¡Hay que festejar que estamos vivos! ¡Que estamos vivos un año más, el 2018!

Muy buenos días. Hoy es 31 de diciembre de 2017. Hoy es Nochevieja. Espero que esta noche, querido lector, te diviertas desmesuradamente. Como corresponde a esta noche en la que nos despedimos del 2017, que ya quedó atrás en el calendario usado como dos calcetines viejos. Mañana será un día festivo, de reposo, de recuperación de los excesos en los que previsiblemente hemos incurrido anoche. ¡Para eso está el Año Nuevo! Para tomar más de la cuenta y bailar más de lo que nuestra cintura puede soportar. ¡Hay que festejar que estamos vivos! ¡Que estamos vivos un año más, el 2018!

Mañana, mi admirado lector, héroe sin rostro con la cara echada abajo, superviviente entre el reparto de The walking dead, te imagino acontecido. Estragado. Disminuido. Devastado por la noche que te has farreado. Querido lector, este no es un domingo cualquiera. Soy consciente de ello. Este domingo no tienes el cuerpo para diatribas ni malabarismos. Y mañana, mucho menos. No te asustes. Hoy únicamente me asomo a saludarte calurosamente, desearte una espléndida cena entre los tuyos y felicitarte, cómo no, un próspero año nuevo

Feliz Nochevieja. Espero, fiel lector de tantos domingos, desde lo más profundo de mi corazón, que este año que viene sea lo más dichoso posible. Te deseo salud, dinero y amor. Que te siente bien la vestimenta que hayas elegido para deslumbrar a propios y extraños. Que la cena de esta noche sea de tu agrado. Y, sin hacerme de rogar, que pases una noche fabulosa y que la acabes dónde, cómo y con quien quieras.  Que este sea un año bueno, saludable, próspero y satisfactorio para ti y los tuyos. Feliz año.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído