La mar de lagunas

Cuando un suelo forestal se transforma en agrícola, industrial o urbano, se revaloriza económicamente, a pesar de no generar agua ni biodiversidad

Iván Casero

Ingeniero de Montes.

Antigua laguna drenada artificialmente.
Antigua laguna drenada artificialmente.

Unos caballones de tierra coronados de piñoneros, nunca visto por mi, motivó la inquietud de investigar los antecedentes temporales, de desecar una laguna litoral en un monte catalogado de Utilidad Pública y de titularidad municipal.

La imagen aérea del 1956, y posteriores del 1977, 1984, 1997 y 2007, nos identifican una serie de claros en el monte, que acabaron plantados de hileras de pinos, formando espina de pescado para favorecer su desagüe. El trabajo de campo a continuación nos hizo descartar algunas, si bien obtuvimos 18 lagunas más aptas para recuperar, como pide el Miteco y la propia ONU, para hacer frente al Cambio Climático, resultando de todas las formas y superficies, tan útiles para nuestra vida y la silvestre.

Cuando un suelo forestal se transforma en agrícola, industrial o urbano, se revaloriza económicamente, a pesar de no generar agua ni biodiversidad. Compensar, muchas veces pasa por invertir en nuestros montes y lagunas, sin embargo, se deja para mañana en muchos casos al no tener rédito político y social inmediato. “Cuando un hombre planta árboles a cuya sombra sabe que nunca habrá de sentarse, ha comenzado a entender el sentido de la vida”.

Fijar Carbono a través del reino vegetal y animal en masas de agua superficiales es una explosión de biomasa que alcanza grandes niveles sin igual. Fito y zooplancton, insectos, anfibios, peces, aves acuáticas y vegetación lacustre son formas de ver la vida en el agua. Hoy publico este artículo escrito entre el Día Mundial del Agua que celebramos ayer y el Día Mundial de la Madre Tierra que celebraremos el próximo 22 de abril, como nexo de unión.

El día que llueva torrencialmente, albergarán agua, mitigarán inundaciones, recargarán maltrechos acuíferos, suavizarán temperaturas extremas y dotarán de vida y sonoridad como el croar, tan difícil de escuchar en la actualidad. La estrategia de recuperación y conservación de nuestras charcas, lagunas y lagos de antaño, presentes y futuras, nos dotarían de valiosas reservas naturales lacustres, estratégico patrimonio.

Según RAE, Charco es “agua u otro líquido retenidos en un hoyo o cavidad de la tierra o sobre el suelo; es de dimensiones pequeñas, poca profundidad y se mantiene poco tiempo”, Charcal “sitio en que abundan los charcos”, Charca es un “charco grande de agua retenida en un terreno de forma natural o artificial”, Lagunajo “charco que queda en el campo después de haber llovido o haberse inundado”, Laguna “depósito natural de agua, generalmente dulce y de menores dimensiones que el lago” y este último término una “gran masa permanente de agua depositada en depresiones del terreno”. Recuerdo en un pequeño charco con botas de agua como de niño disfrutaba y daba alas a mi imaginación junto a gorriones que bebían y se bañaban.

Se ha de ofrecer oportunidades de inversión ambiental y de compensación de carbono y agua a empresas de aquí, en tiempo real y explicar a sus directivos para que entiendan su necesariedad y oportunidad, y a las administraciones competentes en medio ambiente facilitar y ayudar en estos esenciales objetivos. La mar de lagunas que pasan por mi cabeza y que nos esperan.

 

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído