Las obras en plaza Esteve. FOTO: MANU GARCÍA
Las obras en plaza Esteve. FOTO: MANU GARCÍA

Después de una profunda investigación periodística, pero de las buenas –no a modo de la gran frase de El Roto: “Yo tengo un dossier contra ellos, ellos tienen un dossier contra mí… creo que a eso le llaman periodismo de investigación”-, en la que este cronista ha debido permanecer parapetado como El Pandemita, estamos en condiciones de desvelar qué pretende en realidad el Ayuntamiento de Jerez con las obras de la plaza Esteve (y sus derivadas en Corredera, Cerrón y Santa María).

Confesiones puede adelantar que una especie de conglomerado de los que mandan en el mundo –entre otros están la UE, Soros, Bilderberg, el Priorato de Sion, la A.B.U.E.L.A. y el grupo Tata- ha contactado con el Ayuntamiento de Jerez para llevar a cabo una experiencia piloto de la que depende en buena medida el futuro de Europa. Se trata de aprovechar la crisis que está originando la pandemia para buscar que el Reino Unido (desde ahora UK) se lo piense y dé marcha atrás en su decisión de abandonar próximamente la UE. Que no haya Brexit, vamos. Y una de las distintas experiencias piloto que se están desarrollando en toda Europa (sin exagerar… no son más de cuatro o cinco, que ya se sabe que los ricos tendrán mucho dinero, pero poca liquidez) ha empezado a desarrollarse en Jerez de la Frontera, a la sazón provincia de Cádiz. Esa experiencia -secreta pero a la vista de todos, que es como hay que preservar los secretos-, se halla enmascarada bajo el aparentemente inofensivo –bueno, no tanto- manto de las obras de remodelación del pavimentado de la plaza Esteve. Pero no, queridas y queridos lectores, la obra es una tapadera: la tapadera de esta compleja operación. Esto explica el empecinamiento –cuando no abiertamente cabezonería- de nuestras autoridades municipales con ejecutar la obra de marras. Hace ya casi un año que se estableció el contacto de este pull de buena parte de los que mandan en el mundo con el Ayuntamiento de Jerez, pero la importancia del plan se ha redoblado desde que los distintos analistas de estos grupos han llegado a la conclusión de que con la crisis económica de la pandemia se abriría una ventana –esos son los términos lingüísticos que usan, disculpen-, una oportunidad para que UK recapacitase y decidiese seguir en la UE.

Allá va el bombazo. Agárrense. La experiencia piloto -el auténtico objetivo que persiguen las obras de la plaza Esteve- es realizar pruebas en el contiguo eje que conforman las calles Santa María y Cerrón para ver qué tal resulta eso de circular por la izquierda. Como habrán podido observar los lectores, con la disculpa de facilitar con las obras los accesos al parking de Doña Blanca, desde hace unos días se ha establecido doble sentido en estas dos calles continuas, con el pequeño detalle de que, atendiendo a supuestos criterios de operatividad, los vehículos van por su izquierda. Bajo esos fondos Edusi (que siempre ha sonado así como a frigorífico, por cierto) de procedencia comunitaria y que estarían destinados a pagar la reforma de la plaza Esteve, está en realidad la compensación al Ayuntamiento por la molestias que esté pudiendo causar esta experiencia piloto (y, de paso, pagar la obra de la plaza). ¿Y por qué se eligió Jerez? Hombre… es un poco obvio, se trata de una ciudad con vínculos seculares con UK por el negocio del vino, hasta el punto de que sus élites (de haberlas) siempre se han distinguido por su toque british, bueno… por autoalardear de su toque british, para ser más exactos.

La idea de fondo es que si UK se queda, toda Europa podría decidir circular por la izquierda (de ahí la participación de Tata, el gigante indio de la automoción… como ustedes saben, en casi todas las antiguas colonias británicas también se circula por la izquierda). Se trata de que los británicos, siempre tan suyos, se sientan como en casa en el Viejo Continente, que se acaben para siempre los tiempos de aquel mítico titular de la prensa inglesa: “Niebla en el Canal (de la Mancha), Europa aislada”.

Respecto al resto de experiencias, este medio ha podido saber que en la Costa Azul se está trabajando para que los guijarros que de por sí ya padecen cuando van a darse un baño, o simplemente a tomar champagne, tengan una disposición similar a los de las playas británicas; el pastel de riñones se está incorporando con matices a la gastronomía italiana –el acompañamiento de pasta es innegociable- e incluso en Polonia se lleva a cabo una experiencia relacionada con el clima de las Highlands escocesas, sin que por ahora haya trascendido más.

Pues ya ven, quién lo iba a decir: el Ayuntamiento de Jerez, en el mismo ojo del huracán. Despedimos estas Confesiones permitiéndonos una pequeña sugerencia al Ayuntamiento de Jerez: aunque es inevitable que por el bien común del mundo desmienta esta información, convendría que pusiera en el eje Santa María-Cerrón algún cartel informativo para los peatones que dijera “mire a su derecha cuando vaya a cruzar”, antes de que tengamos que sumar una nueva desgracia a la pandemia…

Y damos paso ya a La Pandemia, al día, un magazine de prensa con vocación de programa matutino de Tv que podría ser pilotado perfectamente por Susanna… Hoy recomendamos todo lo que se ha publicado sobre la muerte de Julio Anguita (un político con el que se puede estar más o menos de acuerdo, pero que empequeñece a cualquiera de los de ahora), si bien destacamos especialmente la entrevista en Carne Cruda que recoge lavozdelsur.es; también viene el siempre brillante Alberto Olmos (El Confidencial), en una línea muy pandemita con su artículo “Cosas que los pobres deberían saber: instrucciones para cuando lo pierdas todo”. Y nos vamos ya con El País revelando que en el informe oficial del Gobierno “se deja fuera de la fase 1 a Madrid porque la atención primaria no está lista”, sin duda, aviso para navegantes a Andalucía en su aspiración a pasar ya a la casilla 2…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído