"No lo veremos, pero en 150 años Jerez, la Bahía, el Marco... serán una ciudad, una conurbación"

Evaristo Babé, responsable del Consejo Regulador del Brandy y de Fedejerez, pide que dejemos de ver las botellas de vino y su licor jerezano como "botellas para estar en la vitrina". Otro de esos 'veraneantes' de lavozdelsur.es, que reconoce que sus escapadas son al Norte

Evaristo Babé, presidente del consejo del brandy y de Fedejerez.
Evaristo Babé, presidente del consejo del brandy y de Fedejerez. ESTEBAN

El abogado que vino para 'un proyecto'

Cuenta Evaristo Babé que le gusta poco hablar de sí mismo. “En cuanto a mi edad, tengo cumplida la de un VORS y la de un Solera Gran Reserva. Es decir, la adecuada para combinar sabiduría y experiencia", dice sin querer plasmar su edad. Presidente del Consejo Regulador del Brandy y de Fedejerez, la federación de bodegas del Marco, lleva más en Jerez que cualquier jerezano que haya nacido más tarde de 1979. Y con todo, mantiene ese acento de la Meseta que le sigue acompañando pero que no le ha impedido ser un jerezano más. 

Abogado de profesión, estaba en un despacho en Madrid cuando unas bodegas jerezanos necesitaron su ayuda en un proyecto. Apenas llevaba unos años colegiado. La de Babé es la experiencia clásica, casi literaria, del "una cosa llevó a la otra". 

Su trabajo consiste en reunir los intereses de bodegas, estar cerca de los cambios que ha experimentado el sector en los últimos años, un tiempo de transformaciones, mientras observa qué han hecho bien otras denominaciones, como explica en esta entrevista, otro capítulo de la sección Veraneantes de lavozdelsur.es.

Echar la vista atrás le hará pensar en cuánto ha cambiado Jerez desde 1979.

Absolutamente, pero sigue teniendo al mismo tiempo sus señas de identidad muy visibles, es una ciudad, que aunque haya sufrido atentados urbanísticos y arquitectónicos lamentables, ha crecido de una forma muy racional por muchas zonas. Se compensan esos errores. Se ha perdido patrimonio artístico en Jerez, claro, pero al final una ciudad es sus gentes. La personalidad, la forma de vida del jerezano, sigue siendo muy atractiva, sigue teniendo una forma de ser muy simpática. Eso es la envidia de quien viene de fuera a Jerez y su entorno.

Ese entorno del que habla, entiendo, es el Marco.

Yo creo que Jerez, en unos 150 años a lo sumo, por lo que no lo veremos, será una conurbación. Cádiz va a integrarse con Jerez y Sanlúcar y toda la Bahía será lo mismo. Se vivirá como en Estados Unidos, con ciudades más extensas, lo que le permiten tener unos mismos servicios públicos y una relación mayor entre ellos. Son Cádiz, Jerez, El Puerto, Chipiona, Sanlúcar, Rota, todo eso es una conurbación que debería explotarse más. Es una zona privilegiada. Hay matices entre todas, claro, y es algo que me advirtieron hace años, sobre la diferente forma de ser entre ciudadanos de las ciudades del Marco, aunque poca gente aquí es atravesada.

"La generación de mi padre bebió brandy. La mía, whisky. Ahora ron o ginebra. Todo vuelve"

Ahora que llega el verano y la gente sale más a divertirse, entiendo que le gustaría que se brindase más con combinados hechos con brandy o vino de Jerez.

Es una asignatura pendiente que tienen que desarrollar las empresas del sector. Se hicieron algunos avances hace años. Quizás se hicieron fuera del tiempo adecuado, o no de la manera más adecuada para llegar a los nuevos consumidores. El brandy, con bebidas como Coca Cola, Sprite, Seven Up, y hasta con batido de chocolate, es maravilloso. El brandy es una bebida espirituosa como el ron, el whisky, o la ginebra. El marketing hace 60 años pivotaba sobre el brandy, pero desde entonces el gusto de los consumidores ha cambiado. Las empresas están obligadas a adaptarse a dar satisfacción a lo que los clientes queremos. Mi padre bebió brandy con su generación. Como reacción, la mía bebió whisky. Esta es una etapa del ron y la ginebra, que son muy refrescantes y tienen mucho éxito. Pero el éxito está más en el marketing que en el producto. El brandy tiene otros conceptos que se acabarán redescubriendo, porque todo en la vida son ciclos. Ya hay empresas con mucho éxito, como en Alemania, y acabarán teniéndolo en España.

Un alcohol envejecido en el Marco no puede estar feo.

Es una bebida fantástica, muy agradable, con historia. Hay una enorme gama, desde más dulces a más secos, abocados, claros, oscuros, que pueden envejecerse en botas de pedro ximénez, fino, oloroso... Cuando se descubra, a la gente más joven les encantará, y ya hay privilegiados que saben hacerlo. El que sabe, sabe, y no se deja llevar por modas solamente.

7Z7A8003
Evaristo Babé, en un brindis en la Avenida.    ESTEBAN

En el vino pasa algo parecido.

Si hablamos del vino, otro tanto. Son únicos en el mundo, fantásticos, pero no para una vitrina. Los vinos de Jerez son para disfrutarlos. Son vinos de feria, de fiesta, que se disfrutan comiendo con gambas o papas aliñás, y son unos vinos de categoría por su proceso, su riqueza de aromas, sus características organolépticas, que son exclusivos en el mundo. Existe una enorme variedad de maridajes con pescado, marisco, carne, quesos, dulces... Algunos vinos son muy caros, lógicamente, y cuando te gusta procuras disfrutar de lo mejor posible según tu poder adquisitivo. A todos nos gusta disfrutar de cosas mejores. Por eso tiene un gran futuro. El futuro de las bodegas es grandísimo. Por su saber hacer, porque lo que aquí se hace no se improvisa. Y no se vende con marketing nada más, sino con los años, educando la nariz hay un consumidor para toda la vida.

"Nuestro prestigio sigue ahí, resiste las modas"

Toda una vida en paralelo al cognac.

Son hermanos, destilados del vino, de la región de Francia. Pero es curioso porque el cognac no se consume tanto allí. Se consume más whisky, anís, ginebra, ron, etc. El éxito ha estado sobre todo en Reino Unido y hasta en EEUU. Luego ha estado también Asia. Cognac tuvo la suerte de hacer las cosas muy bien entonces, entrando en países con alto poder adquisitivo, con mucha publicidad. El brandy también vivió los mejores años en los 50, en los 60,  y lo que hay que hacer es aprender de lo que otros han hecho bien. Reconocer lo que se ha hecho mal para no repetirlo. Cognac, como pasa con el brandy, seguirá siendo referencia, aunque las cifras no sean las del pasado, aunque haya muchas circunstancias. El prestigio está ahí.

¿Cómo valora que una serie como La Templanza y una película como El verano que vivimos tengan sus tramas en el jerez bodeguero? No sé cuánto pueden aportar para llegar al consumidor

Genera interés, que mucha gente conozca el Marco. En el pasado también fue así. En las primeras películas, las de blanco y negro, en muchos doblajes se hacía referencia al jerez, porque se pagaba al doblador. Aunque en el lenguaje original no fuera estrictamente sherry lo que tomaban. Ayudó mucho a que la gente identificara con un actor, como en las películas del Oeste. El vaquero llegaba al salón, era el más chulo, y pedía una copita. La gente copiaba ese modelo. Si era una fiesta de smoking, y el protagonista pedía un jerez, ahí tenías al modelo. La publicidad condicionó mucho en el pasado la demanda de determinados productos. Películas, series... Todo eso es una oportunidad estupenda.

7Z7A8018
Evaristo Babé, retratado por ESTEBAN.

Un platito para el verano.

Unos langostinos.

Buen plato para maridar.

Con fino o manzanilla, con cualquiera de las dos.

Un lugar para perderse.

Galicia, Asturias... Por playa o interior, con un clima estupendo a pesar de la lluvia.

¿Cómo convence a amigos o familiares de la Meseta para que vengan a esta zona? ¿Cómo nos vende?

Les digo que con que vengan una vez, ellos mismos se dan cuenta de lo atractivo del Marco, por el clima, la amabilidad, la calidad de la comida, de la bebida, los buenos precios de la zona, por la facilidad de las comunicaciones… Esta es una zona muy privilegiada. Conozco a personas que vienen por primera vez y se preguntan cómo es posible que no conocieran esto. Hablamos del Marco, pero es toda la provincia, desde el interior a la costa.

Puesta de sol o ver amanecer.

Las dos me producen emoción, me quedo con los de la Bahía. Esos amaneceres, el fresquito de primera hora cuando se oyen los pájaros cantar. Y el anochecer es un espectáculo.
 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído