Ganadería extensiva: una oportunidad para nuestros montes

La ganadería extensiva en Andalucía es el resultado de las condiciones ecológicas, determinadas en gran medida por el clima mediterráneo y la evolución histórica y cultural

Ganadería extensiva: una oportunidad para nuestros montes
Ganadería extensiva: una oportunidad para nuestros montes

La ganadería extensiva ocupa un lugar estratégico en términos económicos y sociales, además de influir en el patrimonio cultural, contribuye positivamente sobre el medio natural al ser una actividad sostenible que aporta enormes beneficios, como es la conservación de ecosistemas de elevado valor ambiental, la amortiguación del cambio climático, el control de la proliferación arbustiva y la prevención de incendios, el mantenimiento de los recursos zoogenéticos o la fijación de población al medio rural.

La ganadería extensiva en Andalucía es el resultado de las condiciones ecológicas, determinadas en gran medida por el clima mediterráneo y la evolución histórica y cultural, configurando tipos de pastos muy diferentes, desde los pastizales de alta montaña a las dehesas. La estabilidad y equilibrio de los pastos naturales está ligada a un manejo adecuado ya que las especies que los componen se ven favorecidas al ser consumidas por el ganado llegando a suponer un cambio sustancial del paisaje como en el caso de las dehesas o los agrosistemas de alta montaña. Así mismo, el pastoreo permite un control efectivo de la vegetación, especialmente del matorral contribuyendo a la reducción de la carga combustible de los bosques.

El Informe Brundtland (Comisión Mundial del medio ambiente y del Desarrollo en 1988) señala que la protección del medio ambiente pasa por elaborar políticas económicas con una fuerte perspectiva medioambiental y teniendo en cuenta la relación existente entre la protección de los recursos naturales y su nivel de demanda por parte de la sociedad, es decir, sin menospreciar la dimensión social de la sostenibilidad. ¿Pero estamos haciendo estas políticas? La respuesta es NO. La cabaña ganadera ovina ha disminuido en los últimos 10 años más de un 50% . Esto supone un gran problema porque a coste cero, este tipo de ganadería gestiona el territorio con mayor valor ambiental que existe, como es la RED Natura 2000. Si solapamos la capa de Red Natura 2000 con la de pastos y pastizales coincide en un 90%, pero no solo esa, si solapamos la de presencia de aves necrófagas, aves esteparias, vias pecuarias, y bajas emisiones de CO2, y donde menos fuegos se producen, vemos como coinciden en su totalidad todas. La parte negativa es que la capa de despoblación también coincide con estas zonas.

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta la ganadería extensiva es que no se ha diferenciado, desde un punto de vista normativo y de aplicación de la PAC, de la intensiva y no estamos siendo consciente del impacto económico y social que esto puede suponer en el futuro. Pero no solo desde el punto de vista económico y social también desde un punto de vista medioambiental  porque la ganadería extensiva en los terrenos forestales cumple la función de “ingeniera de ecosistemas” por su capacidad para crear, modificar o mantener hábitats. De este modo, un manejo adecuado de la vegetación pascícola se puede interpretar como una magnífica herramienta de conservación de paisajes, comunidades vegetales animales y procesos ecológicos básicos, así como en un potente aliado para la prevención de los incendios forestales y el control de emisiones de CO2.

Para que no desaparezca, en nuestras decisiones de compra deben de estar presentes todas las implicaciones que los productos de nuestra ganadería extensiva tienen para la salud, el bienestar, el medio ambiente, el patrimonio y la sostenibilidad de nuestro territorio. Pero no sólo hay que actuar desde el consumo, también desde la PAC, desde el diseño de medidas agroambientales, desde el asesoramiento y apoyando especialmente a lábeles de calidad que estén orientadas a la producción de carne de un modo sostenible. Todo ello para que la actividad económica de zonas desfavorecidas siga manteniéndose pero sobre todo, para que también permanezcan en el territorio los pastores y las familias que lo gestionan.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído