"Puta" y "zorra": las pintadas que aparecen en casas de vecinos críticos con el ruido del centro

La declaración de San Pablo, Vargas y el Clavo como Zonas Acústicamente Saturadas, con el consiguiente cierre de los negocios a medianoche, genera un clima de tensión entre las partes implicadas.

“Puta”, “zorra”, inscripciones con símbolos fálicos y garabatos con pintura negra aparecen en la puerta de una vivienda de calle Caballeros, cercana a San Pablo, una de las tres vías declaradas recientemente como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) —las otras dos son las plazas del Clavo y Vargas—, lo que está provocando el cierre de negocios a medianoche entre semana —los fines de semana a la una de la mañana—, con las consiguientes pérdidas para los hosteleros, que no están nada conformes con la medida.

Las pintadas aparecen tras varios días en los que los cruces de declaraciones entre las partes implicadas en este asunto —vecinos, hosteleros y Ayuntamiento— no paran de sucederse. “Esta es la casa de una vecina que por quejarse de los ruidos sufre un acoso verbal, psicológico y, como pueden ver, físico. Vivimos en una democracia amenazada por unos cuantos. Mi solidaridad con ella”, se puede leer en redes sociales, donde se comparten fotos de los hechos, que están provocando todo tipo de reacciones.

“Es nuestra obligación cumplir la ley”, sostiene al respecto el teniente de alcaldesa de Dinamización Cultural, Francisco Camas, en declaraciones realizadas a Diario de Jerez esta semana, donde señala que esta normativa “es una demanda de los propios hosteleros que se les ha vuelto en su contra. En este aspecto han pagado justos por pecadores, por los bares que están insonorizados y tienen que cerrar igualmente a la misma hora”. El responsable de Dinamización Cultural añade que la intención del Ayuntamiento es que “haya una solución y eso pasa por que haya un acuerdo entre los vecinos y los hosteleros. Si es así, pues ya veríamos cómo hacemos para paralizar la ley”.

La Asociación Unión de Comerciantes de Jerez (Asunico) propone al Consistorio que se cree la Mesa del Ruido, con representación de hosteleros, comercios y vecinos. “Está en juego no una calle, ni dos o tres sino el centro, y el sector servicios es ahora mismo el que sustenta la economía del centro, igual que tenemos la mesa del turismo, sería conveniente crear esta mesa del ruido para abordar conflictos como las ZAS y debatir las situaciones que se puedan plantear”, explica Manuel García, presidente de la asociación, en declaraciones a Andalucía Información.

Los hosteleros llevan días protestando por las pérdidas económicas que les están provocando la declaración de estas tres zonas como ZAS, e incluso algunos ya plantean el cierre de su negocio. La asociación de vecinos del centro histórico señala, por su parte, que “con todo lo que se está hablando de la ZAS, lo que se le está dando a la opinión pública es la impresión de que todos los negocios cierran a las 12 de la noche cuando no es así. Parece que a medianoche se cierra el centro”. Esta normativa, apuntan desde la asociación, “no es un castigo, existe porque se dan los condicionantes para ello. Y hay que recordar que fue solicitada por los propios hosteleros para que no abrieran más negocios cerca y al final no les ha salido bien la jugada”. Alejandro González, presidente de la asociación vecinal, apunta que los vecinos “no están en contra de la hostelería, sino a favor de la convivencia”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído