Hace ocho años, Toñi Ferral y su familia estuvo a punto de liquidar la empresa Transportes Ferral Arévalo SL. "Pero todos nos apretamos el cinturón y nos quedamos cinco meses sin cobrar para pagar a proveedores... Al fin y al cabo el negocio era nuestro sustento". Como ella, los hermanos Gil, Antonio y Manuel —conocidos en la carretera como Antoñito y Manolito— también pensaron hacer lo mismo. "El transporte en este país nunca ha sido rentable. Está en manos de los autónomos porque no es negocio", confiesa Manuel, propietario de dos empresas de transporte y camionero desde septiembre de 1980.

Si bien la última subida en el precio del peaje de la AP-4 Cádiz-Sevilla ha cabreado a las más de 15.000 personas que a diario cogen esta autopista, para el sector del transporte, que esta carretera cueste casi un 2% más este año, es solo la punta del iceberg de un problema que lleva sin solucionarse durante las últimas cuatro décadas.

Desigualdad de condiciones frente al volante, diferentes bonificaciones dependiendo de la pista, subida del gasoil y precios del transporte congelados desde que se instaló la primera normativa, la falta de autovía entre dos provincias andaluzas... "Las únicas provincias de Andalucía donde no hay autovía es Sevilla-Cádiz. Aquí no hay alternativa. Tú llegas desde Dos Hermanas y, o pagas por la autopista de peaje o te metes por la Nacional-IV, que ya sabemos lo que es, que nos estamos jugando la vida todos los días", expone Manuel Gil. La concesión de la autopista AP-4 debió haberse terminado en 1993, pero el Gobierno central —en manos tanto del PP como del PSOE— la prorrogaron. La liberación de la AP-4, unida a la promesa de esa autovía entre Cádiz-Sevilla que nunca llegó, es uno de los frentes que los transportistas que circulan por Andalucía Occidental tienen abierto. Pero hay muchos más.

"Estamos con el mismo precio desde hace 40 años. El precio del transporte no ha subido desde entonces", destaca Toñi, administrativa de su empresa, de carácter familiar. "Y muchas veces el beneficio es mínimo o nulo. Hay importes a los que no les sacas dinero o que incluso el balance es negativo", enlaza Antonio, transportista autónomo con cinco trabajadores a su cargo. Todos comparten que los camioneros han podido subsistir a lo largo de los años cuando el gasoil ha bajado. "No hay otra", incide Toñi.

"Hay clientes que se te quejan porque, cuando el gasoil está más bajo, quieren pagar menos. Pero oye, ¿y cuándo el gasoil está más alto, tú me subes el precio?", agrega. "Lo que no se puede aguantar es que yo, para ir a la playa con mi turismo pague el gasoil igual que si fuera un transportista. Eso no se puede sostener, ni es justo", critica Antonio. "¿Y quién tiene la culpa? Nosotros", sostiene Manuel. Los tres mantienen una conversación donde denuncian los problemas que llevan sufriendo durante décadas, pero también hacen autocrítica y están de acuerdo en que les hace falta unión para reivindicar los derechos de los profesionales de la carretera en Cádiz.

Toñi, Antonio y Manuel firman que desde que llevan trabajando en este sector, jamás han circulado por la AP-4. "¿Compañeros que vayan y vuelvan todos los días por la autopista? Yo no conozco a nadie", comenta Manuel. "A no ser que el propio empresario te cargue el coste del peaje en la factura para que ahorres tiempo, pero prácticamente ninguno cogemos por la AP-4", termina su hermano. La gran mayoría transporta mercancías a diario por una carretera que se ha cobrado 100 muertes en los últimos 15 años. ¿Habéis tenido problemas alguna vez en la N-IV? Toñi suelta una risa floja. “Hombre, uno de mis conductores tuvo un accidente donde falleció una mujer que circulaba un turismo”, responde Antonio cabizbajo. “Siniestro total”, lamenta. "Se supone que los transportistas debemos de tener más comodidades (autovía, autopista), y nos obligan a irnos por las comarcales, porque tenemos que abaratar precios... Es lo que no entiendo", apunta Toñi. "¿Por qué a nosotros, que somos profesionales, que trabajamos arriesgando la vida, tenemos que pagar una pista? Eso me choca", enlaza.

Según cuentan, hay días que en la Nacional-IV, en horas punta, se forman auténticas caravanas de camiones (casi el 80% de transporte pesado) como si se trataran de retenciones. Y es que si por la autopista pasan a diario más de 15.000 vehículos, por la Nacional-IV “muchos más”. La cifra, estiman los transportistas, podría ser más del doble: "El 90% de las mercancías que llegan al puerto de Algeciras pasa por la Nacional-IV”, asegura Antonio. “El día que se libere el peaje, habrá una avalancha de camiones por la AP-4”, expresa uno de ellos.

“El día que se libere el peaje, habrá una avalancha de camiones por la AP-4”

"Tenemos que unirnos para cambiar esta realidad. Yo he trabajado en carretera de Norte a Sur, de Este a Oeste, y te puedo asegurar que no hay tres provincias en España, capitales de provincia, que no tengan autovía. Más de tres no hay, entre ellas, la provincia de Cádiz. Y en Andalucía es la única. ¿Por qué? ¿Qué menos que tener una autovía para salir de aquí?", lamenta Manuel. No obstante, en la actualidad todos esperan que la AP-4 se libere antes del 2019, como ha asegurado el ministerio de Fomento.

"Pero para nosotros tampoco es la solución", espeta Toñi. "Lo que nos tiene ahogados es el precio del gasoil", continúa. A lo que Manuel se pregunta: "Si los agricultores y los pescadores tienen el gasoil subvencionado, ¿a nosotros por qué no nos pueden subvencionar el gasoil si es nuestro medio de vida?". “Porque no les interesa, porque se mueven muchos millones”, responde Toñi al segundo. Todos señalan al Gobierno central como principal responsable de las injusticias que hoy sufren. "Parece que las normas de este país, en Andalucía son de una forma y a nivel nacional son de otra..., porque esto solo ocurre en Andalucía", concluye Antonio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído