San Miguel amanece con nuevas pintadas contra una vecina de la calle San Pablo

insultos_vecina_san_pablo.jpg
insultos_vecina_san_pablo.jpg

Los mismos hechos ocurrieron días atrás en calle Caballeros contra vecinos críticos con el ruido que generan los bares del entorno tras la declaración de este enclave como Zona Acústicamente Saturada.

Paredes y hasta el suelo de la calle San Miguel, desde la iglesia hasta el conocido bar La Parra Vieja, han amanecido llenas de pintadas insultantes contra una vecina de la calle San Pablo, apenas días después de que ocurriera lo mismo en Caballeros. Los hechos tienen que ver con la declaración de Zona Acústicamente Saturada (ZAS) de este enclave, así como de las plazas Vargas y del Clavo, que está ocasionando, según los hosteleros de la zona, cuantiosas pérdidas económicas y el cierre, ya, de un local de copas —el Kung Fú, en plaza del Clavo—. 

Como se recordará, la declaración como ZAS de estas calles del centro de Jerez viene precedida de las denuncias de los vecinos por el ruido que afirman llevan años soportando de los bares de copas, sobre todo cuando llegan los fines de semana. En San Pablo, una de las calles de moda en los últimos tiempos, fueron los propios hosteleros los que promovieron junto a los vecinos esta declaración, ya que en principio beneficiaba a las dos partes. A los dueños de los bares, porque no se podrían conceder nuevas licencias —menos competencia— y a los vecinos, porque de esta manera se ahorrarían nuevos quebraderos de cabeza y a su vez soportarían menos ruidos.

Lo que no plantearon los hosteleros, bien por desconocimiento, bien por falta de asesoramiento, es que con la ZAS también venía aparejada la obligatoriedad de cerrar antes y de retirar sus veladores a partir de la medianoche. Eso, unido a que algunos vecinos de San Pablo volvían a denunciar en los últimos meses el enorme ruido que soportaban, ha provocado el malestar no solo de hosteleros, sino de clientes, que critican que el centro de Jerez va a perder el poco ambiente que había ganado en los últimos años. Pero alguno, más allá de querer solucionar el tema por la vía del diálogo, ha preferido, desde el anonimato, centrar sus críticas sobre vecinos en concreto y atacarles a base de insultos y amenazas.

Se da la circunstancia de que las pintadas se producen apenas horas después de que la alcaldesa, Mamen Sánchez, valorara la posibilidad de flexibilizar la aplicación de la ZAS: "Puede ser que el informe que se haya hecho sea uno de los más duros que hay, de ahí que lo he pedido el informe y vamos a compararlo con otras ciudades; a veces queremos ser en Jerez los más superlegalistas y nos ponemos ocho medidas más de las que nos exige la ley. Lo que decimos es: cumplamos la ley y lo que se hace en otros sitios", afirmaba este pasado martes a preguntas de la prensa.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído