excavadores_museo_arqueologico_2
excavadores_museo_arqueologico_2

Del final al principio, 365 días cargados de acontecimientos, buenas noticias y esperanza para la actividad cultural en la ciudad. No todo fue positivo: tristes desapariciones, un gran Teatro en el alambre... 

Presentaciones y novedades literarias, grandes espectáculos en el gran teatro de la ciudad en un año crucial para su viabilidad futura, conciertos, agitación cultural con pequeñas grandes iniciativas, tristes desapariciones, obras colectivas, jerezano con un Goya en sus manos, jerezano con una película bajo el brazo con tres nominaciones a los Premios Goya en 2016, Techo y comida, El grito en el cielo, flamenco sin fronteras, el Festival de Jerez más universal, Zambomba BIC, efemérides, el lío (de todos los años) de la Bulería, iniciativas minoritarias, jóvenes emprendedores, librerías de ocasión que combaten el miedo a la crisis de la que ¿vamos saliendo?... Descubre todo lo que ha dado de sí el año en Jerez en materia cultural. Habrá habido noticias infames en los últimos doce meses, pero en esta relación hay grandes alegrías y enormes esperanzas de que la Cultura empieza al fin a desperezarse en la capital del sherry. Una inmensa minoría se ha unido para proclamar la muerte de la maldita frase "en Jerez no hay nada que hacer ni que ver". Empezamos por el final, aquí va lo más destacado del año que ahora acaba en materia cultural:
1. Diciembre. En el mes en el que la Zambomba de Jerez (y Arcos) al fin fue considerada especie protegida tras seis años de politiqueo y trámites con la declaración oficial como Bien de Interés Cultural (BIC), uno de los puntales de ese flamenco indómito y en extinción, Manuel de los Santos Pastor Agujetas, fallecía de forma inesperada, propia del hermetismo que ha rodeado a este cantaor que ya es leyenda. Dos años después de que Juan Moneo El Torta nos dejara también en las fiestas navideñas (el 31 de diciembre en aquella ocasión), el flamenco se volvía a poner de luto para despedir a uno de esos mitos irrepetibles de otro tiempo. Por otra parte, diciembre también ha sido el mes de Techo y comida. El 4 de diciembre se estrenaba al fin en las salas de todo el país el aclamado debú del cineasta jerezano Juan Miguel del Castillo. Tras un año triunfal en cuanto a premios, el estreno suponía el broche de oro a más de dos años de trabajo desde que iniciara el crowdfunding para recaudar fondos con los que producir el proyecto. La cosa no quedó ahí: la relación de nominados en la gala de los Premios Goya de 2016 incluye a este duro y abrumador drama social entre las candidatas a la mejor dirección novel, mejor actriz y mejor canción original. Normal que el bueno de Juan nos reconociese en una entrevista no creerse todavía todo lo que está pasando.
2. Noviembre.
 Este ha sido el mes en el que este medio hizo pública la última llamada de socorro del Teatro Villamarta ante la liquidación inminente de la Fundación que lo gestiona. El Ayuntamiento apenas viene cubriendo desde hace una década una media del 40% de los gastos de personal y de mantenimiento, algo impensable para otros servicios municipales. Con superávit por ingresos de taquilla en la última temporada, pese al IVA cultural de Rajoy, la caída del apoyo de Junta y Gobierno central en un 83% desde el inicio de la crisis ha mermado aún más su futuro. Mientras el actual gobierno local busca una salida por la vía del patrocinio privado, el mundo de la cultura ha reaccionado en las redes exigiendo soluciones para salvar el proyecto actual que mantiene el coliseo jerezano. Por este equipamiento cultural pasó en este mes la compañía jerezana La Zaranda, participante en este 2015 en la prestigiosa Bienal de Venecia y que se reencontró con el público de la tierra que la vio nacer con el desgarrador último trabajo, El grito en el cielo. En enero de 2016 harán temporada en el Teatro Español, el templo de las artes escénicas en España. 

También fue noviembre un mes en el que abrió sus puertas La Luna Vieja, un nueva librería de segunda mano en la céntrica calle Granados gestionada por Evaristo Montaño, que la descubrió para los lectores de este medio. Dos meses antes era Chencho Zócar el que presentaba en sociedad los encantos de otra nueva librería de ocasión, esta vez en plena plaza Vargas y bajo el nombre de Planeta Zócar. Sin duda, pequeñas grandes noticias frente al letargo y la paralisis impuesta por la crisis generalizada. Para rematar literariamente el mes, el poeta José Mateos presentó su nuevo libro Un año en la otra vida (Pre-textos). "El texto habla de la vida y de la muerte. Su sabiduría reside en ese desplazamiento hacia la aceptación de la existencia: gratitud, esperanza, amor intenso. Hay que leerlo y releerlo porque es un libro de acogida", escribía nuestro colaborador cultural, el filósofo Juan Carlos González, al hilo de la premiere.
3. Octubre.
Este mes conocimos que un jerezano había ganado un Premio Ondas. Quizás no lo sabías pero Ángel Carmona, ganador del Ondas 2015 al mejor presentador de radio musical por su espacio Hoy empieza todo en Radio 3, nació en la capital del sherry. "Mis padres eran profesores de colegio y pasaron por allí para trabajar. Al final de su estancia nací yo. Es un regalo, es como haber nacido en Nueva Orleans", nos contó en una charla que mantuvimos a distancia. En octubre se celebró también el Congreso de la Fundación Caballero Bonald (27 ediciones este 2015), que en esta ocasión estuvo dedicado al ensayo español contemporáneo. Santos Juliá recibió el máximo galardón de esta institución, el Premio Internacional de Ensayo Caballero Bonald por su obra Nosotros los abajo firmantes / Una historia de España a través de manifiestos y protestas (1896-2013). 

El Centro Andaluz de Documentación de Flamenco (antiguo CAF) fue noticia por el envío de material histórico a Corea del Sur, lo que refuerza la proyección internacional del mayor centro de documentación de flamenco del mundo. Lo que no ayuda a su buena imagen fue la noticia de que el último director de este centro estuvo durante años cobrando como tal sin ni siquiera aparecer nunca por el Palacio Pemartín, sede de la institución en Jerez. Las cosas de la mastodóntica Junta de Andalucía. La despedida oficial de los Smiling Bulldogs fue también otra de las notas destacadas de octubre culturalmente hablando.
4. Septiembre.
Pasión Vega inauguró la nueva temporada de Villamarta, la número 19 desde la reapertura del Teatro, mientras iniciativas minoritarias como espacios alternativos de espectáculos han seguido consolidándose. Volvía también a funcionar la bodega de la asociación cultural La Quemá, y con la reentre propuestas tan interesantes como las del polaco Janusz Stolarski, que puso en escena el monodrama Orfeo y Eurídice. En La Quemá también se estrenó este año Radio Bécquer, lo nuevo de Tras el Trapo Teatro, y se ha llegado hasta a grabar un disco, el de la banda de rock jerezana El tubo elástico. El camino ya está abierto para seguir consolidándose como espacio cultural de referencia en el centro de la ciudad.

Septiembre es el mes de la Fiesta de la Bulería. Tras la polémica de 2014, cuando el PP decidió saltarse todos los controles y recomendaciones para regalar las entradas de un evento organizado en un espacio inusual como el Mamelón, volvió a imperar la cordura. Por primera vez la Bulería se celebró en el Alcázar, con mucho menos aforo, y el experimento con entradas a 20 euros no salió todo lo mal que se esperaba o que muchos pronosticaban. En todo caso, no dejó de ser una cita de transición a la espera de que definitivamente alguien dé con la tecla para frenar el declive histórico de una de las cumbres flamencas con mayor tradición y antigüedad del país. La exposición colectiva Equus en el Alcázar ha sido una de las grandes citas expositivas del año y tuvo lugar en este mes. El grupo artístico El Arroyo organizó esta muestra de artes plásticas y pictóricas en torno al caballo. Conversamos con dos de sus representantes, Luisa Porras y Lauren López Desh. 
5. Agosto.
 2015 pasará a la historia por ser el año del Museo Arqueológico de la ciudad. Aparte de celebrar el 80 aniversario de su apertura al público, todo han sido buenas noticias para esta institución cultural jerezana. Ha logrado el certificado de Excelencia del portal Trip Advisor -la Biblia de los turistas-; ha enviado una de sus piezas estrella al Bellas Artes de Bilbao; y en este mes de agosto consiguió que la todopoderosa Google incluya muchas de sus piezas en el ambicioso Art Project en el que participan más de medio millar de museos del mundo, solo 45 instituciones españolas. A todas estas grandes noticias, se han sumado la organización de un festival de música alternativa en uno de sus patios singulares; la celebración de los Cursos de Otoño; una oferta didáctica para menores con todas las plazas cubiertas en agosto... Sumen: educación, cultura, turismo, empleo, bienestar social. ¿Quién da más? Para redondear el mes, el Jardín de Berta cumplió siete años ofreciendo presentaciones literarias (este año vinieron, por ejemplo, Luis García Montero y Jesús Maraña) y seis programando espectáculos de títeres de la mano de La Gotera de la azotea. 
6. Julio.
 Hablemos un poco de nosotros mismos. Julio fue el mes en el que vio la luz en Jerez Sala Barbablanca, el proyecto de agitación cultural de lavozdelsur.es y Comunicasur Media, la empresa que da soporte a la iniciativa. La jerezana María Melero fue la encargada de estrenar la coqueta sala de la plaza Vargas, sobre Los Dos Deditos y junto a la redacción de lavozdelsur.es. La puesta de largo de la artista no ha sido la única de las actividades organizadas durante este año. Tras ella, el sevillano Alejandro Durán ha expuesto Un vaso es un vaso, otra colección singular como muestra de la efervescencia del arte en Andalucía. A las exposiciones, este nuevo espacio cultural ha sumado una conferencia sobre 'Cultura y mercado', organizada por Inma Parra, y dos Balconing, música desde los balcones de lavozdelsur.es a la plaza Vargas. Microconciertos por los que ya han pasado grupos como Suomo, El domador de medusas, Proximum, un trío de jazz (Per-Sol), y el cantaor Antonio Peña El Tolo. En este mes, por cierto, también se sufrió la pérdida del artista y gran maestro belenista José Guerra Carretero, que fallecía a los 83 años.  
7. Junio.
 La lírica volvía a Villamarta por la puerta grande en la temporada 2014/2015. El cierre de la pasada temporada, en el mes de junio de este año, correspondió a la puesta en escena de Aida, de Verdi, protagonizada por la soprano jerezana Maribel Ortega. En paralelo a la gran referencia artística de la ciudad, otras iniciativas han ido surgiendo de manos privadas, jóvenes manos privadas especialmente, que buscan nuevas fórmulas y nuevas propuestas para enriquecer culturalmente la ciudad. Es el caso del proyecto Redetejas, que en junio vivió su segunda edición por las azoteas más insospechadas del intramuros jerezano. El Archivo Histórico Provincial se centró, en su pieza del mes, en el expediente penitenciario del célebre grabador jerezano Teodoro Miciano, como muestra de los cerca de 400 expedientes que originó la antigua cárcel de Jerez por delitos de rebelión al Régimen franquista. El artista es considerado uno de los punteros en la historia del sello y la moneda española durante el siglo XX.

8. Mayo. Este mes visitó la Bonald la autora Zoé Valdés. La escritora cubana presentó en la Fundación Caballero Bonald su última novela, La Habana, mon amour, donde mezcla anécdotas personales y sociales con la crítica cultural y política. "Este libro me ha hecho más libre y ha tenido una función terapéutica", nos asegura en una chala con lavozdelsur.es. En este mes también grabaron un disco en los estudios La Bodega, en plena calle Francos, Nat Hulskam y Lamiae Naki, componentes del dúo Seffarine, dos artistas que mezclan la música árabe con el flamenco, la música clásica persa o el jazz americano. En la grabación, por la que estuvimos, compartieron su talento con artistas como La Macanita y Diego del Morao. Que el flamenco no tiene frontera alguna no es nada nuevo y este año también pudimos comprobarlo entrevistando a la guitarrista de Tel Aviv Noa Drezner, que actuó en El Pasaje. Por cierto, como el vino también es cultura no puede obviarse que este ha sido el año en el que el mítico establecimiento, un bastión para el flamenco en vivo en la ciudad, ha cumplido 90 años, el tabanco más antiguo del mundo.

9. Abril. La jerezanogaditana Pilar Paz Pasamar ha sido durante todo 2015 la Autora del Año en Andalucía. lavozdelsur.es tuvo el privilegio de visitar el hogar de la poeta, un espacio íntimo que le permite encontrar la inspiración diaria tras décadas de trayectoria dedicada a preservar su "flechazo" por la lírica. Este mes también fue el que acogió una de las muestras más interesantes y creativas del año: En azúcar en sandía. Dentro del proyecto ADN Intramuros, del estudio Infusiones Urbanas, el casco de bodeguero del estudio de arquitectura Territorio y Ciudad, en calle Santo Domingo, celebró una muestra colectiva de artistas, fundamentalmente pintores e ilustradores jóvenes de Andalucía, inspirados en la obra de Richard Brautigan. Abril también fue el mes elegido por José Manuel Caballero Bonald para presentar en su tierra natal su último libro, Desaprendizajes. A sus 89 años, el escritor jerezano desentrañó este libro de poemas, cuyo texto "está dispuesto tipográficamente en forma de prosa". "Hay que reaccionar contra ciertos lavados de cerebro", propugnó en la presentación en la sede de su fundación.
10. Marzo. Cabaret, teatro, burlesque, circo, música y humor, todo con un tono divertido, provocador y muy sensual. Así se presentó The hole en el Villamarta. Tras diversas suspensiones de este tipo de grandes musicales y espectáculos como consecuencia principalmente del IVA cultural, el teatro volvía a albergar una producción de altura que llenó durante varios días el coliseo. Una colección fotográfica en Los Claustros de Diego González Ragel (1893-1951) y de su archivo personal, de gran calidad técnica, artística y documental, amplió la oferta de un mes en el que nos dejó el maestro Juan de la Plata. Decano de los periodistas jerezanos, fundador de la Cátedra de Flamencología, investigador y flamencólogo, Juan Franco Martínez fallecía a los 82 años, tras más de seis décadas dedicadas a la información y a la documentación de la historia de la ciudad. En este mes también conocimos el proyecto Youfeelm, en el que la jerezana Esperanza Moreno, junto a Raúl Díez, plantea una iniciativa con la que se pretende exhibir cine bajo demanda a todo aquel que quiera ver una película en una sala. 

11. Febrero. Antes de que se supiera, a punto de expirar 2015, que un jerezano iba a optar a tres Premios Goya por su primer largometraje, otro artista de la ciudad, en este caso el músico Julio de la Rosa, recogía el Goya a la mejor banda sonora original por su trabajo en La isla mínima, de Alberto Rodríguez. Este mes también arrancó la edición número 19 del Festival de Jerez, que coronó a Israel Galván y a su trabajo Fla.co.men como lo mejor, según la crítica, que pasó por el certamen en esta edición. El Hammam Andalusí, junto a la Catedral, acogía una nueva muestra colectiva organizada por el activo grupo El Arroyo, 14 palos. Esta vez, esculturas, pinturas y fotografías en torno al flamenco, aprovechando el marco del Festival de Jerez, de artistas jerezanos como José Basto, Fernando Toro, Sancho Caparrini, David Saborido... En febrero también se entregó al compositor Manuel Alejandro la Medalla de Oro a las Bellas Artes. Un reconocimiento a una trayectoria que comenzó en los años 60 y durante la cual ha trabajado para artistas de la talla de Julio Iglesias, Isabel Pantoja, Raphael o Nino Bravo.

12. Enero. Ante el éxito de visitas y para que coincidiese con la celebración del XIX Festival de Jerez, la exposición Vidas Gitanas fue prorrogada en el Palacio de Villavicencio. Organizada conjuntamente por la Fundación Instituto de Cultura Gitana y Acción Cultural Española (AC/E), la exposición recorría la historia del Pueblo Gitano desde su llegada a España procedentes del noroeste de la India en los albores del siglo XV. Sin duda, una de las grandes muestras de este ejercicio. El año en el que se cumplían 20 años de la muerte de un símbolo para la ciudad como Lola Flores, y que desafortunadamente pasó desapercibido para los gestores públicos, arrancó con un Centro de Estudios Históricos Jerezanos (CEHJ) que empezaba ya desde este mes a preparar el intenso calendario conmemorativo por sus 80 años de vida. 2015, por cierto, también ha sido el año en el que la maltrecha Banda Municipal de Música celebraba (por decir algo) su 85 cumpleaños. Una de las grandes noticias culturales de 2016 sería, sin duda, que esta veterana y valiosa institución pudiera al fin volver a la normalidad y a unas condiciones dignas para sus integrantes.

¡Feliz 2016 cargado de CULTURA!

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído