiene que llevar a la autocomplacencia. Siguen quedando cosas por mejorar. Las que se han mejorado ya están dando sus frutos. Las mejoras de las relaciones laborales acaban generando mejoras económicas. Ya están los datos sobre la mesa, es empírico, no teórico y hay que avanzar ahí.

Inma Nieto11
Nieto, durante la entrevista en la redacción de lavozdelsur.es.  JUAN CARLOS TORO

¿Qué opina del dato de autónomos? Moreno presume mucho de ser la comunidad con mayor número de estos trabajadores. ¿Usted lo considera positivo?

Al presidente, que le gustan mucho las comparativas, si alguien de su equipo le hace la comparativa de autónomos con otras economías robustas, igual no lo usa más. Porque no suele ser un dato que identifique una economía consolidada y robusta. Más bien lo contrario. Toda economía que pretende ser más fuerte tiende a buscar más músculo en las empresas. Y otro día hablamos de los falsos autónomos. Gente a la que le dice su jefe, "o te lo pagas tú, o el lunes no vengas". Y si Moreno Bonilla no sabe que eso pasa en Andalucía, porque sólo vive en ese publirreportaje, esa será una enorme cantidad de gente que se sentirá muy identificada con lo que nosotros les digamos. Hay muchas personas en fraude de ley que están como autónomos porque no tienen más remedio y que en realidad son trabajadores por cuenta ajena.

¿Forman parte de esos tres millones de andaluces en riesgo de exclusión?

Cuando le hablo de pobreza y exclusión al presidente siempre me dice que soy apocalíptica; porque le estropea su propaganda, pero eso hay que hacerlo. En la provincia de Cádiz tenemos el dudoso honor de tener ciudades que están en el ranking de la pobreza y de la exclusión. Tenemos La Línea, tenemos Sanlúcar... En Jerez hay paro crónico; la gente que encadena más de dos años sin contrato. La gente está sufriendo mucho para tanta tontería, si se me permite. Cuando no se habla de los problemas parece que no existen. Hay que afrontarlos y ser honestos y en eso se ha fallado. Son prioridades porque la gente merece que el Gobierno ponga entre sus prioridades las que son las de la ciudadanía.

Inma Nieto03
Inma Nieto, candidata de Por Andalucía a la Junta.   JUAN CARLOS TORO

¿Cómo visualizan desde la coalición los fondos europeos de reconstrucción? Hemos recibido mucho dinero y, sin embargo, se están perdiendo muchas oportunidades.

Y hay mucho guardado. El presidente en una sesión de control me dijo que era para cuando haga falta. Con una pandemia y una guerra lo estaremos guardando para el meteorito... Precisamente, esa es la fortaleza que debería tener esta campaña si la reconducimos a la política. No hay que pedalear en el aire. De lo que nosotros estamos hablando ahora es de tomar un camino u otro. Habida cuenta de que se pueden tomar porque hay recursos. Si no hubiera recursos podría sonar modo campaña decir que hay que fortalecer y contratar a más personal público. ¿De dónde lo sacamos? De los miles de millones de euros que hay.

"A veces, como sólo nos hablan de Madrid, no nos damos cuenta del potencial que tenemos si las cosas funcionaran debidamente"

Tenemos que tomar decisiones a futuro de qué queremos hacer con ese dinero. Podemos seguir con California hace tres años, ahora Baviera… nosotros queremos ser Andalucía. Pero Andalucía solventando los problemas que tenemos. En materia social es ineludible por justicia con nuestra gente, pero también hay que solucionar muchos problemas en infraestructuras del transporte. Las conexiones ferroviarias, el fortalecimiento de nuestra cadena logística. Superar el escenario en el que estamos no sólo es riqueza para nuestra tierra, es PIB para el conjunto del país. A veces, como sólo nos hablan de Madrid, no nos damos cuenta del potencial que tenemos si las cosas funcionaran debidamente.

Usted viene de Algeciras, allí el tren es del siglo XIX…

Andalucía es el área logística del sur de Europa y hemos estado en los mapas de las conexiones ferroviarias de Europa una década antes de estarlo en la agenda política de los gobiernos de este país. No digo ya de la Junta de Andalucía. Allí ven que tenemos esa fortaleza y creo que por eso ahora que hay recursos, y esta crisis se ha encarado con una salida lógica de poner dinero para proteger a las empresas, el empleo y la gente, hay que abordar los problemas que hay. No podemos inventarnos problemas o decir que no existen porque los problemas están. Es inaplazable meterle mano a la pobreza infantil. Un Gobierno que tiene recursos no puede dejar en una vereda al margen del camino de su agenda problemas que son vitales por justicia social y porque la prosperidad de Andalucía está directamente vinculada a la prosperidad de España. Somos la comunidad más poblada, estamos en el sitio y necesitamos un gobierno bastante mejor.

Ha hablado de que Moreno le comentó que tiene una visión apocalíptica. Recientemente, en una comisión parlamentaria, usted se presentó ante el director general de Canal Sur, Juan de Dios Mellado, diciéndole que quizás no la conocía porque usted no salía demasiado en los informativos. El ente público está siendo objeto de polémica durante la precampaña. ¿Qué hay que hacer con Canal Sur para que sea una televisión plural? No es algo de ahora, las acusaciones también se hacían durante los gobiernos del PSOE.

Con un medio de comunicación público a lo que hay que aspirar, fíjese qué poco revolucionario, es a que se cumpla su objetivo de servicio público. Que se cumpla con los compromisos que hay con el Consejo Profesional. Que se deje trabajar a los profesionales y se deje introducir los criterios con los que se decide qué tiene y qué no tiene importancia informativa, pero liberados de las presiones que tienen los medios privados. Atendiendo, más allá de cubrir expediente, la cobertura de lo que ocurre en el territorio más cercano a la ciudadanía. La vertebración del territorio a través de un medio de comunicación público también es muy interesante y le puede dar cabida a muchos elementos que otros medios, que tienen que estar más preocupados de la cuenta de resultados, no pueden dar. Dejando a la gente trabajar y quitándole censura de otro tiempo y de otras formas de gobierno que no son democráticas, ya se avanzaría. Hay que cumplir con lo que dice la ley que es un servicio público. Quiero mandar un abrazo a los profesionales que trabajan allí porque sé lo mal que lo están pasando con estas injerencias constantes. Hay que dejar que funcionen. Esta es una de las cosas que heredó Moreno Bonilla, aunque él lo ha empeorado, pero sobre la que no se ha quejado. Hay herencias sobre las que se queja.

Sobre el autor:

Paco Sánchez Múgica / Emilio Cabrera

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Luis Hace 5 días
A ver, lo que se hace mal, mal se queda. Por muchas disculpas posteriores que se pidan. Hay un par de cosas infumables en esta amalgama de siglas. Por una parte, si UP ya tiene un mensaje y un programa común a nivel estatal, lo lógico hubiera sido ir juntos a las andaluzas y que el resto de formaciones se hubiesen integrado al grupo, como ha hecho la Francia Insumisa de Mélenchon. Unidos por un programa, no por listas ni por la pasta. Y tiempo hay todo el que se quiera, hasta cuatro años par
Ahora en portada
Lo más leído