Los comercios del centro de Jerez donde Baltasar descubre sus regalos

En el corazón de la ciudad aun quedan comercios que resisten a Amazon y a las grandes superficies, un puñado de tiendas donde los Reyes Magos hacen su parada en busca de productos locales y atención de verdad

Los comercios del centro donde Baltasar descubre sus regalos. En la imagen, el alumbrado de Jerez en 2021.
Los comercios del centro donde Baltasar descubre sus regalos. En la imagen, el alumbrado de Jerez en 2021. CANDELA NÚÑEZ

Los comerciantes que resisten en el centro de Jerez son auténticos valientes que siguen apostando por un modelo de negocio cada día más frágil: el de pervivir en un entramado urbano con muy baja densidad de población, con un centro en el que cada vez proliferan más los espacios dedicados a la hostelería, al ocio y al turismo y con una población cada día más acostumbrada a comprar en grandes superficies o a través de internet.

Por eso, en estas fechas señaladas donde tantos comerciantes aprovechan el impulso para aliviar la economía, es tan importante su arrojo por persistir en sus comercios como la predisposición ciudadana a hacer vida de barrio (o de centro). Hoy en día, es casi un acto político el dejar los enornos digitales, las compras por Amazon y los trayectos a las grandes superficies y detenernos en aquellas tiendas y proyectos que siguen haciendo que el centro de Jerez siga teniendo la idiosincrasia que lo caracteriza.

Libros, guías y agendas en La Luna Nueva

La librería La Luna Nueva es una de las más antigua de Jerez, nació en 1989 en un pequeño local de la calle Caballero. La alta demanda hizo que se trasladaran a un lugar más amplio en la calle Aguilar, donde tienen más de 40.000 títulos. La gerente del comercio, Nati Montaño, coordina no solo un local en el que comprar libros, sino un espacio cultural para el libre pensamiento.

Nati Montaño, la gran librera de su ciudad y alma de La Luna Nueva, posa con un ejemplar veraniego en días pasados.
Nati Montaño, la gran librera de su ciudad y alma de La Luna Nueva.   MANU GARCÍA

Instrumentos en Abrines

Fundada en 1948 como tienda de radios y televisores, lleva cuatro décadas en Lancería dedicado a la venta de instrumentos musicales. Ahora, la segunda y tercera generación familiar gestiona el negocio. Por Abrines han pasado decenas de promociones del conservatorio municipal, músicos y artistas en general y más de una cara conocida buscando algún instrumento en especial. Aquí trabajan con las mejores marcas, como Yamaha, Kawai o Alhambra.

abrines_1.jpg
Abrines, en la calle Lancería.   MANU GARCÍA

Cuchillos y ferretería en La tijera

Es la cuchillería más antigua de Jerez es un negocio que empezó con una moto y un afilador de cuchillos en 1930 y que ocupa la mítica esquina de Doña Blanca. La historia de este emblemático local se remonta a la década de los años 30 del siglo pasado. A día de hoy es la cuarta generación la que está al frente de La Tijera.

dsc_1388
José Manuel Morales, gerente de La Tijera.   MANU GARCÍA

Chucherías, frutos secos o carbón en Hermanos Perea

En 1949, los hermanos Joaquín y Miguel Perea se establecieron en un local de la calle Levante, entre la Plaza de las Angustias y la calle Évora. Es el mismo que hoy regenta y atiende Juan Luis Perea, tercera generación de esta saga familiar. Castañas pilongas, legumbres ‘Curto’, tambores de juguete, diabolos, trompos de madera, pipas ‘Emilio Arias Lizano’, caramelos asturianos ‘Toffe’ o caramelos de Tafalla ‘El Caserío’, son solo una muestra del surtido que ofrece a día de hoy.

HERMANOS PEREA CHUCHERIAS 12
Juan Luis Perea en su confitería, en diciembre de 2021.   MANU GARCÍA

Artesanía religiosa en Casa Quevedo

Casa Quevedo se ha convertido en emblema de la ciudad por su historia, por ser una de los primeros negocios de Jerez de este tipo: casi 70 años anclado en una de las esquinas más transitadas del casco histórico, y por su trabajo artesanal dedicado a la instalación de cristalería y marquetería. Casa Quevedo está repleta de figuritas frágiles, trípticos religiosos con rótulos fluorescentes que advierten ofertas especiales, animales, pequeños San Pancracio, San Judas y cómo no, una réplica de la patrona de Jerez. Está todo intacto desde hace más de 20 años. 

Los dueños de Casa Quevedo. FOTO: MANU GARCÍA.
Los dueños de Casa Quevedo.   MANU GARCÍA

Ropa interior y pijamas en Confecciones Justo

Confecciones Justo comenzó siendo una tienda especializada en gabardinas en la calle Santa María, junto al Gallo Azul. Hoy, en calle Bodegas, es la segunda generación, con Justo hijo y Almudena, su mujer, especializados en ropa interior de hombre y mujer, bañadores, ropa de cama... La tienda de todo lo confeccionado

Almudena Gómez y Justo Pérez en el interior de su negocio Justo Confecciones, en calle Bodegas. FOTO: MANU GARCÍA.
Almudena Gómez y Justo Pérez en el interior de su negocio Justo Confecciones.   MANU GARCÍA

Papelería en Consistorio

El padre de Ángel Rodríguez Castillo, actual encargado de la mítica Papelería Consistorio, abrió su primera tienda en la esquina entre Consistorio y Latorre hace 63 años. Cuando Pablo Rodríguez Melero falleció en 2005, un íntimo amigo suyo se acercó a su hijo, Ángel Rodríguez, y le musitó: "Ha muerto el último papelero". Se llevó detrás del mostrador de la Papelería Consistorio hasta los 85 años de edad. 

papeleria_consistorio_2.jpg
Papelería Consistorio en Jerez.   MANU GARCÍA

Ropa de caballero en sastería Mera

José Luis Mera Aguilar lleva cosiendo desde los 9 años. Empezó como aprendiz de varias costureras particulares y, ya adolescente, entró como empleado en la sastrería Saldaña, en la calle Santa María de Jerez. A pesar de sus 71 años, el sastre Mera sigue acudiendo cada mañana a su negocio. 

José Luis Mera, junto a su hija Carmen, en la sastrería.
José Luis Mera, junto a su hija Carmen, en la sastrería.   MANU GARCÍA

Juguetes en Carrusel o en Ya voy Mamá

Nela García abrió Carrusel Juguetes en 2004, primero ubicado en calle Castilla, y desde hace varios años, en calle Algarve. El cierre de la mítica Juguetería Álvarez llevó a García a intentar cubrir el hueco que dejaba en el centro, y cuentan con "el mayor surtido de marcas y productos prácticamente en toda Andalucía".

 
Nela García, con una tabla de surf de 'Spiderman' en su tienda.
Nela García, con una tabla de surf de 'Spiderman' en su tienda.   MANU GARCÍA

Maca lleva 10 años levantando una tienda de juguetes en el centro de Jerez. Sus productos no son los que aparecen habitualmente en la televisión o en los catálogos, sino que “son juguetes hechos pensando en la responsabilidad ética de los consumidores, que se elaboran teniendo en cuenta valores como la sostenibilidad medioambiental o el bienestar de los trabajadores”. 

Los Reyes Magos deben ser previsores: “Va a haber juguetes que no van a llegar, pero no hay que alarmarse”
Maca Gómez en Ya voy Mamá.   MANU GARCÍA

Perfumes y cosmética en Mafalda 

Su actual propietario, el jerezano Kurt Kuwilsky Serrano, narra que su tío, Enrique Serrano Gallardo, abrió una fábrica en el año 1945, en el mismo emplazamiento de la tienda, en el número 25 de la calle Bodegas, donde solo comercializaba perfume por litro, en garrafas de cristal de vino. Cuenta Kurt que Mafalda no guarda relación con el personaje que se inventó en 1964 el humorista gráfico argentino Quino. Sino que la Mafalda de Enrique proviene de la princesa Mafalda de Saboya, la segunda hija de Víctor Manuel IIl, que fue Rey de Italia entre 1900 y 1946, después de que el químico jerezano leyera un libro sobre ella. Un dato que ha pasado desapercibido durante más de 70 años entre los ciudadanos.

Kurt, propietario de Perfumes Mafalda, en su tienda, este lunes.
Kurt, propietario de Perfumes Mafalda, en su tienda.   MANU GARCÍA

Anillos, collares o pendientes en Joyería Dogma

Cuando Ladislao Rodríguez abrió en 1921 la relojería La Joyita, en la céntrica calle Doña Blanca, no se imaginaba que un siglo después sus descendientes iban a continuar con el negocio, que ha evolucionado —y se ha multiplicado— desde entonces. Este año se cumple un siglo de la apertura de un negocio sin el que no se entiende el comercio jerezano. Su nieto, del mismo nombre, regenta ahora la Joyería Dogma, situada a escasos metros de su antecesora.

Ladislao Rodríguez, con sus hijos Gonzalo y Álvaro, y la trabajadora Beatriz Sambruno, en el mostrador de Joyería Dogma.
Ladislao Rodríguez, con sus hijos Gonzalo y Álvaro, y la trabajadora Beatriz Sambruno.   MANU GARCÍA

Flores en la 'Plaza' 

Conchi Torrecilla lleva 43 años junto a una puerta vendiendo flores. Es una tienda completa a pie de calle. La mitad, de plástico; la otra mitad, naturales. 

Conchi Torrecilla, junto al mercado de abastos en su puesto de flores.
Conchi Torrecilla, junto al mercado de abastos en su puesto de flores.   MANU GARCÍA

Ropa y accesorios en La mala Ñ

Desde que La Malagueña, una de las tiendas más misteriosas y míticas de Jerez, cerrara en 2008, Cristina Gimeno (Jerez, 1975) quiso retomar ese encanto innato del lugar abriendo una tienda de moda bautizada como La Mala Ñ, el 'refugio' de las mujeres que quieren vestir (y sentirse) diferente.

El interior de La Mala Ñ. FOTO: MANU GARCÍA.
El interior de La Mala Ñ.    MANU GARCÍA

 

Sobre el autor:

Valeria Reyes Soto

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid, he trabajado en la gestión y comunicación de proyectos como el Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger, la Feria del Libro de Sevilla, el Festival de Jerez o el Festival de Cine Europeo de Sevilla; en espacios como la librería Caótica y en proyectos como Luces de barrio. Tengo especial interés por los programas que unen diferentes puntos de la cultura a través del encuentro, la investigación y la mediación, así como plena vocación por el mundo editorial, librero y literario.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído