Petricor

El abonado en verde, la adición de compost, la siembra de leguminosas son prácticas aliadas y cada vez más obligadas, de la retención de agua y de la fertilidad de los suelos

Iván Casero

Ingeniero de Montes.

Petricor. Imagen de la sequía en el Campo de Gibraltar.
Petricor. Imagen de la sequía en el Campo de Gibraltar. ÁLVARO LAGOS

Las tormentas de verano hace años que no se presentan, y quien sabe si volverán. La sensación de que el estío es cada vez más largo, hace que boca y tierra necesiten más agua para poder vivir. 

El abonado en verde, la adición de compost, la siembra de leguminosas son prácticas aliadas y cada vez más obligadas, de la retención de agua y de la fertilidad de los suelos. La carencia de ambas definen en gran medida al desierto y aridez. 

El calor se mitiga en parte con agua en sus múltiples variaciones, a través de árboles por su fotosíntesis, fuentes ornamentales sin predicamento en nuevas plazas y nebulizadores de toldos, goteo incluido si no se mantienen adecuadamente. También jugando con el albedo, adoquines y pintando de blanco incluso el asfalto de calles. Los Angeles ya lo demostró. 

Desconocía que el "olor que desprende la tierra con la primera lluvia tras un largo periodo de sequía", define el anglicismo petricor en estudio de admisión por RAE, si bien "olor a lluvia" o "aroma a tierra mojada" está en mi lenguaje, y en la esperanza de que sea más temprano que tarde. 

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído