Vacas y cerdos, criándose con el método de ganadería extensiva.
Vacas y cerdos, criándose con el método de ganadería extensiva. JUAN CARLOS TORO

Una pequeña cadena de hamburgueserías en el año 1980 saca al mercado una hamburguesa técnicamente correcta de 1/4 de libra de carne a un precio irresistible. La competencia inmediatamente encargó a un equipo de expertos una estrategia comercial para hacer frente al éxito puntual que estaban obteniendo.

La conclusión fue unánime, brillante y sin posibilidad de error, incluso en catas los clientes preferían su sabor. Más cantidad por el mismo precio irresistible, podían permitírselo y ganando dinero, por tanto apostaron por la de 1/3 de libra de carne. Televisión y radio hicieron de difusión de las múltiples ventajas del producto. A día de hoy McDonald's es un gigante, sigue manteniendo su hamburguesa de 1/4 de libra de carne en su carta como producto estrella icónica y la competencia A&W se disipó.

Las fracciones, esas clases magistrales en Infantil y Primaria donde nos enseñaban que el tercio era mayor que el cuarto, utilizando tartas dibujadas en la pizarra y veíamos qué trozo era más grande, no eran entendidas por la mayoría de los clientes. Sabían que el 4 es mayor que el 3, se pongan los números como se pongan, arriba o abajo, y así nos va, por el mal camino.

Esta historia verídica puedes verla en el New York Times, y me preocupa pueda estar dándose en nuestro pueblo, con muestras de indiferencia ante la ignorancia o incultura.

El origen de nuestros alimentos –certificación ecológica, etiquetado y sobre todo leer y entender en la compra de un producto, es lo que cuenta—, nuestra historia –no hay región en el mundo que haya tenido cuatro capitales mundiales en la historia de la humanidad—, el flamenco —pozo de sabiduría de generaciones en generaciones—, la conservación del medio ambiente –están ahí porque alguien lo cuidó—, el medio rural —su gente que tanto nos da sin pedir prácticamente nada a cambio— y el ingenio sin la envidia son tareas diarias a realizar.

La educación es un pilar básico de la sociedad, el conocimiento un deber de cada persona, y el saber y la expresión, el camino hacia la libertad. Por cierto 453,592 gramos de peso supone una libra.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído