El pescaíto chiclanero con helados soft de una "Butrona atrevida" que vive Bajo el mar

Cristina Ruiz Butrón, de 41 años, abre en el Mercado de Abastos de Chiclana esta heladería con opciones sin gluten en la que prepara a su estilo taikayis, un postre japonés; smoothies de fruta natural; y palomitas con sazonadores

Cristina Ruiz Butrón con un pescaíto chiclanero en el Mercado de Abastos.
Cristina Ruiz Butrón con un pescaíto chiclanero en el Mercado de Abastos. ESTEBAN

Un caballito de mar, varias caracolas y una estrella. Un pedacito del fondo marino se ha trasladado a uno de los puestos del Mercado de Abastos de Chiclana. No hay que bucear, pero sí acercarse con el estómago vacío a esta heladería que llama la atención desde la plaza de las Bodegas.

Sus paredes moradas, su vitrina decorada con papel repleto de escamas y luces de colores despierta la curiosidad de muchas personas que no pueden continuar su camino sin saber qué venden allí. El niño que aparece en un gran cartel desvela el secreto, en sus manos muestra un dulce con forma de pescado que se ha convertido en la estrella de Ice Cream Bajo el mar.

Ese pequeño sonriente es Hugo, el hijo de Cristina Ruiz Butrón, la artífice de este negocio que ya se ha ganado el cariño del público. “Me encanta La sirenita de toda la vida, cuando quise montar algo, pensé antes en el nombre que en la heladería”, dice esta chiclanera de 41 años.

Paula atiende a unos clientes extranjeros en el local.
Paula atiende a unos clientes extranjeros en el local.   ESTEBAN

En mayo de este este año comenzó esta aventura en el local donde se ubicaba la tienda de menaje y electricidad en la que atendía. “Yo vendía material eléctrico con mi padre, en Pelagatos”, explica Cristina, que asegura ser “muy manitas, te pongo un enchufe, una alargadera y lo que quieras”.

"Yo vendía material eléctrico"

Había trabajado en aseguradoras y como community manager, pero nunca se había adentrado en el mundo de la hostelería. En esta ocasión —”como quieta no puedo estar”— apostó por algo que reconoce que tiene muy presente por su familia. Antonia Butrón es prima de su abuelo, y su tía y su prima son youtubers con canales de vídeo-recetas, la creadora de Cocina con Carmen y Mery, de Cocina para todos.

“Viene en la sangre”, ríe la chiclanera, que no pierde la sonrisa. Enérgica y amable, se enfrentó a un nuevo sector en el que ha empezado aprendiendo a usar la maquinaria. “Las butronas somos muy atrevidas”, dice, tras haber descifrado las instrucciones de la heladera, que “nada más que venían en italiano y en chino”.

Cristina añade chocolate blanco al pescaíto chiclanero, la estrella de la heladería.
Cristina añade chocolate blanco al pescaíto chiclanero, la estrella de la heladería.   ESTEBAN
Pescaíto chiclanero con helado 'soft, chocolate blanco, oreo y fideos de colores.
Pescaíto chiclanero con helado 'soft, chocolate blanco, oreo y fideos de colores.   ESTEBAN

Con alegría y desparpajo, Cristina prepara un pescaíto chiclanero, hecho con una masa mix de gofres y tortitas que es “neutra y no lleva harinas refinadas”. Se trata de lo que en Japón se conoce como taiyaki (tai significa besugo y yaki, horneado), un dulce tradicional elaborado con una pasta de judías dulces que tiene siglos de historia.

"Me encanta 'La sirenita' de toda la vida"

Su origen se remonta al capricho de un emperador que se empeñó en que su pueblo comiera pescado. “En aquella época muy poca gente podía comer besugo, y pidió que hicieran un dulce parecido a este tipo de pescado. Se los llevaban a los pescadores para que se lo comieran durante la faena y tuvieran energía”, explica Cristina, quien vio este postre por primera vez en un viaje que realizó a Nueva York en 2009.

Trece años después, la chiclanera recordó este curioso dulce y decidió darlo a conocer en el centro de su ciudad, donde en los platos abundan más las doradas y las lubinas. Por la boca del pescaíto introduce helado soft, una alternativa al tradicional que no lleva agua y la base está formada por leche y nada. “Lleva pocos azúcares y no lleva gluten ni lactosa. Además es el único que puedes poner artísticamente dentro del pez con el tirador”, comenta.

Cristina y Paula preparando smoothies de fruta.
Cristina y Paula preparando smoothies de fruta.  ESTEBAN

Al helado se añade una salsa, ya sea Kinder, Nutella, chocolate negro, fresa… y varios toppings, desde coco rallado hasta galletas Oreo o Lacasitos. Según cuenta Cristina a lavozdelsur.es, “los chocolates son italianos, sin aceite de palma y pocos azúcares, intento traer todas las salsas y toppings más raros que hay”.

Después de esparcir con una cuchara lo que ella llama “colores de sirena”, fideos de colores, coloca un barquillo en la boca del pez. Todo una obra de arte que ya es protagonista de muchas imágenes que nadan por las redes sociales.

Junto al pescaíto —de apellido chiclanero “para promocionar la ciudad”—, la heladería ofrece una versión salada que consiste en un “gofre palito relleno de salchicha” al que se le añade mostaza o ketchup. Paula, su compañera, acaba de sacar esta propuesta que también fue rescatada de los recuerdos de viajes.

Gofre palo relleno de salchicha.
Gofre palo relleno de salchicha.  ESTEBAN
Las chiclaneras acaban de hacel al momento dos smoothies de fruta natural.
Las chiclaneras acaban de hacel al momento dos smoothies de fruta natural.  ESTEBAN

Cristina está concienciada con las personas celíacas y sensibles al gluten, por eso, ofrece para los helados soft distintos toppings y salsas sin esta proteína. “Tenemos mucho cuidado en el tema de la manipulación para que no haya contaminación cruzada, cogemos todo de las bolsas directamente y las cucharas nuevas”, detalla.

Otro de los productos más demandados son los smoothies hechos al momento con fruta 100% natural que se somete a un proceso de congelación con el fin de que no pierda las propiedades y se sirvan “fresquitos” sin necesidad de usar hielo. “Hasta los niños que no comen fruta lo quieren”, añade mientras pulsa un botón de la batidora.

A su vez, Cristina ha aprovechado el cine de verano que se desarrolla todos los lunes en esta plaza para comprar una palomitera. "Ha sido un exitazo”. Las familias no dudan en comprarlas con sazonadores para disfrutar de las películas al aire libre.

Paula y Cristina en la heladería Ice Cream Bajo el mar en Chiclana.
Paula y Cristina en la heladería Ice Cream Bajo el mar en Chiclana.   ESTEBAN

La chiclanera está encantada con la acogida que está teniendo su negocio, no solo de los vecinos sino también de clientes de otras partes de la provincia y de turistas que se acercan a probar. “En una mañana llegamos a vender 21 litros de helado”, sostiene. No puede evitar que se le pongan los pelos de punta cuando le dicen que “es la mejor heladería del mundo”. Y no es para menos, cuando se ven las largas colas que va acumulando.

Su mente ya explora otros productos para incorporar a su local, sobre todo, de cara a la llegada del otoño. “Queremos hacer creps y pescaítos pequeños como si fueran buñuelos para servirlos con chocolate caliente”, explica Cristina, que no descarta añadir dorayakis rellenos con salsa y acompañados de helado.

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído