Una legislatura en Andalucía con presupuestos y sin ataduras: 'autopista' del PP hasta 2026

Los resultados electorales dejan un reto para Juan Manuel Moreno, gobernar para todos contentando a los suyos; podrá aprobar lo que le plazca, aunque ha avisado de que pactará con los sectores afectados

Una imagen de la noche electoral de Moreno y Bendodo.
Una imagen de la noche electoral de Moreno y Bendodo. JOSÉ A. RAMOS (@SANTANADEYEPES)

Las elecciones ya se habían convocado y, sin embargo, eso no impidió que Juan Bravo diera la orden en la administración de la Junta de Andalucía de activar los mecanismos para elaborar el Presupuesto de 2023. Era la obsesión de Juan Manuel Moreno y el motivo que esgrimió para adelantar las elecciones. "Es la herramienta más potente que tenemos", repetía, para hacer frente a la inflación y a la crisis económica.

Cuando las cuentas no fueron aprobadas en el Parlamento, Elías Bendodo, el portavoz y gran cerebro del Ejecutivo autonómico, señaló en San Telmo que no era algo definitivo para la legislatura porque se podía prorrogar y ajustar. Bravo, de Hacienda, insistía una y otra vez en que había que adelantar para tener unos presupuestos actualizados. Moreno lo intentó pero acabó cediendo por la dificultad para gobernar sin cuentas y sin el apoyo ya fijo en el Parlamento de Vox. 

Hubo días durante la campaña en los que el argumento de Moreno estuvo a punto de caerse. Fue cuando habló de repetir elecciones para no gobernar con Vox. Eso hubiera dejado a Andalucía otro año más con los presupuestos prorrogados porque no habría dado tiempo de cumplir todos los trámites parlamentarios. Moreno convocó con una consigna clara: tenía que tener Gobierno formado a finales de verano para cumplir los plazos. Y así será porque no necesitará ni negociar.

Podría usar un puño de hierro, algo que ya hizo Rajoy con su absoluta a pesar de que cumplía también ese perfil de líder 'moderado' del Partido Popupar. Pero ya ha advertido que sus próximos cuatro años no serán así. "El que no me haya votado, puede dormir tranquilo", señalaba Moreno durante la noche electoral en una forma de decir que va a gobernar para todos. Tampoco sacó demasiado pecho con la mayoría absoluta, una cifra que sigue denominando "mayoría suficiente". Lo quiso dejar claro, "estos resultados no van a significar soberbia ni prepotencia".

Lo cierto es que Juan Manuel Moreno va a tener la legislatura que quiera tener. La noche electoral señaló que no iba a aprobar una sola ley sin pactarla con los sectores afectados. Aunque falta por saber qué parte de los sectores afectados. Los populares se encuentran con una autopista en los próximos cuatro años y, admeás, sin peaje. Sin necesidad de dar explicaciones y sin necesidad de dar determinadas concesiones a sus socios o a su oposición.

Las elecciones fueron convocadas un día antes de que se aprobase en el Parlamento la Ley de Economía Circular. La Cámara se disolvió y la ley decayó. Se prevé, y así lo advirtió Moreno, que sea la primera norma que regrese al Parlamento andaluz bajo otra de las banderas del líder del PP, 'la revolución verde'. Falta por conocer si dará tiempo a aprobarla antes de los presupuestos. El presidente de la Junta ya ha dado las fechas para esto. Pretende tener el Gobierno listo para este mes para llevar las cuentas en octubre y que entren en vigor en tiempo y forma. Lógicamente no va a tener ningún tipo de problema. Es una incógnita, eso sí, que el PP mantenga el "talante" del que ha presumido durante toda la legislatura anterior en la que repetía una y otra vez que aceptaba enmiendas de todos los grupos.

Otra de las leyes que ahora se queda sin ninguna oposición es la de los regadíos de Doñana. Esta ya estaba bien amarrada porque contaba con el respaldo de Ciudadanos y Vox, ahora se confirma su impulso a pesar de que varios organismos internacionales y el propio Gobierno de España se han mostrado en contra. El compromiso de Moreno con los agricultores afectados está ahí y no llevarlo a cabo evidenciaría que únicamente fue una baza electoral.

A ellas se le suma la nueva Ley de Función Pública que no llegó a la Cámara aunque estuvo cerca y cuya elaboración correspondía a Elías Bendodo, persona que no estará en el próximo Gobierno de la Junta de Andalucía. Todo ello irá acompañado de una bajada de impuestos, como ha anunciado Moreno, y la deflacción del IRPF por la inflación, algo que también fue un anuncio de Moreno Bonilla durante la campaña.

La legislatura será un arma de doble filo para los populares porque el resultado les obliga a asumir todas las responsabilidades. La pandemia ha provocado que la percepción de la ciudadanía sobre los problemas generados vaya directa al Gobierno central. Ahora, sin pandemia y sin obstáculos, Moreno tiene un reto: contentar a sus votantes porque puede hacer lo que le plazca con esta composición parlamentaria y contentar al resto de la sociedad (en la que está el 40% de abstencionistas) usando un estilo que no sea apisonadora.

Sobre el autor:

Emilio Cabrera.

Emilio Cabrera

Periodista.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído