Publicidad
Publicidad
Publicidad

Toda convicción es una cárcel. Jamás sabremos si el antihéroe bajo el aguacero sigue sin mojarse.

El día en el que Samuel Beckett pide la liberación de Arrabal al franquismo es uno de los más bellos, perfectos y concretos en nuestra existencia.

Dice Woody Allen que la ventaja de ser inteligente es que se puede fingir ser imbécil, mientras que al revés es imposible. Pues no, se equivocaba el neoyorquino. En 2018 prevalecerá el embuste. 

 La libertad no es un derecho, es una conquista. Desdichado el hombre temeroso. 

Resignados a la suplencia todos acabamos aceptando el banquillo.

Otra Navidad en el furgón blindado de la memoria. Se acaba el sarao. Despedida y cierre. Operación rescate. Vuelta al calendario. Rebajas de enero. A renovar los votos. Tocata y fuga. 

¡Hay que festejar que estamos vivos! ¡Que estamos vivos un año más, el 2018!

Espero que esta Navidad sea de tu agrado. Que te lo pases en grande.

Al éxito de crítica y público cosechado con su papel en 'Asesinato en el Oriente Exprés' como Mary Debenham, se le suma el estreno mundial del Episodio VIII de 'Star Wars'.

Últimamente somos víctimas de una palabra que se ha puesto de moda: intensidad.

Las emociones, como los sabores, nos erizan la piel. En ellas, pocas veces existe el término medio.

T.S. Eliot decía que no se podía descartar la posibilidad que en un momento la cultura desaparezca.

¿Qué diría Vázquez Montalbán si viera a la izquierda catalana que él conoció travestida en juez y parte de la burguesía?

Soy, etimológicamente hablando, un escritor político por las mañanas y lírico por las tardes.

"Si aprietas demasiado el acelerador lo normal es que acabes con la chica de la curva compartiendo un bonito especial de Cuarto Milenio". 

La ingenuidad de este país no tiene límites. Esta nación se ahoga en imponderables.

Chesterton dijo que la mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta. 

Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano. Hay que volver a la espiritualidad, a la fe y a Dios. La esperanza casi nunca viene ligada a la razón. 

Frank Sinatra se jactaba en repetir que él no cantaba, él vendía un estilo. Un conjunto de fallos crea un estilo.