Aplastante victoria del PP de Juanma Moreno en Andalucía: la moderación gana al grito

La estrategia de moderación y personalismo del líder de los populares andaluces arrasa este 19J: logra la mayoría absoluta en el Parlamento y debilita a todos los adversarios en liza. Cs desaparece

Juanma Moreno, en la calle San Fernando de Sevilla, a las puertas de la sede del PP andaluz, celebra los resultados este 19J.
Juanma Moreno, en la calle San Fernando de Sevilla, a las puertas de la sede del PP andaluz, celebra los resultados este 19J.

Juan Manuel Moreno Bonilla, Juanma Moreno desde 2019, un político que hace tres años y medio cosechó el peor resultado electoral del PP en unas autonómicas andaluzas, pero que logró, gracias a los apoyos de Cs y Vox, desalojar al PSOE de San Telmo tras 37 años, ha arrasado este 19J en Andalucía. Con casi el 100% escrutado, su aplastante victoria tiene muchas lecturas, hasta en la clave interna de su partido, donde se impone el método Feijóo procedente de Galicia y vence el discurso transversal y moderado, “de base ancha”, en palabras de Moreno, frente al empuje exaltado de Díaz Ayuso.

Envuelto en la bandera andaluza, con las siglas del PP en segundo plano y con una campaña personalista, Juanma presidente no solo seguirá siendo presidente, sino que ahora lo es con arrolladora mayoría absoluta. El PP ha ganado en todas las provincias, hasta en feudos inalcanzables como la provincia de Sevilla, un bastión socialista donde jamás ganaron los populares. Por supuesto, la participación ha sido baja —la tercera peor de la historia, 58,34%—, tal y como podía esperarse tras una campaña plana y unas fechas más propicias para huir a la playa que para ejercer el derecho al voto.

Captura de Pantalla 2022 06 19 a las 23.15.15 

 

Desde que fue enviado en 2015 por Mariano Rajoy a Andalucía, Moreno había perdido claramente las dos últimas autonómicas. A la tercera, desde el poder y la notoriedad que brinda la presidencia de la Junta, ha dado un enorme vuelco electoral que, además, reconfigura definitivamente la tradicional lectura de la realidad sociológica andaluza. De los 26 parlamentarios de diciembre de 2018, Moreno, y en menor medida el PP —la campaña ha pivotado sobre la imagen de ‘marca’ del presidente—, ha multiplicado exponencialmente los resultados: 58 escaños (43,13% de los votos), tres por encima de la mayoría absoluta.

Bluf del ‘macarenazo’; fiasco total de la izquierda y el PSOE de Espadas, otra vez al diván

El resultado es incontestable, el mejor de la historia de los populares en unas andaluzas, y sus efectos colaterales salpican a todos los adversarios políticos: especialmente al PSOE-A, que vivirá otros cuatro años de travesía del desierto fuera del poder autonómico y con un candidato incapaz de mejorar los resultados de Susana Díaz (30 frente a los 33 de 2018, 24,09% de los votos); a Cs, que con el 3,29% de los votos desaparece también en la comunidad más poblada de España; y al proyecto de confluencia Por Andalucía, integrado por IU y Podemos, entre otras organizaciones,  que queda a años luz de cualquier objetivo electoral razonable antes de su atropellada —e incluso cainita por momentos— campaña. De la coalición de 2018, con 17 escaños, a 5 escaños y el 7,68% de los votos.

El escrutinio de esta jornada electoral histórica en Andalucía, marcada por una participación que finalmente ha remontado unos puntos para no ser la más baja de la historia de las elecciones autonómicas andaluzas, ha demostrado que Moreno y su equipo no se equivocaron en abril pasado cuando el presidente andaluz pulsó el botón rojo para, por cuarta vez en la historia de la autonomía, adelantar los comicios andaluces —tocaban en noviembre de este año—.

El temido macarenazo, que amenazaba un futuro Ejecutivo autonómico compartido a un año de las generales —también hay que leer necesariamente este resultado en clave nacional—, no solo no se ha producido, sino que queda lejos de las expectativas despertadas por la ultraderecha cuando la alicantina fue nombrada como candidata paracaidista en Andalucía. Apenas han crecido en escaños, dos más (13,46% de los sufragios) frente a los doce que les otorgaron los comicios de 2018, cuando los andaluces les abrieron por primera vez las puertas de las instituciones en España.

Solo Adelante Andalucía, el proyecto encarnado por Teresa Rodríguez —que probablemente, y a tenor de lo dicho por ella misma, dará el relevo próximamente—, tiene motivos para sonreír, pues sin apenas recursos ha podido garantizarse entrar en el Parlamento con dos escaños (4,58% de las papeletas), aunque sin grupo parlamentario propio. En todo caso, el desgaste y el fiasco de la izquierda es digno de análisis, aunque ahora a nivel andaluz, con cuatro años de aplastante mayoría absoluta del PP, habrá tiempo para pugar pecados y reorientar estrategias.

Sobre el autor:

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, experto en Urbanismo en el Instituto de Práctica Empresarial (IPE). Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Antes en Grupo Joly. Soy miembro de número de la Cátedra de Flamencología; hice la dramaturgia del espectáculo 'Soníos negros', de la Cía. María del Mar Moreno; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) y de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído